miércoles, 25 de abril de 2012

Manzanares hace historia en Sevilla (otra vez) resucitando la suerte de recibir

 

image

El diestro José María Manzanares cita a recibir a Jerezano (5º toro de la corrida de Victoriano del Río) en la suerte de recibir

 

Sevilla. Plaza de toros de la Maestranza

Jueves, 19 de abril de 2012 Toros del Ventorrillo y uno de Montealto para Diego Urdiales, Iván fandiño y Saúl Jimenez Fortes

Viernes, 20. Toros de Victoriano del Río y toros de Cortés para Padilla, Manzanares y Talavante

Sábado 21 de abril de 2012. Toros de Garcigrande y Domingo Hernández para Fundi, Morante y Castella

 

Decíamos ayer…

Lo del fin de semana de pre-feria se ha convertido ya, por fuerza de costumbre, en gozosa cita anual con el mejor buen toreo.

El año pasado, por ejemplo (concretamente el 30 de abril de 2011) José María Manzanares hacía historia en Sevilla al indultar al –ya famoso- Arrojado de la ganadería de Núñez del Cuvillo.

Por ello, la ilusión con que fuimos a la plaza esos días era enorme.  Aunque, claro está, no tanto como para hacer presagiar que viviríamos en la Maestranza otra de esas tardes mágicas que jalonan la historia del toreo y que van recargando las baterías del aficionado como el toque oportuno de la muleta del torero recarga el depósito de la bravura del toro bravo.

Sin embargo, un año después (y un año más) se repitió el milagro y pudimos asistir a una tarde que no dudo en calificar de histórica por su conjunto pero sobre todo, para mí, por la definitiva recuperación (mejor diría, restauración) de la suerte de recibir pues de esa guisa mató Manzanares a sus dos toros.

 

Manzanares 17

Manzanares cuajó otra irrepetible actuación en Sevilla el día 20 de abril (Foto de Juan Carlos Muñoz)

No voy a hacer la crítica ni de esa ni de las otras dos corridas del fin de semana (para eso están otros medios) pero si me gustaría repasar y detenerme siquiera sea someramente en una serie de momentos de esos festejos sobre los que me apetece dejar constancia en este blog.

 

Con viento no se puede torear

Salió complicada la corrida del Ventorrillo el viernes de pre-feria pero, sobre todo, el viento que hizo toda la tarde no permitió ni elegir los terrenos más adecuados ni mover los engaños con la precisión que exigen el toro y el toreo modernos.

2012-04-19 Toro del Ventorrillo (Ali-roto)

Aunque la corrida del Ventorrillo estuvo bien presentada (se lidió completa) su comportamiento dejó mucho que desear. El viento tampoco ayudo nada. En la foto, el burraco que se lidió en quinto lugar: Ali-roto. Un toro muy escaso de fuerzas al que Fandiño fue toreando en distintos terrenos buscando el sitio propicio para que embistiera.

Como dijera Gregorio Corrochano una tarde en Jerez, en fórmula matemática, V+M = 0 lo que quiere decir que viento más mansedumbre es igual a cero.

Sin embargo, lo que son las cosas esa desapacible tarde vimos muy buen toreo o, al menos, buen intento de torear tanto por parte de Diego Urdiales, un lujo de torero, como por Iván Fandiño, siempre muy bien colocado ante el toro y con una firmeza tremenda.

 

2012-04-19 Urdiales (Foto Serrano)

Diego Urdiales. Es una garantía encontrarle en cualquier cartel por su exquisito concepto del toreo.

 

 2012-04-19 Fandiño (Foto Juan Carlos Muñoz

Mas firmeza no cabe. Fandiño como siempre dio la nota de valor sobrio y de magnífica técnica.

El novel Saúl además estuvo tremendamente valiente (yo diría que demasiado) que es lo que se le puede pedir por ahora a un torero de trayectoria profesional tan corta. Hizo además un sensacional quite.

