miércoles, 14 de octubre de 2015

¿Quien decide como se debe torear en redondo?

Por Jose Morente
Ortega en Lima, en un pase de pecho (toreo cambiado o en ochos) adelantando la pierna de salida



Algunos aficionados y algunos críticos exigen que se cargue la suerte (en realidad, lo que piden es que se adelante la pierna de salida) cuando se torea en redondo.

Esa exigencia se viene produciendo desde la conferencia de Domingo Ortega en el Ateneo de Madrid cuando dijo que cargar la suerte (en realidad, se refería a adelantar la pierna de salida) era piedra angular y fundamental del toreo, de todo el toreo.

El problema es que Domingo Ortega cargaba la suerte (adelantaba la pierna de salida), porque nunca toreaba en redondo. Y es que Ortega toreaba "en ochos". Cargar la suerte podrá ser la piedra angular del toreo pero sólo del toreo que hacía Ortega, del toreo "en ochos".

Llegados a este punto, yo me pregunto ¿Quien tiene potestad de decidir como se debe torear en redondo?

¿Los aficionados, que siguen el criterio de un torero, como Domingo Ortega, que nunca toreaba en redondo?

¿O los toreros, como Manolete, que son quienes han definido y creado esa forma de torear?

La respuesta, para mí, no puede estar más clara.
 

Manolete al natural toreando en redondo. Con la pierna de salida "escondida" (dicen ahora) detrás de la otra pierna.


4 comentarios:

Jaime de Rivero B dijo...

Buenos días,
El problema del concepto de cargar la suerte es que fue acuñado en la primera mitad del s. XIX principalmente o probablemente por la Tauromaquia de Paquiro, y para la suerte de la verónica. Aunque también haga mención en el brevisimo apartado del pase de muleta. Sobre la verónica, habla de citar de frente y cargar la suerte, pero no dice nada de adelantar la pierna ni contraria ni salida ni la oculta ni nada. En esos tiempos la tauromaquia era totalmente distinta a la que hoy conocemos ante un toro fiero y con otros criterios de selección orientados a matar caballos. Se toreaba sobre pies y como se podia, centrada en el primer tercio, y creo yo, tenia una finalidad muchisimo mas barbara que artística, acorde al pensamiento de esa época.

El problema es que este concepto de "cargar la suerte" ha sido extrapolado hacia la tauromaquia moderna que estableció Manolete y que existe hoy en día, con la nueva técnica el toreo ligado en redondo. Y aqui es donde surgen los problemas, pues a la carrera se tuvo que adecuar ese concepto al toreo en redondo. Encajarlo de alguna forma. Lo de Domingo Ortega es para tomarlo a la broma, con el respeto al maestro. Jamas toreo como dijo en sus 2 conferencias en el Ateneo de Madrid. Jamas se paró, templó, mandó ni cargó la suerte en la forma que nos hizo entender. Luego ya vinieron los buitres de la prensa que para destrozar a los toreros que ellos querían, las figuras principalmente (constante en la historia de la fiesta), manipularon el concepto de cargar la suerte para crear esta construcción. Los mas puristas de Madrid dicen incluso, que se carga la suerte con pureza, sólo si adelanta la pierna "contraria" una vez que el toro ha arrancado.

Urge investigara través de las crónicas de los últimos 150 años, el devenir de ese concepto. En mi opinión, fue originalmente establecido para que el torero no se salga de la suerte, no huya de la embestida, que toree los mas reunido posible, de cerca, hacia adelante y no retirándose. Lástima que no hayan vídeos para corroborarlo, aunque los pocos que existen de inicios del s. XX, me hacen pensar hacia eso.
Saludos,

Jose Morente dijo...

Jaime de Rivero B:

Me ha encantado leer su comentario con el que no puedo más que estar totalmente de acuerdo porque plantea varias cosas que me interesan sobremanera. A saber:

Primero.- La extrapolación de un término antiguo al toreo moderno. Creo en efecto, que eso es lo que ha pasado con el término cargar la suerte. Ya significara ese reunirse con el toro que usted apunta (visión moderna) o expulsar al toro (posiblemente la visión decimonónica) creo que el concepto original se refería al movimiento de brazos (no de piernas) con el que el torero mandaba en la embestida del toro eludiendo la cogida.

Probablemente también ese movimiento de brazos se hacía más fácil si el torero se "ayudaba" con el movimiento de las piernas. De ahí puede derivar las traslación del término, al tomar como fundamental lo que era accesorio (el movimiento de piernas)

Segundo.- La "actualización" de términos antiguos al toreo moderno creo que se produce no sólo con el término "cargar la suerte" sino con otros muchos más.

