miércoles, 8 de diciembre de 2021

Villancicos flamencos (XXVII) Navidades gaditanas con Manolo Vargas

Por Jose Morente


En 2016 subíamos por estas fechas un villancico navideño peculiar, pues en vez de las tradicionales bulerías, el cante iba por tanguillos. Estaba incluido dentro de un magnífico vinilo de 1959 titulado "Cantes andaluces por Navidad" y como explicábamos entonces lo peculiar de ese LP era los estilos de los cantes navideños recopilados.


Hoy de ese LP (luego CD) y del mismo cantaor de Cádiz Manolo Vargas, hemos seleccionado estas alegrías de Cádiz que espero nos animen (si procede) estas fiestas.

Sobre Manolo Vargas me gustaría recordar lo que dijo sobre su cante Manuel Martín en la conferencia que pronunció en Cádiz en 2007 con motivo del homenaje (con placa incluida en la casa donde vivió) que le organizó la Peña Flamenca Enrique el Mellizo. Martín destacó varias cosas de su cante "Primero, su gran capacidad de afinación que rara vez se encontró en cantaores anteriores; segundo, una especial acentuación rítmica en los cantes, esencial para esa escuela de Cádiz y que también encontramos en el baile de Pablito, y tercero, un extraordinario manejo del compás y una manera pastueña de decir el cante". Con Manolo Vargas se cerraba, según el conferenciante, un ciclo completo del cante gaditano.

Vamos a escucharlo ¡Vivan Cádiz y sus cantaores! y ¡Viva la Navidad flamenca!


Le dice el buey a la mula (Alegrías de Cádiz)
Manolo Vargas (PAX, 1959)

Y no ha tenío reparo
le dicen el Salvador
Y no ha tenío reparo
en nacer en una cueva
y en una cuna de palo
en nacer en una cueva
y en una cuna de palo

Que el niñito tiene frío
le dice el buey a la mula
que el niñito tiene frío
y le van a calentar
echándole sus "vajíos"
y le van a calentar
echándole sus "vajíos"

Para acunar al niño
la mula gruñe
y el buey le responde
muge que muge

En un portalito oscuro
entre la paja y el heno
en un portalito oscuro
vino el Señor a nacer
entre una vaca y un mulo
vino el Señor a nacer
entre una vaca y un mulo

Una vaca y un mulo
me he equivocao
era un buey y una mula
aquel ganao
y aquel ganao,
aquel ganao
una vaca y un mulo
me he equivocao

Manolo Vargas en la época de la grabación del cante reproducido



martes, 7 de diciembre de 2021

Otro Quiz (2ª parte. La respuesta)... La cuadrilla de Joselito

Por Jose Morente

Este post se me había quedado en el tintero desde el pasado mes de junio. Planteada la cuestión no había publicado la respuesta.

La foto es magnífica por su sabor de época. Joselito sentado en el callejón y acompañado de su cuadrilla. Esa cuadrilla que funcionaba como un reloj de precisión. Con una disciplina de hierro y en la que todo se subordinaba al rigor que, en "la lidia toda, atada y previsora", ponía el mejor de los toreros.


Pero basta de preámbulos y deshagamos el enigma de quienes son los miembros de la cuadrilla de Jose. Sobre todo el numerado con el 4 que los amigos gallistas de facebook (salvo uno) no han conseguido identificar. Son de derecha a izquierda:

1. Enrique Belenguer "Blanquet" (Valencia, 17 de enero de1881-Sevilla, 15 de agosto de 1926)

 Blanquet (Fotografía publicada en Mundo Grafico el 18.08.1926)

Debutó un 21 de junio de 1896, con quince años, como banderillero en una cuadrilla de niños valencianos. Figuró en las cuadrillas de José Pascual “Valenciano”, Regaterín, Machaquito y Rafael El Gallo, pero pronto pasa a la de Joselito convirtiéndose en su hombre de confianza, hasta la tarde de Talavera. 