2012-04-19 Saul quite (Foto Juan Carlos Muñoz

Valentía máxima. Los mejores mimbres para ser torero. Saúl Jiménez Fortes en un quite de infarto

A su primero (tercero de la tarde) lo picó, como pocas veces se ve picar, Tito Sandoval.

 

La dignidad de Padilla y del público sevillano

Magnífica la actitud de la plaza con Juan José Padilla en su reaparición en este coso después de la terrible cornada de Zaragoza del pasado año.

Y más magnífica aún la forma de aquilatar la actuación del torero, sin un aplauso de más que no se hubiera ganado por méritos propias. La plaza de Sevilla estuvo a la altura de la categoría humana del torero de Jerez quien firmó una más que digna actuación y que además, estuvo muy bien con el capote.

Padilla 04

Padilla, muy sereno, no sólo puso algunos buenos pares de banderillas (como se espera de este torero), sino que manejo los engaños , especialmente el capote, con solvencia

 

La cuadrilla de Manzanares

Resulta reiterativo pero necesario volver a mencionar (y lo mencionaremos cuantas veces lo merezca) la ya habitual sensacional actuación de la cuadrilla de José María Manzanares.

Manzanares no sólo ha recuperado la suerte de recibir sino el concepto de cuadrilla que impuso en el toreo Francisco Montes Paquiro en la primera mitad del siglo XIX.

La cuadrilla como grupo que trabaja en perfecta conjunción, todos con un mismo objetivo fue uno de los mayores logros del toreo decimonónico frente a la anarquía de épocas anteriores. Y es ese concepto, donde priman la táctica y la estrategia común, el que ha recuperado el torero alicantino a quien por ello, por derecho propio y por su recuperación de la estocada recibiendo, debemos considerar el mejor exponente del neoclasicismo torero en nuestros días.

2012-04-20 Manzanares y su cuadrilla

La cuadrilla de Manzanares. Sobran las palabras.

¿El año de Talavante?

No me gustan los profetas (sobre todo, los agoreros) pero ya puestos me atrevo a señalar que este puede ser el año de Talavante (si la espada que es su punto flaco le ayuda, claro).

El diestro extremeño se encuentra, hoy por hoy, en la vanguardia del toreo. Lo que hizo en Zaragoza con el toro jabonero de Núñez del Cuvillo o, sin ir más lejos, en Málaga, con otro toro de esa misma ganadería, es para prestarle la máxima atención por los matices de su propuesta en el toreo de muleta.

El viernes con la corrida de Victoriano del Río-Toros de Cortés estuvo tremendo aunque la plaza no le aclamó como merecía quizás por encontrarse el público bajo el impacto de las dos faenas de Manzanares. Y ello pese a la enorme enjundia que tuvieron sus faenas. La del sexto con un toro además bastante complicado.

No sólo eso sino que algunos de los mejores lances de la tarde los firmó este torero en un quite de suavidad infinita (al primer toro del lote de Manzanares). Quite que ahí quedó esperando quien lo mejore en esta feria.

 

Talavante 11

Talavante remata un quite de lujo.

 

No todos los toreros son iguales

Una incesante campaña de prensa viene empeñada en el desprestigio (injusto a veces) de los toreros y del toreo

No obstante, sería excesivo considerar al cuarto poder como único responsable del frío ambiente que hoy día se vive muchas tardes en las plazas de toros.

Diversas razones como la compleja situación económica que atravesamos o la falta de asombro ante las hazañas de los toreros (pues sus proezas son, por repetidas, archiconocidas) ponen al torero (a los toreros) ante una difícil tesitura pues tienen la obligación de sorprendernos casi cada tarde con cosas nuevas.

 

Talavante 08

Una vuelta de rosca torera. Talavante ejecuta la arrucina de los años 40 pero con el toro de hoy.

