domingo, 22 de agosto de 2021

Carta a la Alcaldesa de Gijón de Rocío de la Cámara

 Por Rocío de la Cámara


La ganadera Rocío de la Cámara

Nota de LRI. El desconocimiento, sustituyendo argumentos y razones por tópicos y prejuicios ideológicos, es y será siempre fuente de tremendas injusticias, agravios injustificados y grandes desdichas. Gran parte de la historia de la humanidad, su parte más negra, se ha basado en el odio al "otro", en la incapacidad para entender y comprender a quienes no piensan como nosotros. Esa ha sido la fuente de los totalitarismos más feroces que tanto daño han causado a tantos.

En esa línea de maniqueísmo absurdo y total desconocimiento de la realidad del mundo taurino, se inscribe la postura de la Alcaldesa de Gijón. Manipuladora de la realidad en su propio provecho, en beneficio de su excluyente y totalitaria ideología. Por suerte, algunas voces, como la de la ganadera Rocío de la Cámara, han puesto en evidencia, en una sencilla y veraz carta, las mentiras que encierra el discurso de quien -como la Alcaldesa de Gijón- no deberían ocupar un cargo público si no son capaces de anteponer el interés de todos por encima de sus propios intereses y prejuicios.

Carta publicada en el ABC de Sevilla, el 21 de agosto de 2021


miércoles, 18 de agosto de 2021

La ortodoxia del heterodoxo Manuel Benítez

 Por Antonio Luis Aguilera


El Cordobés. V Califa del toreo. Un diestro de singular personalidad y de tremendo influjo en los públicos.
 

Nota LRI: En 2002 se publica en Córdoba un libro homenaje al diestro de Palma del Río: "Manuel Benítez El Cordobés. V Califa. Su Tauromaquia" con una recopilación de artículos sobre el torero que marcó toda una época. 

Me ha parecido interesante recuperar algunas de las reflexiones que, en ese libro, hacía un buen amigo mío, Antonio Luis Aguilera. Aficionado cabal donde los haya que no solo escribe muy bien sino que siempre dice verdades como puños. Estas son sus reflexiones sobre Manuel Benítez.


"Ahora bastantes años después, aprovechando la perspectiva que ofrece el paso de los años, observo la verdadera dimensión de quien fue figura en la historia del toreo como uno de los espadas más importantes de todos los tiempos, aunque siga siendo cuestionado por un sanedrín de aficionados y críticos que lo etiquetan como un fenómeno social, y le culpan de todos los trucos y fraudes del toreo de su época, acusación que también hubieron de soportar toreros como Guerrita, Joselito y Belmonte, Manolete... Sería absurdo ocultar que durante el reinado de El Cordobés pudieron cometerse abusos con la intención de proporcionar cierta comodidad al torero. Más ello siempre ocurrió y ocurrirá con los matadores que han mandado de verdad en el toreo, y no debe ocultar que Benítez, aceptando su condición de máxima figura dio la cara en todas las plazas importantes, tiró del carro de la Fiesta como nadie jamás lo hizo, y triunfó clamorosamente donde actuó, sin que se le resistiera ninguna puerta grande, incluida la del Príncipe en Sevilla, plaza donde cortó un rabo, o la de las Ventas, cuyo umbral cruzó cinco ferias de San Isidro, dos de ellas en 1970 tras cortar ocho orejas en dos tardes.

El Cordobés en Sevilla tras cortar un rabo a un toro de Nuñez.


El Cordobés fue la locomotora que remolcó el toreo de su tiempo. Y lo hizo con una fuerza arrolladora que no nacía de su simpatía natural, ni de los chispazos de humos que intercalaba en algunas actuaciones, ni del desenfadado salto de la rana... Si prescindimos de la puesta en escena del genio y analizamos objetivamente el fondo de su obra, comprobaremos que la verdadera energía que lo propulsó hacia la cúspide del firmamento taurino fue su propio toreo. Así de simple ¡Y de difícil! Un toreo que conectaba inmediatamente con el público que aguardaba expectante la llegada del último tercio de la lidia. Era en ese momento cuando el genial torero tomaba los trastos para dirigirse a los medios y allí, centrado con el toro, lo citaba para dejarlo venir por su terreno natural y con espléndida flexibilidad de cintura y portentoso juego de muñecas, lo llevaba hacia atrás, hacia el terreno de su espalda, donde lo recogía nuevamente para ligar interminables series de pases redondo, técnicamente resueltas con el de pecho, que por cierto era auténticamente obligado.

El natural de El Cordobés, mandón y rematado detrás de la cadera... ¡Y en series de 6 o 7!