Joselito peón de confianza del matador Blanquet en el Festival del Club Gallinero. Valencia 21 de noviembre de 1916 (Fotografía publicada en la Lidia  el 6.12.1916). El mismo detalle tuvo Joselito con Blanquet en Madrid en el tercio de banderillas del sobrero, la tarde de los 7 toros de Martínez.

Tras la muerte de Joselito, Blanquet militó en las filas de Manuel Granero. La muerte de Granero le marca y decide retirarse aunque se arrepiente y vuelve con Ignacio Sánchez Megías.

Toreando con Ignacio en Sevilla el 15 de agosto de 1926 vuelve a oler a cera (igual que los días de las muertes de Joselito y Granero) pero en la corrida no pasa nada. Sin embargo, al coger el tren en la Plaza de Armas camino de Ciudad Real sufre un infarto y fallece en la misma estación... El olor a cera era por su propia muerte.


2. Ignacio Sánchez Megías (Sevilla, 6 de junio de 1891-Madrid, 13 de agosto de 1934)

Ignacio: "Aire de Roma andaluza le doraba la cabeza"

El "cuñado" de José. Casado con su hermana Lola. Una figura que trasciende -con mucho- a lo taurino. Personaje poliédrico y singular. Aventurero, deportista, torero, gentleman, empresario flamenco, mecenas de la generación del 27, revistero, novelista, autor teatral, etcétera, etcétera, etcétera... Con Ignacio todos los etcéteras son pocos.

Ignacio surrealista y moderno. Acoso y derribo desde un coche

En la taurino, un novillo le desgarró la femoral en Sevilla. Luego decide hacerse banderillero e ingresa en la cuadrilla (mítica) de Joselito. 

Sus relaciones fueron complejas y nada fáciles pues, siendo Ignacio gente de mucho carácter, no podía someterse sin más a la disciplina que imponía Gallito. Parece que lo del patio de la casa de Belmonte que denunció Corrochano en ABC fue, en realidad, un comentario de Joselito en relación a la relación de Belmonte con la Maestranza. El cronista tuneó el comentario y convirtió a la Monumental en patio de la casa de José. Corría el año 19 y el monárquico ABC había tomado causa a favor de los maestrantes en contra del diestro de Gelves (una deuda que todavía no está pagada). Fue el mismo año en el que Ignacio, que había vuelto como novillero, tomaría la alternativa en Barcelona de manos de Joselito y con toros de Vicente Martínez.

Barcelona. 16.03.1919. Alternativa de Ignacio de manos de Joselito. Al fondo, el toro de Martínez, Berrendo en negro ¿Cómo no?

Muere en Manzanares, en agosto de 1934, el año de las reapariciones de las viejas glorias (Belmonte, el Gallo y el propio Ignacio). Su muerte le convierte en leyenda mundial gracias al poema de Federico García Lorca del que copio este fragmento.

No hubo príncipe en Sevilla
que comparársele pueda,
ni espada como su espada
ni corazón tan de veras.

Como un río de leones
su maravillosa fuerza,
y como un torso de mármol
su dibujada prudencia.

Aire de Roma andaluza
le doraba la cabeza
donde su risa era un nardo
de sal y de inteligencia.

¡Qué gran torero en la plaza!
¡Qué gran serrano en la sierra!
¡Qué blando con las espigas!
¡Qué duro con las espuelas!
¡Qué tierno con el rocío!
¡Qué deslumbrante en la feria!
¡Qué tremendo con las últimas
banderillas de tiniebla!

Ignacio banderilleando en tablas. ¡banderillas de tinieblas! (Fotografía publicada en el Ruedo el 2.05.1944)


3. Enrique Ortega Monge "El Almendro" (Sevilla, 24 de diciembre de 1892 - Sevilla,1959)


Primo hermano de Joselito (era hijo de Manolo Ortega Feria, hermano de la Gabriela, y de Manuela Monge Fernández, una nieta de El Planeta, hermana pequeña de El Guarrirro). El Almendro ingresó en la cuadrilla de su primo José en 1912 y con el estuvo hasta su muerte en Talavera. Luego acompañó a Ignacio Sánchez Mejías, Maera, Algabeño y Cagancho. Se retiró en 1931, dedicándose al trato de ganados y a representar a una casa de vinos jerezanos.