Paradójicamente, la variedad no nos interesa. Queremos que todos los diestros hagan la misma faena a toros de contextura muy distinta. Cada plaza tiene su criterio (muy cerrado) sobre el tipo de toro y el tipo de toreo que gusta.

Sin embargo, (como decíamos hace días y apostillaba Xavier Gonzalez Fisher) no todos los toreros son iguales ni todos participan de las mismas cualidades (valor, técnica y arte) en la misma proporción.

Viene esto a cuento porque la valoración de los diestros creo que hay que hacerla (además del toro al que se enfrentan) en función de sus propios planteamientos. No se trata ahora de ensalzar hasta el infinito a todos los toreros pero (“nadie es perfecto”) me parece más interesante destacar las virtudes de cada uno que ir buscando con lupa sus posibles carencias técnicas o estéticas.

Castella, por ejemplo, pasó por Sevilla como el torero valiente que siempre viene dispuesto. Y el sábado dio la cara ante un complicado (por agresivo) toro de Garcigrande lo que no siempre le agradecieron.

2012-04-21 Castella (Juan Carlos Muñoz)

Aunque no redondeó faena, Castella dio la cara en Sevilla la tarde del Sábado.

Por el contrario,. Morante, el mismo día, salió muy poco dispuesto. Casi derrotado de antemano. No tuvo su tarde. En este tipo de toreros, el público se enfada al nivel de sus expectativas. No importa. Ya llegará su momento y el mismo público que le increpaba hace unos días, pronto le sacará bajo palio.

 

2012-04-21 Morante (Juan Carlos Muñoz)

Morante estuvo poco dispuesto. La postura del cuerpo y las piernas lo delata.

 

El toro de Sevilla y los toros de Garcigrande

Muy complicada resultó la corrida del sábado. La corrida de Garcigrande. Tanto que salieron confundidos no sólo los toreros sino también parte del público y de la crítica.

La corrida no fue –por presentación- para tirar cohetes (al contrario) pero tuvo las complicaciones propias del toro de lidia cuando éste tiene más defectos que virtudes.

Sin embargo un crítico utilizaba en su crónica hasta ocho veces el adjetivo “gato” para calificar los toros de Garcigrande-Domingo Hernández, lo que no es de recibo. Como puntualizaba con acierto un aficionado de sol,  no hay que confundir toros con elefantes. Lo determinante en el toro (sin perjuicio de que debamos cuidar su presencia al máximo) es su comportamiento.

Bien es verdad que la movilidad del sexto (le tocó a Castella) pudo tapar algunos de sus defectos igual que el comportamiento del cuarto (un buen toro que lidió Fundi) tuvo sus matices. Pero, en general, los toros de Garcigrande cuando salen complicados (y los de Sevilla lo fueron en general) son muy complicados y nada fáciles de torear.

La prueba, la falta de éxito de la terna puesta a prueba por esa compleja corrida que tuvo mucho más que torear que lo que luego nos contaron algunos.

2012-04-21 Fundi derecha(Juan Carlos Muñoz)

Las embestidas de los toros del sábado tuvo su aquel. Esta ganadería (que sin embargo da toros magníficos) puede plantear serios problemas a los toreros cuando no salen buenos.

 

Fundi en los medios. Sobre la concesión de trofeos en la Maestranza

Un detalle. Las dos faenas de Fundi las planteó el de Fuenlabrada en los medios. Algo que venían reclamando los aficionados conspicuos días atrás y que el viento desaconsejaba y algo que luego –esos mismos aficionados- no agradecieron suficientemente al pundonoroso diestro de Fuenlabrada.

El público no. El público sevillano ovacionó al diestro y pidió con calor la oreja del cuarto de la tarde (segundo del lote del madrileño y toro de su despedida en Sevilla). Oreja que –sin embargo- la Presidencia no quiso conceder en actitud antirreglamentaria.

