domingo, 18 de octubre de 2015

La cárcel de papel taurina (VII) ¡Fuera del palco!

Por Jose Morente

El desatino total y absoluto. Por esta tremenda estocada negó el Presidente D. Francisco Bentué a Talavante la segunda oreja del quinto toro (Prueba documental nº 1)

Vuelvo del campo justo a tiempo de ver la corrida de Zaragoza, del máximo interés -para mí- pues se enfrentan un figurón del toreo, Alejandro Talavante, en la que ha sido posiblemente su mejor temporada, y Alberto López Simón, el torero que más empuja de todos los que vienen empujando. Es muy bueno para todos que se abran los carteles de las Ferias.

Toros de Garcigrande, que siempre ponen el punto de emoción que da el toro que embiste con codicia, para Talavante y toros del Vellosino para López Simón. Sin sorteo, Nadie es perfecto.

No voy a reseñar la corrida pero resumo telegráficamente. Devolución fulgurante del primero de la tarde (¿Tan rápido, porqué?). Devolución del tercero, después de banderillas pues se había lesionado en el primer lance de recibo (¿Tan tarde porqué?). Dos sobreros para Talavante que dan pocas opciones y la tarde cuesta arriba para el extremeño. Enfrente, un López Simón disparado hacia arriba con dos faenones, de mucho mérito, marca de la casa con lo que ya está todo dicho.

En estas, que sale el quinto toro de Garcigrande y Talavante, da cumplida réplica a López Simón, al público y a la propia historia del toreo..
Faenón de los que hacen época a un toro encastadísimo que embestía con todo. El toro que quieren (y necesitan) las figuras verdaderas. Emoción a raudales. Grandioso el toro y el torero. Faena de la que se hablará muchos años.

Talavante se tira a matar de verdad pues quiere asegurar el triunfo. Estocada hasta la empuñadura de la que sale enganchado y trompicado el torero, de tanto como expone, pero, por fortuna, sin consecuencias. El público estalla y se desborda. Se piden con muchas fuerza las dos orejas aunque, para una faena así, las dos orejas se me antojan poco premio.

El palco tarda en dar los trofeos... Ya estamos... Lo de siempre... En el plus comentan que la estocada está tendida. Lo estará pero, tal y como ha ejecutado la suerte, eso no es demérito ni justificaría, en ningún caso, la negativa.

El presidente concede sólo una oreja y se cierra en banda. Hace un claro gesto de que no va a conceder la segunda. El público protesta como pocas veces se protestan estas arbitrariedades presidenciales.
Protagonismo absurdo de quien no debe ser protagonista. Desconocimiento de las más elementales normas básicas del toreo de quien está obligado a conocerlas. Falta de sensibilidad ante lo que el torero ha hecho en la plaza  de quien debe hacer gala de ponderación y equilibrio y, sobre todo. Chulería infinita del que piensa que su criterio es más importante que el de toda una plaza. Provocación con incitación a la algarada de quien tiene como principal misión ser garante del orden público. El toreo es una fiesta popular ¿Tanto cuesta entenderlo? A los poderes públicos, parece que sí.

Una historia que se repite demasiadas veces y una actitud que sólo encuentra el apoyo de algunos reglamentistas ¿Hasta cuando?
Sale el sexto y López Simón, lo que no era nada fácil, vuelve a calentar la plaza con su toreo-verdad. Gran tarde de toros. ¡Viva el toreo!

Pese a todo, el enfado NO se me pasa y presento la correspondiente denuncia ante el Tribunal de la Cárcel de Papel con sedeen Madrid. Es la única instancia de este país con capacidad de deshacer este entuerto ¡Que decidan los jueces de la Cárcel de Papel taurina!



En Madrid, a 18 de octubre de 2015, reunidos los miembros del Tribunal Superior del Toreo para juzgar al Presidente de la Plaza de Toros de esta ciudad, don Francisco Bentué, por su negativa a conceder la segunda oreja al diestro don Alejandro Talavante por su faena al quinto toro de la corrida celebrada ayer sábado en la Plaza de Toros de Zaragoza

RESULTANDO Que el diestro don Alejandro Talavante cuajó, al quinto toro de la tarde de nombre de la ganadería de Garcigrande, una faena de excepcional calidad a la altura de la excepcional calidad y bravura del toro, destacando por la justeza en sus movimientos y por el buen trazo de los muletazos así como su excelente concepto del toreo y su probada capacidad creativa.