Le pusieron el apodo para no confundirlo con su primo "El Cuco", que también se llamaba Enrique Ortega, como explicaba en una entrevista para El Ruedo publicada el 27 de noviembre de 1958. El apodo -decía- era un homenaje a un banderillero de Guerrita: Miguel Almendro. Enrique lo asociaba a las "Coplas del Almendro" que cantaba doña Concha Piquer, aunque el Almendro de esa copla (gitano y de Osuna) no tenía nada que ver con el Almendro de la cuadrilla del Guerra (payo y de Carmona). No obstante, vamos a escuchar  esa copla del Almendro ("Cuando el Almendro torea/la plaza se bambolea...") en la versión más flamenca de Carmen de la Jara.


Enrique Ortega, por su parte, cantaba flamenco con mucho gusto. No en balde el arte le venía de casta.  Su fandango (el conocido Fandango del Almendro) lo popularizó su sobrino Manolo Caracol. Hoy todavía se canta. Por ejemplo: Curro Romero que gusta de cantar ese estilo cuando está a gusto.

El Almendro era -lo recuerda Bohórquez en La Gazapera- bisnieto de El Planeta, nieto de Enrique Ortega Díaz El Gordo, primo hermano de Joselito y Rafael el Gallo, sobrino de Gabriela Ortega, Enrique Ortega y Paquiro (el bailaor de esa misma saga), y así hasta aburrirnos.

El Almendro (a la derecha) junto a Joselito. En el medio, Caracol el del Bulto, primo de ambos.

4. "Pollo Posturas" (Sevilla, 13 de enero de 1876 - Sevilla, 22 de diciembre de1961)

El Pollo Posturas (fotografía publicada en El Ruedo en 1944)

Manuel Álvarez, el cuarto protagonista de la foto que ha dado lugar a este quiz, era conocido como "Posturas" o "El Pollo Posturas". 

Figuró en las cuadrillas de Bienvenida, Minuto, José Claros "Pepete" y -de 1910 a 1922- en la de Rafael "El Gallo". No pasó de mediano banderilleando pero era -dicen- muy eficaz en la brega. 

De el nos queda esta fotografía publicada en el Ruedo en la que aparece junto a Joselito que lo llevaba en su cuadrilla ocasionalmente cuando su hermano Rafael no tenía toros.


Epílogo. Joselito: Cien veces mejor que el mejor...

No por sabida me parece menos interesante recoger esta opinión del Almendro sobre su jefe de filas. Decía Enrique Ortega en El Ruedo citado:



domingo, 7 de noviembre de 2021

¿Quién torea y quien mira? (y II)

Por Jose Morente

¿Quién torea y quien mira?

Preguntábamos en la anterior entrada de este blog quien era el torero de oscuro que toreaba en este tentadero y quien era el participante de esa fiesta que sentado junto al burladero contemplaba con interés la escena. Vamos a dar hoy la respuesta.

Hace ya tiempo, en una entrada de este blog "Buscando a Gallito desesperadamente" (publicada el 6.07.2013) convocábamos a los aficionados interesados (recogiendo un llamamiento del blog "Toro, torero y afición") en localizar las películas donde aparecía Joselito el Gallo.

En la lista que facilitábamos se encontraba el documental de un tentadero celebrado el 2 de abril de 1914 en la finca de Antonio Guerra, el hermano de Rafael Guerra "Guerrita" y de cuya filmación daba cuenta una doble página de la revista gallista "The Kon Leche". Un tentadero en el que también participaba Joselito el Gallo.