Actitud antirreglamentaria, pues la primera oreja la concede el Presidente a petición (mayoritaria) del público y en ningún lado señala el reglamento que, en Sevilla, no se puedan conceder orejas si no la piden los espectadores de los tendidos de sombra (concretamente de los tendidos Uno y Tres)

Pero lo cierto es que, cuando por allí no aparecen pañuelos, el diestro puede dar por seguro que no habrá premio, así se llame Joselito el Gallo o Juan Belmonte y haya tenido el mérito que haya tenido su faena.

Curioso y clasista criterio el del Presidente (en este caso Presidenta) de esta plaza (el sábado, doña Anabel Moreno) y de cuya responsabilidad es extensible, por nombramiento, el Delegado del Gobierno (en este caso, Delegada del Gobierno) de la Junta de Andalucía en Sevilla, doña Carmen Tovar.

Lo que se llama saltarse el reglamento a la torera. Porque pañuelos había aunque… en los demás tendidos.

Anabel Moreno

La presidenta, Anabel Moreno, incumplió el reglamento al anteponer sus criterios personales a los de la Plaza

 

Otro problema. La banda de música de Sevilla

Toreaba Fundi en los medios de la plaza al cuarto de la tarde y segundo de su lote, con extrema suavidad y valentía sin que el director de la banda tuviera el detalle de arrancarse con un pasodoble en honor del diestro que tantas corridas duras ha despachado (¡y de que modo!) en esta plaza.

Finalizaba la faena cuando por fin (mosqueados ya los espectadores por la arbitraria actitud del músico esta tarde y tantas tardes) la banda comenzó a sonar. Tarde y mal.

Fundi, más mosqueado aun que el público, pidió, en claro gesto, que dejasen de tocar. El director de la banda (¡hay que ser incompetente y desaprensivo!) no le hizo ni caso pues los músicos seguían tocando impasibles e insensibles.

El torero, ya muy airado, volvió a conminar a los de la banda que por fin no tuvieron más remedio que deponer su actitud y cesar en su molesto y grosero tachún.

Tenía toda la razón el diestro y ninguna los maleducados músicos. Ya venía siendo hora que alguien se plantara ante tanta prepotencia músico-taurina. Sólo espero que cunda el ejemplo y que la autoridad tome cartas en el asunto pues de seguir así más vale que se suprima la música durante las faenas como en su día se hizo en Madrid.

8429652006901_600

El crédito de la banda de música de la plaza de Sevilla se agotó definitivamente el sábado pasado. Fundi (tenía que ser un torero) puso en su sitio (que no debe ser nunca el de protagonista) a su incompetente y arbitrario director.

 

Punto y aparte. Manzanares y la suerte de recibir

Lo de Manzanares en la suerte de recibir merece un análisis mucho más detenido pues ya ha surgido la discusión o las discusiones sobre sus estocadas recibiendo.

Primera discusión que se plantean los aficionados (los aficionados siempre están proponiendo temas de discusión) es la de si fue mejor o no la estocada de Madrid (en los medios) o la de Sevilla (en el tercio pero con parón del toro a mitad de viaje).

La segunda es la incógnita sobre si el diestro sería capaz de propinar estas mismas estocadas con toros fieros y agresivos  y la tercera, que va al fondo de la técnica de esta vieja suerte dichosamente recuperada por el diestro alicantino, es la dificultad que presenta la estocada recibiendo sobre la estocada a volapié. ¿Es más difícil matar recibiendo, como siempre hemos pensado los aficionados, o no?

Lo indudable es que el torero ha puesto sobre la mesa un tema que estaba en el olvido y si ya el año pasado con el indulto a Arrojado planteábamos el debate sobre la bravura del toro en estas primeras décadas del siglo XXI, hoy la atención se centra en una suerte que ya todos creíamos irremediablemente perdida.

