domingo, 23 de abril de 2017

Olor, color y sabor en el toreo de Saúl Jiménez Fortes

Por Jose Morente

La faena de Fortes el pasado Sábado de Gloria en la plaza de toros de Málaga tuvo el olor, color y sabor de las cosas buenas de esta tierra. En la imagen, vista de la Malagueta en  la pasada feria de agosto.
La corrida del pasado Sábado de Gloria en la Malagueta, dejó un cierto regusto salobre en el paladar del aficionado por el pobre juego de las reses de Torrehandilla/Torrehebreros. Algo que al parecer viene siendo la tónica este principio de temporada.

Sin embargo, la tarde la salvaron la alegría a caballo de Diego Ventura, el buen oficio y buen hacer de Antonio Ferrera y, sobre todo, el gran toreo del que hizo gala Saúl Jimenez Fortes.

No pudo coger la faena la altura y grandiosidad de aquella otra del pasado agosto que le valió el premio del capote de paseo que otorga el Ayuntamiento a la mejor faena de la feria pues este toro no fue como el de entonces, pero si tuvo su trasteo de muleta el "olor, color y sabor" de las cosas buenas de esta tierra.

Y es que Saúl deslizó sobre la arena de la Malagueta, en una faena medida y enjundiosa, ese toreo desde arriba y con los vuelos que poco a poco empieza a ganar la partida al toreo encajado tan en boga en los últimos tiempos. Saúl lo hizo todo con suavidad y valentía

Pero no con la valentía del alarde sino con esa, menos evidente pero más torera, que se necesita para torear tan despacio y dando tantas ventajas a los toros.

Ese es el Saúl valiente que más me emociona,

¡Torear! ¡Sólo eso, torear!

Tauroteca.
A la faena de Fortes en la Malagueta le he puesto la música de "Lagrimas Negras" versión Diego el Cigala porque la letra refleja muy bien el reproche que este gran torero podría hacer (y que el nunca hará pero yo sí) a los aficionados y taurinos por no darle el sitio que, en mi opinión, merece.

Aunque tú me has echado en el abandono,
aunque tú has muerto todas mis ilusiones,
en vez de maldecirte con justo encono
y en mis sueños te colmo, 
y en mis sueños te colmo
de bendiciones.

Sufro la inmensa pena de tu extravío,
siento el dolor profundo de tu partida
y lloro sin que sepas que el llanto mío
tiene lágrimas negras,
tiene lágrimas negras
como mi vida.


1 comentario:

Jos Castro dijo...

Pedazo de torero!
Pedazo de cantante!
Nunca había escuchado esta versión, hoy en la noche descorcho un vino y enciendo un habano con esta canción de fondo.

Gracias José!