Así de esta forma tan ortodoxa, fue como el heterodoxo Manuel Benítez rompió todos los moldes tremendistas con que los escolásticos pretendieron encasillar su toreo.

jueves, 24 de junio de 2021

Miguel Hernández. Como el toro

El cartel de la Feria de las Hogueras de Alicante de 2017, reproducía este cuadro de homenaje a Miguel Hernández y a su relación y afición al toreo. Los políticos de la izquierda radical del Ayuntamiento de Alicante (Compromis y Guanyar) quisieron prohibirlo. Una mamarrachada más como tantas otras de las que venimos sufriendo en este país fruto de la intolerancia y el desconocimiento. La intolerancia y el desconocimiento de unos políticos que ni saben lo que es ser de izquierdas ni conocen la historia de España.


Como el toro he nacido para el luto 
y el dolor, como el toro estoy marcado 
por un hierro infernal en el costado 
y por varón en la ingle con un fruto.

Como el toro lo encuentra diminuto 
todo mi corazón desmesurado, 
y del rostro del beso enamorado, 
como el toro a tu amor se lo disputo.

Como el toro me crezco en el castigo, 
la lengua en corazón tengo bañada 
y llevo al cuello un vendaval sonoro.

Como el toro te sigo y te persigo, 
y dejas mi deseo en una espada, 
como el toro burlado, como el toro.
Miguel Hernández

Miguel Hernández en 1937

martes, 22 de junio de 2021

Charlot en los toros

Un eufórico Chaplin en los toros...

Leo en el blog "Toro, torero y afición" esta frase del genial Charles Chaplin Charlot, tras asistir en 1931 a su primera corrida de toros:

"En las corridas se reúne todo: color, alegría, tragedia, valentía, ingenio, brutalidad, energía y fuerza, gracia, emoción... Es el espectáculo más completo. De ahora en adelante, ya no podré seguir sin corridas de toros"

Lo curioso es que 90 años después, ese espectáculo (aunque Javier no lo crea) sigue teniendo los MISMOS ingredientes:

COLOR

ALEGRÍA

TRAGEDÍA

VALENTÍA

INGENIO

BRUTALIDAD

ENERGÍA


FUERZA

GRACIA y...

EMOCIÓN

 

lunes, 21 de junio de 2021

Emilio Muñoz y la historia del toreo

Por Antonio Luis Aguilera

Joselito invita al toro a curvar la trayectoria y seguir la muleta.

En la corrida televisada ayer por Movistar Toros desde Granada, el matador de toros Emilio Muñoz, posiblemente dejándose llevar por su pasión trianera, no tuvo reparos en reproducir una herejía taurina que a buen seguro levantó de sus sillas a no pocos aficionados, cuando manifestó: «Dicen que Chicuelo fue el primero en ligar los pases con la muleta», para asegurar con rotundidad a continuación que la línea del toreo moderno viene de Belmonte, Chicuelo y Manolete. Y se quedaba tan tranquilo silenciando a José Gómez Ortega Gallito, lo que induce a pensar que, después de tantos años, la Sevilla taurina sigue dividida entre partidarios de Joselito y Belmonte.  

Los comentarios que se expresan en las corridas televisadas deben tener un sólido soporte, pues cuando se habla para una audiencia no sirven las historietas de andar por casa. Al explicar la evolución del toreo moderno se ha de saber de lo qué se está hablando, y poner en su sitio a los protagonistas que la hicieron posible, sin reproducir historietas que no son ciertas. Los panegiristas del belmontismo suelen recurrir a explicaciones ambiguas sobre el origen de la ligazón de los pases de muleta, utilizando malabarismos verbales de los que a veces no saben salir. Esta falta de rigor y fundamentos históricos molestan a quienes conocen la historia, razón por la que no debería olvidarse que se habla para aficionados de un canal de pago.        

Chicuelo, el creador de la faena moderna, al natural con Corchaíto. Madrid 24 de mayo de 1928  

Para la evolución del toreo moderno resultó indispensable desarrollar la técnica dictada por Guerrita en su Tauromaquia, y esa fue desarrollada por Joselito, auténtico gozne del toreo contemporáneo. Guerrita no solo desterró la antigua verónica, el lance donde el torero citaba de frente y levantaba  ambos brazos para despedir al toro, sino que la colocó de perfil para jugarlos indistintamente. Del mismo modo, el cordobés vaticinó la ligazón del toreo en redondo, al prescribir que el pase regular se instrumentaría estirando el brazo hacia atrás, describiendo con los vuelos de la muleta un cuarto de círculo, y no se remataría necesariamente con el de pecho, sino que sería repetido las veces que el animal lo permitiera.

Chicuelo y el toro Dentista. México 25 de octubre de 1925.