Este Tribunal no cree pecar de exageración si califica a esta faena como una de las mejores realizadas por diestro alguno esta temporada en las plazas españolas. Lo que se considera hecho probado.

RESULTANDO Que también tuvo indudable mérito por su exposición y riesgo la estocada con la que el diestro remató su faena,. Se aporta como Prueba Documental nº 1, fotografía de dicha estocada. Lo que también se considera hecho probado

Dicha estocada puede parangonarse en emoción a algunas de las que realizaron a la largo de la historia del toreo aquellos diestros que cimentaron su fama en esta suerte, tales como Frascuelo, Mazzantini, Varelito, Luis Freg, etc., y cuyos nombres parece oportuno traer a colación en esta Sentencia.

RESULTANDO Que la absoluta mayoría de los plaza solicitó para don Alejandro Talavante la concesión de las dos orejas del toro como merecido premio por la faena realizada. Lo que también se considera hecho probado.

RESULTANDO Que la Presidencia otorgó la primera oreja pero se negó en redondo y de forma inexplicable a conceder la segunda. Lo que también se considera hecho probado.

CONSIDERANDO Que la negativa del Presidente Sr. Bentué, a la concesión de los trofeos solicitados parece fundamentarse en la colocación tendida del estoque, argumento que este Tribunal no puede aceptar pues supondría desconocer nuestra jurisprudencia en la materia y, lo que es más grave, desconocer o contravenir los criterios seguidos en la concesión de trofeos por los Presidentes de las Plazas de toros de mayor categoría desde los remotos tiempos en que se vienen concediendo las orejas como trofeos a los lidiadores, criterios que priman la ejecución frente a la colocación, hecho que el señor Bentué como buen aficionado no puede desconocer. Como no puede (o no debería) desconocer  la diferencia que existe entre un bajonazo o golletazo intencionado y una estocada tendida como fue la que nos ocupa.

Por todo ello, extremar el rigor, en la valoración de la colocación tendida del estoque, primando el resultado frente a la ejecución, como se ha hecho, puede resultar un criterio cómodo para el aficionado de tendido que de tal modo procediera, pero es siempre un criterio altamente desacertado e injusto, especialmente si se aplica desde el Palco.

CONSIDERANDO Por lo anterior, que el argumento esgrimido no pasa, en todo caso,  de ser una pobre justificación de una decisión injustificable, lo que agrava aún más los hechos enjuiciados.

CONSIDERANDO Que la decisión Presidencial, como opuesta al sentir popular,  tiene un carácter negligente y despótico que no sólo no es garantía alguna de pureza y seriedad del espectáculo o de la necesaria vigilancia de sus posibles vicios, como algunos aficionados pretenden, sino que, antes al contrario, dicha forma de actuar cae de lleno en la arbitrariedad incompatible con el ejercicio de la autoridad y provoca el total rechazo y descrédito de dicha autoridad.

Dado además, que corresponde a los poderes públicos arbitrar los cauces adecuados para el ejercicio de los legítimos derechos de los ciudadanos (expresión, reunión, etc.) pero no imponer sus dudosos e indefendibles criterios, dicha actitud, claramente antidemocrática, debe ser reprobada y sancionada por este Tribunal ya que puede incitar a la algarada y consiguiente alteración del orden público.

CONSIDERANDO Que no cabe oponer a todo lo anterior que la negativa de concesión de la segunda oreja se pueda justificar en el estricto cumplimiento del Reglamento Taurino vigente pues no existe artículo reglamentario alguno que ampare tal pretensión.

CONSIDERANDO Que vienen siendo ya demasiado frecuentes en nuestros cosos y por parte de los Presidentes de las plazas de Toros, actitudes similares a la que hoy se enjuicia, por lo que este Tribunal esta obligado, en aras de ejemplaridad, a extremar el rigor en la persecución de estas conductas cuya gravedad algunos pretenden ignorar o minusvalorar.