2012-04-26 Manzanares 05

La emoción de la suerte de recibir

Manzanares toreo bien, muy bien, con elegancia suma y manejando (atención al dato) con enorme precisión los tiempos del toro, llenando con su enorme prestancia los tiempos muertos de la faena. Pero el éxito del torero en la tarde del viernes de pre-feria se cimentó en las dos estocadas ejecutadas en la añeja suerte de recibir. Aquella en la que hicieron historia el simpar Pedro Romero, el preclaro Joselito el Chiclanero y el bravo Manuel Domínguez “Desperdicios”.

A estos nombres se une ya irrevocablemente (¡Y sólo han tenido que pasar algo más de cien años de historia del toreo!) el del elegante José María Manzanares.

 

Manzanares espera a pie firme al toro, que se para a mitad de viaje y al que mata de una sensacional estocada recibiendo

 

¡Honor y gloria al diestro que ha sido capaz de resucitar una suerte de tanta belleza como la suerte de matar recibiendo y al que deseamos que el dios Tauro guarde –por ello- muchos años!

13 comentarios:

La condesa de Estraza dijo...

Completamente de acuerdo con usted, suscribo palabra por palabra.

La condesa de Estraza

Jose Morente dijo...

Condesa:

Me place que coincidamos

Atentamente

malagueto dijo...

Manzanares mata bien y punto. Torea chotos engordados y nunca ganaderías duras.
Cuantos Miuras, Atanasios, Pablos Romeros, Prieto de la Cal o Santacolomas ha toreado en su vida??
Nunca echa la pata p¨alante, porque está cerca la femoral. Un fraude.
Según los sabios d ela tauromaquia, no adelantar la pierna, no es torear.
Los "aficionados", esos que saben de todo lo relacionado con el toro bravo, nunca denuncian esta carencia, así que esos "afionados", son unos pelagatos que se les llena la boca de falsa sabiduría.
Entrecomillo lo de aficonado, porque llevo 45 años buscando un título, un carnet o un documento que me oficialice como aficonado, en ningún sitio me lo dan. Así que cuando oigo la palabrita, me da la risa, igual que cuando escucho que se llena la Malagueta de gentes que piden orejas a gogó, pitan a los picadores, se tragan gatos con pitoncillos, blandos, sin casta y drogados.
Aún estoy por ver a la Malagueta vacía, el ruedo lleno de almohadillas, que abucheen al empresario o que bloqueen las puertas de la plaza como se hacía antaño. Esos sí eran aficionados, que sabían defender sus derechos.

Saludos

Jose Morente dijo...

Malagueto:

Plantea usted un par de cuestiones que me gustaría puntualizar.

Primero. Sobre Manzanares.

Me parece perfecto que usted opine como opina y creo que cada uno está en su derecho de opinar sobre cada torero y sobre cada ganadería lo que le plazca, lo que no quiere decir que, por ello, le asista la razón antes al contrario.

No comparto, no podía ser de otra forma, sus descalificaciones que estimo no sólo exageradas sino totalmente erradas. Ningún toro de cuatro años es un choto ni el toreo de ningún torero puede calificarse de fraude pues todos los toreros arriesgan su vida (lo que no hace el espectador sentado en un tendido).

Y desde luego no comparto, en absoluto, su afirmación de que "no adelantar la pierna no es torear".

Creo que cualquier generalización en un tema tan delicado y complejo como el toreo es harto discutible y difícilmente sostenible (Por muchos “supuestos” sabios que "supuestamente" corroboren su tesis).

Creo que, al contrario, este concepto aplicado con carácter general, como usted pretende aplicar, se convierte en un tópico absurdo y manoseado, como ya hemos señalado reiteradamente en este blog (Donde hemos tratado esta cuestión reiteradas veces)

Segundo. Sobre los aficionados.

Como usted dice nadie es quien (ni usted ni yo) para repartir carnet de aficionado. Creo que tampoco nadie es quien (ni usted ni yo) para negar la condición de aficionado a quien lo sea.

Y, desde luego, nadie deja de ser aficionado (en mi opinión) por disfrutar y pasar un buen rato en los toros. Al contrario.