El The Kon Leche del 13 de abril de 1914, dedicaba su doble página central al tentadero celebrado en la finca de Antonio Guerra y en el que participaron Guerrita y Joselito

También incluimos el cartel anunciador de esa película, facilitado por Antonio Pineda.


La imagen que publicamos en este blog corresponde a ese tentadero y está sacada del vídeo de Achúcarro dedicado a Joselito el Gallo. Un vídeo que ya fue objeto de nuestros comentarios, porque junto a las imágenes de Joselito en el tentadero de Antonio Guerra, se insertaban erróneamente otras del diestro malagueño Paco Madrid al que se confundía con el diestro de Gelves. 

Pero el torero de oscuro de la imagen que inicia esta entrada es, en efecto, Joselito el Gallo y el participante que se sienta junto al burladero del fondo, el Califa Guerrita. Nada más y nada menos.



Si en la foto que encabeza la entrada era Guerrita quien observaba el toreo de Joselito, ahora es Joselito el Gallo quien en estas dos imágenes contempla el toreo a la verónica y la estocada de Rafael Guerra. 

Finalmente, ambos -Rafael y José- toreando al alimón.



sábado, 30 de octubre de 2021

¿Quién torea y quien mira? (I)

 Por Jose Morente


Una foto antigua de un tentadero. Un diestro (vestido de oscuro) cita a una vaca berrenda en negro, con aplomo y seguridad. Junto a un burladero lejos de la escena, un segundo participante en la fiesta, sentado, mira pensativo el trabajo del primero..

La pregunta, las preguntas son inevitables: ¿Quién es el diestro que torea? ¿Quién el atento espectador de la faena sentado junto al burladero dentro del ruedo?

La solución en la próxima entrega de este blog.


viernes, 29 de octubre de 2021

Mazzantini y la alegoría del trabajo

 Por Jose Morente

Conjunto escultórico dedicado al Marqués de Larios. En la parte delantera y delante del Marqués, el conjunto -madre e hijo- dedicado a La Caridad"

En septiembre de 2018, el Ayuntamiento de Málaga iniciaba las tareas de restauración del monumento dedicado al Marqués de Larios. Se trata de un conjunto escultórico urbano dedicado a Manuel Domingo Larios y Larios, II marqués de Larios. Este conjunto, el más relevante de la ciudad, se encuentra situado en la emblemática intersección de la Alameda Principal con la calle Larios y fue realizado por Mariano Benlliure a finales del XIX (entre 1896 y 1899). 

A la estatua del Marqués, situada en lo más alto, le acompañan, por delante la representación de "La Caridad", encarnada en las figuras de una madre ofreciendo a su hijo (ver foto que encabeza esta entrada) y, a su espalda, "la Alegoría del Trabajo", encarnada por un robusto operario.

"La alegoría del trabajo" 

Durante la II República, se bajó al Marqués de su pedestal y, en su lugar, se colocó la imagen del trabajador alegorizado. La madre y el hijo continuaron en su sitio pero ahora mirando, no al Marqués, sino hacia el ensalzado obrero.

El conjunto escultórico dedicado al Marqués de Larios, pero sin Marqués. Propuesta de inversión del orden social coherente con la ideología de la II República.

Tras la contienda civil, el Marqués y el obrero recuperaron -como era de prever- sus posiciones originales.

Tarjeta postal de finales del XIX-principios del XX. El conjunto escultórico de Benlliure en su situación original. El Marqués de Larios -en lo alto- mirando a la Alameda (ahora mira a la calle que lleva su nombre). Detrás, en un nivel inferior, la "Alegoría del trabajo"

Llegados a este punto, estoy seguro que muchos lectores se estarán preguntando que pinta esta lección sobre monumentos urbanos malagueños en un blog dedicado a los toros y al flamenco. Pues pinta, aunque la respuesta estoy seguro que va a sorprender. Y es que el modelo utilizado por Mariano Benlliure para esculpir el cuerpo del alegórico y macizo obrero no es otro que el cuerpo de don Luís Mazzantini y Eguía, el bravo torero de Elgóibar, el mejor diestro vasco de la historia.

