sábado, 22 de febrero de 2014

Cuaderno de notas (XI) La faena hecha o que lo vea Rita

 

De Coria a Sevilla-Martinez de Leon p. 187 001 - copia

Andrés Martínez de León en esta colaboración en el Ruedo el año 64 pone el dedo en la llaga de la estrechez de miras de muchos buenos aficionados que van a la plaza con “su faena hecha”

Existen aficionados de ojos perfectamente sanos que sólo ven er toreo con uno. De tener sien como Argos er resurtao sería esactamente er mismo.

Van a la plaza con su faena hecha –esa “faena hecha” que tanto critican ar torero- y estilo, personalidá o característica que no entra de lleno en er campo visual del único ojo de su gusto, no es válido. De antemano puede contar con un afisionao menos.

Lo curioso es que estas restricsiones óptico-taurinas sean enfermedá exclusiva de buenos aficionaos. Er gran público es mucho más fluido, más propisio a la novedá, la diversidá, lo diferente.

El afisionao fetén, una vez tragao er duro bastón de su faena única e intransferible, ya no puede mirar que en una sola direcsión:

- Hoy ha debutao un muchacho que puede ser torero. Ve a verlo.

- ¿Echa la pata alante?

- No. Pero…

-Ya no me gusta. Que lo vea Rita…

 

Andrés Martínez de León, “La faena hecha”. Colaboración en el Ruedo del 25 de agosto de 1964. Artículo publicado en el libro recopilatorio “De Coria a Sevilla pasando por Moscú” (1ª ed. Sevilla, Diputación de Sevilla, 1912. Pág. 187

8 comentarios:

POCHO PACCINI BUSTOS dijo...

José, hoy por hoy los que van con la "faena hecha", son los toreros del escalafón a los que llaman figuras.
Faenas preconcebidas y estándares, de manera que eso de que "cada toro tiene su lidia" no se cumple. Y para colmo de males, de espaldas no los podría distinguir.

Saludos,

POCHO

Jose Morente dijo...

Pocho:

Difícil decir eso de Morante (siempre tan creativo y variado en su toreo) o del Juli (cuya capacidad de ajustar milimétricamente su modo de torear a las condiciones de las reses es reconocida incluso por sus detractores más acérrimos, como por ejemplo es el caso de André Viard).

Incluso José Tomás, más proclive a imponer su toreo a los toros, dio en Nimes en septiembre del 2012 un recital de como se debe torear a 6 toros distintos, realizando 6 faenas distintas. A cual mejor.

Un cordial saludo.

PD: Y desde luego, los tres citados, son inconfundibles se les mire por donde se les mire. En mi opinión.

POCHO PACCINI BUSTOS dijo...

Coincido contigo en que José Tomas (toreando los mismos encastSe escogidos de los figurines a los que te refieres), está por encima de todos ellos.
El Juli y Morante tienen en común que acá en America han venido a "torear" moribundos novillos desmochados. Acaso lo que viene a hacer a América no cuenta?. No cuenta la estafa en esta parte del planeta?

Por cierto, lo que buscamos los toristas, no son cornadas y sangre, sino que se toreen todos los encastes, para llamarse TOREROS, y no sólo figuras.

Saludos,
POCHO

Jose Morente dijo...

Pocho:

Sobre lo que torean las denominadas figuras en Ámerica, poco puedo opinar pues no conozco como es la fiesta allí y el tipo de toro que sale habitualmente a las plazas.

Por lo de los encastes, estoy de acuerdo en que sería bueno que abrieran el abanico; no para llamarse toreros (es obvio que lo son) sino quizás para ser considerados "mejores" toreros.

Un abrazo

Anónimo dijo...

Aqui cabe lo de 'no hay peor ciego que el que no quiere ver'.

Jim Verner

Anónimo dijo...

Pocho, los espanoles que torean en Mexico torean Ganado como los mexicanos, y los mexicanos que torean en espana torean Ganado como los espanoles.
Jim Verner

POCHO PACCINI BUSTOS dijo...

Jajajajajaj, Jim . Tu ignorancia ofende.

Jose Morente dijo...

Creo que tener visiones distintas no debería desembocar en el comentario irónico (que, por otra parte tanto nos gusta a los aficionados) o en el despectivo (que es demasiado facilón).

Desde luego creo que JIm tiene razón cuando señala que el ganado que se torea en cada lugar es el mismo para los toreros de aquí o de allá.

Las diferencias no están tanto en la parte del Atlántico (o del Pacífico) en la que nos encontremos sino en la categoría de los toreros.

Y, en ese sentido, las figuras de aquí y allí tienen (digámoslo de forma benevolente) cierta tendencia a aliviarse como apunta Pocho.

Algunas imágenes de reses lidiadas en América no parecen alcanzar el mínimo que en cuanto presentación hoy se pretende. NO puedo juzgar el tema porque no conozco el trapío del resto de reses que allí se lidian. No tengo término de comparación.

Las figuras siempre se han aliviado en determinados sitios (no se puede hacer una temporada de 100 corridas toreando en todas partes corridones de plazas de primera) pero la globalización y la consiguiente difusión de imágenes de cualquier festejo en cualquier parte del mundo obliga a que no se pasen ciertos límites.

Eso deberían saberlo los que ocupan los primeros puestos del escalafón y actuar en consecuencia.

En mi opinión.

Saludos a ambos (Pocho y Jim)