En cualquier caso, SI para ser buen aficionado es necesario ir a la plaza, amargado y provisto de escuadra y cartabón para no dejar pasar una, extremando el rigor con toreros, ganaderos y empresarios, increpando a unos y otros y arrojando almohadillas al ruedo para defender no se sabe bien qué derechos, como usted propone, entonces yo...

…Entonces yo (en ese caso) prefiero NO ser considerado aficionado a los toros.

Atentamente

malagueto dijo...

Es mi opinión y no me bajo del burro. Yo no voy a ninguna plaza de toros amargado.
Existen unas reglas que se deben cumplir. Si me engañan en los toros y los toreros hacen lo que les da la gana, debo exigir un respeto porque he pagado un servicio que no se me da.
Hace 8 años que no compro una entrada de la Malagueta, a mi no me engañan cuatro analfabetos. Casos del "Marqués de Fuengirola"" y Puche de los de antes y ahora Chopera va por el mismo camino.
Aún quedan plazas donde no salen chotos engordados ( aunque a ud no le guste la frase),pura metáfora.
En cuanto a arriesgar la vida, eso es un soberano cuento. Arriesga la vida un pobre albañil en lo alto de un andamio.
Lo mismo arriesga la vida Rafaelillo, que Manzanares. Mis respetos para los que de verdad se juegan la vida ante TOROS y mi desprecio hacia esas cosas mal llamadas figuras, que son unos caras duras y ganaduros.

Después de leerle varias veces, me ha convencido que ud es integrante de la "maza" de la Malagueta. Toreo postmoderno y cabritas en el ruedo.

Saludos

Jose Morente dijo...

Malagueto:

Es su opinión y es muy dueño de bajarse o no del burro, como dice usted mismo, pero yerra y se equivoca cuando enjuicia mis gustos como aficionado.


A diferencia de usted, yo disfruto con el toreo elegante y artista a un toro bravo pero de infinita nobleza tanto como disfruto con el toreo valiente y heroico ante un toro fiero y encastado (que es el único que a usted parece gustarle) y también me emociono con el toreo de dominio del diestro que –con su inteligencia- es capaz de corregir las complicaciones –sea cuales fueren- de las reses que le tocan en suerte.

Reducir el toreo a un sólo palo, como usted creo que hace, es una opción como otra cualquiera pero en mi opinión negativa pues se reducen nuestras posibilidades de disfrute en una plaza de toros, lo que no tengo nada claro que merezca la pena (antes al contrario)

Creo que se equivoca (como tantos otros aficionados) al pretender convertir “su” criterio personal, sobre como hay que torear, en verdad absoluta (verdades absolutas no creo que existan) pues si respetable es enfrentarse a un toro fiero también lo es torear con belleza al toro noble o con inteligencia lidiadora al complicado.

No olvide que existe una verdad en el valor pero también hay verdades (si bien de distinta indole) en el arte y en la inteligencia.

Atentamente

Vazqueño dijo...

Un poco tarde pero me gustaría hacer algún apunte sobre Manzanares en relación a las preguntas que plantea.

Doy más mérito si cabe a la estocada de Madrid que la segunda de Sevilla (la que aparece en esta entrada si no me confundo)por una razón sencilla y es que la de Sevilla fue aprovechando la querencia del toro a tablas, ardid muy inteligente de Manzanares que hay que valorar, pero no alcanza las cotas de dominio como estoquear un toro en el centro del platillo, donde el toro pesa mucho más puesto que no hay terrenos de referencia, como hizo en Madrid matando en los medios.