Sería interesante y lo he pensado alguna vez, aunque hasta la fecha no me he animado, indagar en esa cuestión. Sólo cuando la acción o movimiento que queremos contar no tiene equivalente en la terminología antigua creo que es cuando recurrimos a "inventar" nuevos términos. Habría que estudiarlo.

Tercero.- Igual que habría que estudiar (como usted acertadamente sugiere) con las viejas películas la evolución de ese "adelantar la pierna de salida" que tantos quebraderos de cabeza produce hoy. Sin embargo, hasta la fecha personalmente me he interesado más y así lo he hecho, en indagar en la evolución del toreo en redondo: Las conclusiones son muy interesantes pues (como era de prever) lo que se deduce de esas imágenes no tiene nada que ver con lo que han dicho críticos (lo que está justificado por la urgencia de su trabajo) e historiadores (lo que carece de justificación).

Y es que, la mayor parte de las veces, las apariencias engañan o, dicho de otro modo, nos fijamos más en lo aparente que en lo sustancial.

Un cordial saludo

Anónimo dijo...

Mi modesta opinión, es que efectivamente, lo que hacía, Domingo Ortega,era andarle al toro, y dominarlo, con su temple y técnica, y conocimiento del toro, pero no torear en redondo, ahora bien, quizás el primer torero que lo hizo, fue Joselito, fue unas series por la izquierda, además fue el precursor, del toro que desemboco, en los años 30 y 40, donde si se pudo hacer el toreo en redondo,el toro, menos áspero,por la instauración del peto, en los caballos de picar, en el 1.928, concretamente Chicuelo, con el toro Mejicano, y después en Madrid, con Corchaito de Graciliano, al cual, tengo entendido,le entró a matar, viendo lo bravo que era, reponía y no se podía torear, dando un pinchazo arriba, el toro descolgó, sangró algo, e inmortalizo la genial faena,después vino, Manolete, pero ya de matador, perfeccionó,la técnica de ponerse cerca del toro y de perfil, para ligar los muletazos,dando series de naturales y derechazos, sin enmendarse, por ambos pitones, Saludos, Manuel Vázquez

Jaime de Rivero B dijo...

Estimado José:

Sobre lo primero que mencionas en tu respuesta, sin duda el término cargar la suerte refiere al movimiento de brazos. Para poder mover los brazos había que estar en la rectitud del toro y aguantando, quedándose, en cercanías, como te decía en mi anterior comentario, sólo así se podía cargar la suerte en la forma que bien dices de sacarlo con los brazos hacia afuera, pues de otro modo, saliéndose de la suerte antes de que llegue a jurisdicción (lo que era muy frecuente con ese toreo sobre pies porque el toro no venia franco por la selección de entonces) se pierde esa rectitud y ya no se podría.

Sin embargo, también se carga la suerte con las piernas, claramente, en los quiebros a cuerpo limpio -que ya no se practican- y en el par de banderillas al quiebro, cuando se ejecuta en la forma que decían las tauromaquias antiguas y estas son suertes muy antiguas. Si tienes la tauromaquia de Amos Salvador puedes comprobarlo, el Cossio creo que también lo dice. Cuando practicaba el "purismo" escribí mi primer artículo sobre esto, utilizando esos cánones de los que hoy desconfió mucho y que conocía al dedillo porque intervenía en los primeros foros de la Asociación El Toreo en Redhondo de Madrid. Esta aqui: http://eltaurinodigital.blogspot.pe/2002/11/del-par-al-quiebro-la-antigua-suerte-de.html

Sobre la "actualización" de los términos, coincido. Pero para mi, el peligro mayor está en el uso de términos ambiguos como "pureza" "clacisimo" "clásico" etc., que no tienen cabida en una fiesta que ha evolucionado tanto. Nadie los ha definido (no podrían tampoco porque limitaría el arte), pero que son usados y prostituidos a conveniencia.

El quebradero de cabeza se produce porque se pretende acoplar una término antiguo del toreo antiguo al toreo de muleta cuando no tienen la misma naturaleza. El toreo a la verónica es lidia antigua, alternado los lances por cada pitón, mientras que el toreo de muleta es posterior con otra estructura impuesta en los 40 del siglo pasado: ligado en redondo por el mismo pitón (sea naturales o derechazos). Encajar ahí el cargar la suerte es lo que genera el quebradero, salvo en el primer muletazo.

Saludos,

Jaime

Cuando se adecuaron esto de cargar la suerte, de la verònica al toreo de muleta, creo yo,