CONSIDERANDO Que, al margen de los anterior y dado lo evidente del error cometido, existen dudas más que razonables que nos impiden considerar que nos encontramos ante un mero error Presidencial, por lo que parece oportuno iniciar las pertinentes diligencias para depurar e indagar sobre las causas reales y últimas que pudieran subyacer detrás de la anómala decisión enjuiciada sin que,  a priori, quepa descartar ninguna posibilidad al respecto.

CONSIDERANDO Que los actuaciones judiciales de este Tribunal deben extenderse contra quien o quienes nombraron a don Francisco Bentué para el cargo que ocupa, con objeto de depurar las responsabilidades en las que han notoriamente han incurrido.

Por todo ello, a la vista de lo anterior y consideradas la prueba documental aportada.

FALLAMOS Y CONDENAMOS

don Francisco Bentué, a la pena de Prisión de tres años y un día en la Cárcel de Papel de esta Villa y Corte. Dicha pena de prisión incondicional, acarrea la de inhabilitación perpetua para el cargo de Presidente de las corridas de toros por su probada incapacidad para el desempeño de las funciones que corresponden a dicho cargo.

A quien o quienes nombraron a don Francisco Bentué para el cargo de Presidente de la Plaza de Toros de Zaragoza, a la pena de Prisión de un año y un día en la Cárcel de Papel de esta Villa y Corte.

Lo que declaramos en Madrid para su inmediata ejecución.

Entradilla de ABC digital

Don Francisco Bentué. Las actitudes intransigentes y despóticas deberían ser incompatibles con el ejercicio del cargo de Presidente de Plazas de Toros, cargo para el que se precisa un talante democrático y un mínimo de sensibilidad del que algunos usías carecen.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Propongo curso de reciclaje,para presidente, obligatorio, con alguna figura del toreo,Paco Camino, Santiago, El Viti, Andrés Vázquez,José Antonio Campuzano, ectra, y ganaderos, para al menos en las plazas de primera aunar criterios y refrescar conocimientos, abrazo, manuel vázquez

Jose Morente dijo...

Manuel Vázquez:

Totalmente de acuerdo. El problema es que los cursos de Presidentes son endogámicos se reúnen sólo con ellos mismos y se transmiten unos a otros sus neuras y sus clichés.

No escuchan a los espectadores, al público o consumidor.

Aunque si escuchan a algunos aficionados pero sólo a los más recalcitrantes e intransigentes de cuyas reacciones a sus decisiones si están muy atentos. A veces parece que esas decisiones las toman sólo en función de los criterios de esas minorías.

Gobernar para contentar a esa minoría tan difícil de contentar es un error. Es una actitud elitista y antidemocrática. Si el toreo es algo importante es por su carácter de Fiesta popular que nunca debería perderse.

Un fuerte abrazo.

Anónimo dijo...

Cuente todo que hablar a medias no está bien señor Morente. ¿Quién amenazó con no torear si Bentué no aceptaba la corrida y permitía que no se llevase a cabo el sorteo? No se imagina usted la cara que teníamos por la mañana el numeroso grupo de aficionados que asistimos a las medidas de presión llevadas a cabo por ese que ustedes llaman maestro. Dónde las dan, las toman. Me encantaba el señor Talavante, pero desde aquella mañana no puedo sentir nada mas que asco por su persona.

Casta Brava Aragonesa.

Jose Morente dijo...

Casta Brava Aragonesa:

Difícilmente se puede contar lo que no se conoce o no se ha vivido. Y yo no estuve en el reconocimiento.

Pero en cualquier caso, yo soy aficionado de tendido. Voy a los toros pagando mi entrada (o en este caso la mensualidad del plus) y cuento lo que veo. Lo que pasa en la plaza.

Por lo que respecta a los líos mañaneros, no me interesan. Ni las presiones de los toreros para imponer sus toros ni tampoco la de los Presidentes para rechazar toros.