Manzanares está haciendo algo histórico con la espada, no cabe duda, si tengo que poner algún reparo sería la colocación al realizar la suerte de recibir en momentos puntuales que podría ser algo más enfrontilada y así el toro no arrancaría en línea recta, sino obligándolo a realizar el recorrido que dictara la muleta del espada, que también asumiría más riesgo al encontrarse en la rectitud del toro. Eso, y retrasar al máximo el pasito a un lado al clavar el estoque supondría en mi opinión alcanzar la cota máxima como estoqueador en la suerte de recibir a lo largo de la historia, sin restar mérito a lo que se ha visto hasta ahora, puesto que los aficionados hemos tenido el privilegio de ver en la plaza un proceder que al leer en los tratados parecía más fábula que realidad.

Tal es el nivel alcanzado por Manzanares, que incluso usted se plantea si es más fácil que matar a volapié. Sigo pensando, como siempre se ha hecho, que recibir es más difícil y tiene más mérito. Como ya se comentó acertadamente en anteriores entradas de este blog, es una suerte en la que se torea mientras se finiquita al toro, el torero aguanta firme la embestida, lo lleva embebido en la muleta y clava el hierro con el animal en movimiento.
Aparte hay matizes como las condiciones de la res y los terrenos donde se realiza la suerte pero en general pienso que es más complicado matar recibiendo.

Un abrazo.

Jose Morente dijo...

Vazqueño:

Poco hay que añadir a sus matizadas y más que razonadas precisiones sobre la estocada recibiendo.

No obstante y por el puro placer de debatir sobre una suerte tan interesante me gustaría comentar un par de cosas.

Primero. No ví en directo la estocada de Madrid, sin embargo son ya varios los buenos aficionados que la estiman de más mérito que la de Sevilla precisamente por los terrenos en que se ejecutó aquella. Así será, pero por supuesto sin perjuicio de destacar y encomiar (como usted hace)la inteligencia torera del diestro que es capaza de jugar adecuadamente con los terrenos y demuestra ese conocimiento de las reses que tanto valoramos.

Segundo. Coincido con usted en que la suerte de recibir entraña más mérito y es más dificultosa que la estocada a volapié. No en balde, esta última aparece como recurso para los toros que no parten.

Sin embargo, es tal la seguridad con la que este diestro ejecuta la suerte de recibir que a mí se me planteaba esa duda pues me da la paradójica impresión de que Manzanares encuentra hoy por hoy más fácil matar en la suerte de recibir que a volapié.

Un fuerte abrazo

Anónimo dijo...

Querido josè,
solo ahora veo esta entrada.
Como ya te dije en persona la estocada de Madrid fue para mi màs importante y superior a la de Sevilla por lo que aquì se ha dicho y porquè si no me equivoco tuvo que esperar un pco màs a que el toro arrancara.
Y tambien creo fue superior la de marzo en Valencia (siempre en los medios) porquè el torero tuvo que llamar al toro dos veces).
Ademàs no hay que olvidar (aunque la plaza no es de primera) la de Jerez en 2011 cuando Manzanares matò recibiendo por primera vez en el centro del ruedo (lo hizo antes en Olivenza pero no en los medios) y lo consiguiò despues de llamar seis veces el toro con la muleta (y sin irse de la cara del toro).
Y no creo que para Manzanares sea màs facil matar recibiendo ya que desde muchisimas tempodas ha matado perfectamente al volapiè recibiendo premios para a la estocada de la feria en todas las plazas.
Abrazos y enhorabuena por tu blog!


Paolo

Jose Morente dijo...

Paolo:

Recapacitando sobre las estocadas recibiendo de Manzanares caigo en la cuenta de que a cada aficionado le parece mejor aquella que vió en directo. Los tres o cuatro amigos que consideran de más mérito la estocada de Madrid, estuvieron en Madrid.

Esto pone sobre el tapete un tema importante y es que los toros hay que verlos en directo (si se puede, claro) pues la impresión y el deleite es mayor.

Aparte de esto, la estocada de Madrid en los medios parece modélica por los terrenos y la perfección de su ejecución. La de Sevilla es para mí muy interesante porque vistas las condiciones del toro muy paradao y rajado no era en mi opinión toro para matarlo recibiendo (aunque Manzanares se empeñó en demostrar y demostró lo contrario). Además, destacó la firmeza del torero en ver venir al toro (que se paró a mitad de viaje) una cualidad que MOntes destacaba en su tauromaquia como de las más importantes.