Mazzantini

Don Luís fue torero de muy buen tipo, no al estilo de lo que se entiende por buen tipo torero, sino, más bien. al estilo del tipo de los clásicos chicarrones del norte. Cossío recalcaba que su corpulencia, estatura y decisión le proporcionaron ventajas indiscutibles para matar. Y es cierto, pues sus tremendos volapiés, una suerte en la que descolló sobre todos sus contemporáneos, le dieron cumplida fama. 

La explicación de que Benlliure utilizara el cuerpo de Mazzantini es también sencilla. En una de las corridas de la Feria de Julio de Valencia de 1895, Mazzantini le brindó uno de los toros a Benlliure, que en agradecimiento ofreció al matador modelar su busto, busto que se pudo contemplar en la Exposición de Bellas Artes e Industrias Artísticas celebrada en Barcelona, un año después.

Busto de Mazzantini, obra de Mariano Benlliure (1896)

La realización del busto, coincide con la época en la que le encargaron realizar el conjunto dedicado al Marqués de Larios en Málaga y Benlliure, a la vista de la apostura de don Luís, no tuvo dudas en proponerle que posara como modelo para el cuerpo del obrero. Una oferta que el diestro vasco no rechazó.

La buena fachada de Mazzantini


Benlliure utilizo a Mazzantini como modelo para el cuerpo del obrero de la Alegoría del Trabajo en el monumento al Marqués de Larios en Málaga.


Ubicación del monumento.


martes, 19 de octubre de 2021

Un barbero gallista de Sevilla

Luís Fernández Salcedo

1955. Cabalgata del Ateneo. Juan Belmonte (a la izquierda), Juan Ignacio Luca de Tena y Antonio Leal Castaño (Fuente: Blog Los leales del toreo)

A los treinta y nueve años de su muerte, la figura de José está ya hoy en la mente del aficionado corriente un tanto borrosa, por no decir olvidada. Al efecto han contribuido muchas razones, y entre ellas la poca -y no muy buena en general- literatura que existe en torno de él. Cuando la pareja Gallito y Belmonte centraba la edad de oro del toreo, yo estimo -no sé si estaré equivocado- que los gallista eran el 55 por 100 de la afición Pues bien, sí hoy se hiciese el recuento, creo que los belmontistas llegarían a sumar el 90 por 100 de los votos, lo cual se explica, porque Juan ha llegado a nuestros días, siempre en constante superación. Claro está que aun queda una parcelita en la cual estamos plantados algunos recalcitrantes, como el que suscribe y, entre otros, el famoso peluquero sevillano. 

Quizás conozcan ustedes el sucedido, que voy a referir en pocas palabras, tomándolo de Luis Bollaín (Los genios de cerca). Belmonte iba a salir de Rey mago en la Cabalgata del Ateneo. La Comisión organizadora le mandó los ropajes con los cuales había de vestir el cargo, pero Juan se figuraba que tendría que llevar éste aneja cierta caracterización, aunque no fuera más que para que los chiquillos no les reconociera. Pregunto por teléfono a los organizadores y le dijeron que no tardaría en llegar a su casa un barbero que le pondría la cara correspondiente a su alta dignidad. En efecto en muy pocos minutos, porque el tiempo apremiaba, el fígaro del barrio le puso totalmente desconocido. Belmonte se miró al espejo y se encontró hecho un adefesio. Pero no había minuto que perder y salió a la calle no sin decir a un amigo: “No me gusta nada el trabajo que me ha hecho Fulano; Entérate de si fue, en tiempos, gallista”. El amigo a los dos o tres días le manifestó: “¡Buen ojo has tenido Juan! Porque el peluquero en cuestión no es que fuera gallista… ¡es que lo sigue siendo!”

Yo también sigo en mi sitio como aquel barbero de Sevilla.