Gallito abrazó esta técnica en su tauromaquia, y la desarrolló en la mayoría de sus faenas, donde al finalizar el pase natural dejaba la muleta en la cara del toro para conducirlo hacia atrás y repetir la suerte. Aquellos trasteos, ayunos de estética y quietud, tuvieron una enorme trascendencia histórica, pues estaban acunando un nuevo toreo, mientras que Belmonte, considerado por algunos el padre del toreo moderno, no incluyó en su faena, salvo por excepción debidamente contrastada en las hemerotecas, la ligazón del pase regular o natural. Sus faenas, de las más cortas del toreo, cobijaban el pase natural ligado con el de pecho, trincheras, ayudados por alto y molinetes.

Manolete torea al natural al toro Perfecto de Miura. Barcelona, 2 de julio de 1944. Foto Mateo.

El toreo de Joselito halló continuidad en Manuel Jiménez Chicuelo, que embellecería con la gracia de su arte la obra de José, pues el espada de la Alameda de Hércules consiguió dar otra vuelta de tuerca al planteamiento gallista de la ligazón al alternar los terrenos de adentro y los de afuera, para eslabonar los pases en series, creando con aquella sucesión de muletazos un nuevo modelo de faena, que por su belleza halló una inmediata acogida entre público, que aceptaba entusiasmado ese toreo de mayor quietud, reunión y  armonía. La historia demuestra que si José y Juan fueron grandiosos y complementarios, no lo fue menos Chicuelo, que influyó decisivamente en el curso de la faena moderna, la que elevó a definitiva Manolete, que con su valor y regularidad implantó su estructura para que fuera adoptada por todos los toreros para manifestar su arte.

Consideramos que para hablar de la historia del toreo es necesario dejar a un lado las rivalidades entre Triana y Sevilla. El curso de la creación, implantación y desarrollo de la faena ligada en redondo tiene tres nombres propios: Joselito, Chicuelo y Manolete. 


Artículo de Antonio Luis Aguilera publicado en el blog Plaza de la Lagunilla

lunes, 14 de junio de 2021

Si Joselito no hubiera muerto en Talavera

Así hubiera sido Joselito si no muere en Talavera, según recreación de Antonio M-n (Imagen subida al grupo de facebook "Reunión gallista")


¡ Ojalá lo hubiéramos podido ver de mayor!

No sé si la historia del toreo hubiera cambiado mucho porque la simiente de Joselito dio frutos y muy largos. Ahí está y estará su toreo y su memoria de torero impar por los siglos de los siglos, pero...

Pero me hubiera gustado que José hubiera sobrevivido a la "corná" de Talavera y también:

Que hubiera toreado algunos años más dando lecciones magistrales.

Que se hubiera podido casar con Guadalupe.

Que hubiera formado ganadería para enseñarles a tantos "ganaduros" lo que es el señorío del buen ganadero.

Que se le hubiera visto por la Alameda de Hércules, paseando entre la admiración de los aficionados sevillanos, camino de la Macarena.

Que hubiera visto a Chicuelo con Corchaíto, pero también que hubiera visto torear a Manolete, a Pepín... y a Paco Camino.

En fin, me hubiera gustado (pues lo merecía) que hubiera muerto de mayor y en la cama como el Guerra, pero... lo que no puede ser no puede ser y además es imposible.

domingo, 13 de junio de 2021

Otro quiz... (1ª parte) La cuadrilla de Joselito


Cuando acabamos de resolver el quiz gallista (¿Quién es el torero que Achucarro confundía -o quería confundirnos- con Gallito?), me ha parecido interesante plantear este nuevo quiz (gallista también por supuesto (¡faltaría plus!).

Esta vez la cosa va sobre los miembros de la cuadrilla del menor de los Gallos. En concreto, los que, junto a José, aparecen en la foto de la entrada. Creo que son todos bastante reconocibles (y los han ido reconociendo los participantes de la "reunión gallista" de Facebook). Todos, menos uno.

No voy a dar los nombres de ninguno de los toreros de la foto, ni el de los reconocibles ni el de ese otro personaje que nadie parece reconocer, y eso que, para los aficionados cabales, los nombres de los banderilleros famosos resultan casi tan familiares como el de los grandes toreros. Citemos a algunos de ellos a vuelapluma: 

Matías Muñiz, Mariano Antón, Cuco, Lillo, Juan Yust, José Gómez (el primer Gallito), Juan Molina, Pablo Herraiz, Valentñin Martín, Paco Frascuelo, José Galea, Tomás Mazzantini, El Torerito, Manene, Mojino, El Patatero, Ojitos, Caniqui, Diego Prieto Cuatro Dedos, Calderón, Pepe Rodas, El Rerre, Vito, Luis González, Martín Recio, Montoliú, Curro Molina, Trujillo...

No nombro a ninguno de los que han hecho el paseíllo detrás de Josélito. Ya hablaremos de ellos. 

Pero vamos a lo que ahora nos interesa:

¿Quiénes son los que acompañan a Joselito en esta fotografía? Y sobre todo ¿Quién es este banderillero (el primero por la izquierda) sentado al lado de José y al que nadie parece conocer?