viernes, 29 de abril de 2011

Los Victorinos de Sevilla, salvados por la campana

por Clarito

_mg_3096

Mala corrida de Victorino en Sevilla, que iba camino del despeñadero (El Cid desaprovechó su segundo toro, encastado, que le vino largo) pero que se salvó por la faena de Salvador Cortés al noble toro sexto.

Presentación de los toros

Muy justos de presencia, nada aparatosos, aunque, eso sí, en el tipo de la casa, salieron los Victorinos ayer jueves en Sevilla.

En cuanto a comportamiento, la corrida estuvo en línea de los dos últimos años: decepcionante, baja de casta y raza, pero con la diferencia respecto a las temporadas anteriores, del buen sabor de boca que dejó el toro sexto.

Los toreros

El Cid estuvo sensacional con el capote toda la tarde. Dio una lección de como se torean estos toros que son tan difíciles de manejar de salida y con los que creo que es preferible ir enseñándoles a embestir que intentar lucirse. Como le pasó a Salvador Cortés, cuando intentó y no pudo hacerle un quite al segundo de la tarde.

_mg_2935

Con el engaño muy bajo, con mucha suavidad y toreando con eficacia con los vuelillos del capote, lo que hizo el Cid de capa en sus dos toros tuvo mucha enjundia.

_mg_3215

Como enjundia tuvo el desplante entre chulesco y torero del Boni al banderillear al quinto, toro que no se dejaba.

Sin embargo, el Cid con la muleta no me terminó de convencer, le vi con exceso de precauciones y acabó algo afligido con el encastado quinto.

_mg_3256

Padilla, estuvo firme, pero pechó con un mal lote que además no tenía por donde entrarle. Sin embargo, consiguió torear con temple de salida a uno de sus toros, banderilleó sin excesiva brillantez pero con eficacia (lo que no es poco con este ganado) y estuvo más que digno con la franela.

_mg_2859

Salvador Cortés, pese a que su concepto vertical y estático del toreo (¿Verdad, amigo Vazqueño?) no es el más adecuado para el toro complicado como fue el primero de su lote, estuvo valiente toda la tarde y además, entendió a la perfección al nobilísimo toro sexto (que era de aquellos que los antiguos revisteros comparaban con las Hermanitas de la Caridad por su tranco tan bondadoso).

_mg_3302

Salvador Cortés brindó a su hermano Luís Mariscal aun no totalmente repuesto de la tremenda cogida del pasado año.

La faena tardó en coger vuelo –todo el tiempo que el torero tardó en empezar a torear con la mano izquierda- pero las tandas de naturales fueron sensacionales.

_mg_3323

Entendió por ese lado muy bien al toro, llevándole muy despacio, lo que no era fácil, ya que el toro iba a paso lento (me recordó el estilo del toro mexicano, que parece que se va a parar en cualquier momento). Hay que tener mucho valor para torear así al natural, y eso pese a que la noble embestida no transmitiera sensación de peligro.  Fenomenal el torero. Además mató muy bien, de pinchazo en lo alto y estocada hasta la empuñadura.

_mg_3327

_mg_3329

_mg_3338

La suerte de matar

Sobre la estocada es digno de justicia reseñar que ayer se realizó la suerte de matar con mucha eficacia y dignidad. Ayer se mató muy bien. Para mí gusto, destaco la estocada del Cid al quinto, que corrobora lo que me comentaba mi amigo Juan Manuel del Pozo en la plaza: la estocada es –en cierto modo- punto y aparte de la faena de muleta. Dicho de otra forma, aunque la faena no sea lucida o buena, casi siempre se puede matar bien (o cuando menos intentarlo). Como hizo el Cid, que dio una estocada sensacional a un toro con el que no había estado bien.

_mg_2911

  Padilla también mató muy bien. Estocada en la cruz

4 comentarios:

Vazqueño dijo...

Se agradeció mucho la tarde que echó la terna con la espada, eso cambia notablemente la percepción del festejo. Hubo ejecuciones más ortodoxas que otras pero ver esos estoconazos en los rubios es un gustazo.

Preocupa el estado que Victorino atraviesa desde hace un tiempo, ayer me decepcionó nuevamente, ni encastados en alimaña ni encastados en bravo, el segundo fue el más parecido a lo que es esa ganadería. Muy raro que se dejaran en el capote y se pararan en la muleta, tampoco es muy de Victorino. A mi me pareció una corrida muy terciada para Sevilla, a los toros les faltaban las barbas, no digo kilos ni tamaño, sino cuajo de toro.

Cortés bastante hizo con el rajado tercero, echó buena tarde aunque no es torero de mi devoción.

Saludos.

Jose Morente dijo...

Vazqueño:

No tengo nada que añadir a su comentario ya que estoy de acuerdo con usted al 100% (eso sí, sin que sirva de precedente). Lo de Victorino efectivamente empieza a ser preocupante: Para mi gusto el sexto fue demasiado noblote.

Un abrazo.

Bebe Chico dijo...

El segundo de El Cid murió en la plaza porque El Cid lleva la mejor cuadrilla. En otras manos ese animal tan blando habría caído varias veces y habría sido muy protestado. La forma en que Alcalareño y Boni sujetaron al toro en el tercio mientras salían los picadores y se situaban en sus puestos es uno de los mejores momentos de una tarde marcada infaustamente por la constatación de la ruina en la que se encuentra Victorino.

Un abrazo.

Jose Morente dijo...

Bebe Chico:

Si no la mejor cuadrilla, pongamos que una de las mejores, para que no se molesten otros toreros. Efectivamente, la lidia de ese toro fue un momento importante de esta feria. Otro detalle sobre el que no sé si estará de acuerdo y que le comento pues me consta que ha visto usted varias de las corridas de Sevilla: Estoy observando que las cuadrillas sujetan al toro en el tercio, mientras salen los picadores, sin llevarlo al burladero (o sea sin capotazos ni derrotes inútiles) lo vimos el día del Cid y lo hemos visto otras tardes. Parecerá un detalle menor, peor a mí esto me parece muy importante. No sé si usted ha observado o no lo mismo.

Un fuerte abrazo