FERNÁNDEZ SALCEDO, Luís. Diano (o el libro que quedó sin escribir). Madrid, 1988, Editorial Agrícola Española, pág. 332 (1ª ed., Madrid, 1959, Librería Merced)


Belmonte de Rey Mago (Cabalgata del Ateneo de 1955)


---ooo0ooo---

NOTA de LRI:
Luis Fernández Salcedo escribió el texto que hemos transcrito, dentro del Capítulo "Joselito en Colmenar" del libro dedicado al "Diano" que fue el semental que "hizo" la ganadería de su familia.

Portada de la 1ª ed. del "Diano"


Cuando lo escribió, corría el año de 1959 y por aquella época la figura de Joselito estaba eclipsada por el paso del tiempo (39 años desde su muerte) y por la presencia omnipresente Juan Belmonte, todavía vivo. 

Joselito sobrevivía solo en el recuerdo de algunos (muy pocos) aficionados como don Luis Fernández Salcedo o como ese anecdótico barbero gallista de Sevilla que tuvo la humorada de querer poner feo a Belmonte... 

En vida de Belmonte, José era solo una imagen de añeja fotografía y Juan el único revolucionario del toreo (Portada del libro del belmontista Edmundo G. Acebal)

La historia del toreo al uso entonces, la que nos contaban, una historia equívoca y tremendamente exagerada, ponía a Juan como única fuente del toreo moderno y a José lo relegaban al papel del último gran torero... del toreo antiguo. 

Años después llegaría Pepe Alameda con su reivindicativo y certero análisis del verdadero hilo del toreo, análisis que luego han ido siguiendo otros autores. A partir de Alameda y, sobre todo, a partir de 2012, año del Centenario de la alternativa de Joselito, empezarían a resurgir los gallistas, lentamente, pero cada vez más numerosos. 

Reunión de gallistas conmemorando el Centenario de la alternativa de Joselito en Sevilla (2012)

Hoy las cosas están cambiando y ya no se puede hablar de Juan Belmonte sin nombrar a Joselito el Gallo, al contrario de lo que ocurría hace muy pocos años.

 Portada del Catálogo de la Exposición celebrada en Sevilla en 2013 conmemorando la alternativa de Juan Belmonte: "Una revolución complementaria".
 
Aunque todavía quedan algunos tópicos por desmontar, las cosas se van, poco a poco, poniendo en su sitio.

Un sitio, el del gallismo, en el que estamos nosotros...  ¡como estaba aquel barbero sevillano!


lunes, 18 de octubre de 2021

Morante en Sevilla (V) ¡Miuras!

 Por Jose Morente


Morante se anunció en la corrida de Miura y se presentó en Sevilla el 3 de octubre para torearlos. Solo pudo matar una res de la mítica y legendaria ganadería pues su segundo toro fue devuelto a los corrales por debilidad en los remos.

Su faena estuvo sobrada de enjundia y detalles toreros y el miura (grande y boyancón) no le afligió en ningún momento. Merece la pena verlo. Son imágenes modernas pero con un sabor añejo que, a mí personalmente, me embelesan.





PD 01. Manuel Escribano cortó dos orejas al primero de su lote. Su faena pulcra, técnica y precisa permitió lucir la clase del toro de miura en todo su esplendor. Escribano estuvo francamente bien. Es de agradecer esa forma de torear en función del toro y que permite al toro (acordémonos de Cobradiezmos) desarrollar todo su potencial. Buen toreo y generosidad máxima, por tanto, en el diestro de Gerena ¡Chapeu, Manolo!

PD 02. Morante hizo una faena plena, valiente y arrolladora al sobrero de Virgen María. El detalle (que este torero haga una buena faena ya no es noticia) fue que no quiso que el público le premiara con la oreja. El toro no de era de miura y la estocada recibiendo cayó baja. Muy bien. Aunque conviene recordar que (desde las más antiguas tauromaquias) en la suerte de recibir (no así en el volapié) la colocación del estoque se ha de disculpar, mereciendo más importancia la ejecución de la suerte. Queda anotado.