Tuvo importancia ocmo la tuvo la estocada de Jerez -tambien en los medios y de la que si pude disfrutar en directo- a un toro intolerante al cite (el diestro tuvo que llamarlo varias veces antes de que le arranacara).

Parece también que hay consenso entre los aficionados en considerar más dificil la estocada recibiendo. Sin restarle mérito alguno (antes al contrario) me gustaría saber qué es lo que piensa el propio diestro sobre esto.

Un fuerte abrazo

Anónimo dijo...

Sin duda alguna, vivir una corrida en directo es otra cosa. Y esto es uno de los aspectos que hacen grande la fiesta!

Pero a mi me impactò màs la de Valencia que la ultima de Sevilla y ambas no la vì en vivo, què le vamos a hacer!
Quizàs serà porque la de Valencia fue en los medios y a mi todo lo que ocurre en los medios me parece màs meritorio.
De todas formas Manzanares matò recibiendo en tablas y con toros que tardaron en acudir al cite en otras muchas ocasiones: en Sevilla el Domingo de Resurreciòn pasado o en Barcelona en la penultima tarde o en Malaga a un toro de la Quinta (era entre tablas y medios, mas precisamente).

Ademàs se me olvidò mencionar de sus estocadas màs destacada, la de Bilbao 2011 al sobrero del Pilar(un mastodonde de 700kg) casi en los medios y con el toro tardando mucho...

De todas formas, hay que alegrarse que se haya recuperado esta suerte.
Pero me da la impresiòn que muchos no valoren tanto como se merecerìa el merito de Manzanares en matar recibiendo (siendo esta la màs dificil forma de exejutar la "suerte suprema" y "el momento de la verdad").

Si fuera màs facil matar recibiendo porquè otros matadores no lo hacen? O si lo hacen no lo consiguen casi nunca?

Un fuerte abrazo,

Paolo

Jose Morente dijo...

Paolo:

Sabía que era usted un muy buen aficionado, pero no hasta donde alcanzaban sus conocmientos taurinos que -visto lo visto- no dudo en calificar de enciclopédicos.

Cerremos pues el tema de Manzanares en la suerte de recibir con estas conclusiones:

Primero. La suerte de recibir es la de más díficil ejecución y la de más mérito cuando se ejecuta como la realiza este diestro. Si además se eleigen los medios como terreno para su realización, la cosa alcanza niveles impresionantes.

Segundo. Manzanares es -sin lugar a dudas- el diestro de la historia que con mayor aisduidad ha frecuentado esta dificil suerte. Excluyo a los toreros de los primeros tiempos cuando la suerte era habitual pero desde Dominguez hasta acá nadie ha matado recibiendo con la frecuencia y perfección del torero de Alicante.

Tercero. Es tal la perfección con la que ejecuta la suerte este diestro que "aparentemente" no parece complicada (y, sin embargo, lo es). Al contrario, a mi me llama la atención la facilidad con la que la ejecuta por eso me preguntaba si para el no resulta hasta "fácil" (esto de fácil hay que ponerlo entrecomillado, claro) matar recibiendo.

Por todo ello, no dudé en calificar de histórico ese hecho, tanto por las estocadas de Sevilla como por las que viene propinando en todas las plazas.

Desde luego y, por si quedara alguna duda del mérito enorme que encierra la ejecución de la suerte lo mejor será dedicar una entrada del blog y poner los puntos sobre las íes.

Un fuerte abrazo

Anónimo dijo...

Gracias, pero tampoco es para tanto! Como decia Sócrates, solo sé que no sé nada!
Espero leer pronto una proxima entrada tuya sobre la suerte de matar.
Abrazos,

Paolo