Si Colchonero no sale al ruedo, por que lo rechazan por la mañana, nos quedamos sin ver la faena de Talavante que es lo que de verdad a mí me interesa ver: Lo que es capaz de hacer un gran torero con un toro bravo.

Yo no diré que me de asco el Presidente (porque no es verdad) pero después de lo que hizo por la tarde negando una oreja innegable me parece que no está capacitado para presidir corridas de toros. Sencillamente.

Un saludo.

Anónimo dijo...

No es todo tan sencillo como lo plantea. La fiesta implica unos valores que no debemos olvidar. Talavante se cargó todos esos valores por la mañana y amenazó al presidente. No hay más que ver que las peñas taurinas zaragozanas en sus premios están realizando menciones especiales a D. Francisco Bentué. Tiene el cariño de la afición maña.

Baturro

Francisco BENTUE dijo...

Buenas noches, soy Francisco Bentué, Presidente del festejo a que se hace alusión en este artículo. Sin intención de polemizar con nadie quiero expresar, en primer lugar, que en ningún momento sufrí presiones como se da a entender en algún comentario y como se ha dicho en algún medio de mcomunicacion. En segundo lugar decir que si al matador de toros Alejandro Talavante no le concedí la segunda oreja es simple y llanamente por que no mató bien. Las imágenes que se han publicado son im lactantes, con el pitón en la tripa y la mano con la empuñadura de la espada en los lomos del toro. Hay más imágenes, que no se por que motivos espureos no se han publicado. El toro fue escupiendo la espada, pudiéndose ver perfectamente como iba muy tendida. El torero, depues de mucho tiempo y comprobar que el toro no caía, tuvo que usar en estoque de descabellado. Conclusión:no era una buena estocada.
Un saludo.

Jose Morente dijo...

Francisco Bentué:

Lo primero, es agradecerle su aclaración sobre los motivos de su polémica decisión.

Es cierto que determinados grupos de aficionados han hecho circular la especie de que su decisión obedece a presiones del entorno del diestro Alejandro Talavante, comentarios que han calado en el resto. Por ello es de agradecer que sea usted precisamente quien aclare que tales presiones no han existido. Quede, pues, constancia.

Descartada esta explicación queda como única causa de su decisión el hecho de que la estocada de Talavante000 "no era -en su opinión- una buena estocada".

Sobre esta cuestión y también sin ánimo de polemizar me atrevo a exponerle mi opinión personal.

Creo que el mérito de la estocada se encuentra tanto o más en su ejecución que en su resultado. La valoración de la misma entiendo que debe hacerse (como la valoración del resto de la faena) de forma global y atendiendo a todos los factores que concurren en suerte tan compleja. Factores que en el caso de la estocada que nos ocupa hacían más meritoria la misma.

Después de bastantes años de aficionado, todavía no he visto una faena que pueda calificar de perfecta aunque si bastantes merecedoras de los máximos trofeos. De entre todas ellas, la faena de Alejandro Talavante se me aparece como una de las mas contundentes e inapelables. No dudo, por ello, en calificarla de histórica.

Es cierto que la segunda oreja corresponde otorgarla al Presidente según establecen los Reglamentos en vigor pero no creo que esa decisión pueda considerarse un cheque en blanco en su favor donde pueda obviar de forma tan radical la opinión del público.

Es precisamente, el hecho de adoptar decisiones al margen del consumidor, unido a la utilización de criterios excesivamente rigoristas lo que, en mi opinión, debería evitarse en los Palcos y ello por muchas razones, algunas de las cuales ya he comentado en su momento y lugar.

No creo, además, que trasladar a los Palcos los criterios rigoristas seguidos por los aficionados más radicales e intransigentes (que son, no lo olvidemos una minoría), traiga beneficio alguno ni a la categoría de las Plazas, ni a la Fiesta en general.

Una Fiesta que, hoy día, necesita más que nunca el apoyo incondicional de aquellos que de verdad la amamos. Con todas sus virtudes y, porqué no decirlo, con todos sus defectos. Un entusiasmo por el toreo que, estoy convencido, usted y yo compartimos.

Un cordial saludo y muchas gracias por su comentario.