miércoles, 3 de agosto de 2016

Cuaderno de notas (XCVIII) Necesitamos una nueva Tauromaquia

Hoy torear es llevar al toro toreado, templado, dominado (Miguel Ángel Perera en las Ventas con un toro de Adolfo Martín-Foto de Juan Pelegrín-Web de las Ventas)
Las Tauromaquias antiguas y gran parte de las tenidas por modernas, sólo por la época de su aparición y no por el contenido, resultan insuficientes, porque la mayoría de sus preceptos, reglas y normas, que hasta hace poco han tenido el valor de clásicas, están basadas en una concepción o visión del toreo distinta a la moderna.

Nos falta, pues, una tauromaquia verdaderamente moderna, en la que se rectifiquen algunos preceptos de la antigua y se introduzca los temas que ha traído el nuevo estilo. No se puede juzgar el arte de una época situándose en otra distinta.

Se dirá que cuando el arte es verdadero rebasa las épocas y tiene un valor permanente. Cierto. Pero no lo es menos que los elementos de expresión son distintos. Hoy no sería posible escribir el Quijote con los mismos elementos idiomáticos de hace tres siglos, Como no sería posible -posible, sí, pero no aceptable- trastear un toro a la manera de Curro Guillén.

El toreo moderno, al acortar las distancias y retardar la velocidad de las suertes, haciéndolas más lentas y pausadas, ha cambiado no sólo de fisonomía, sino de estética

Hoy torear no consiste simplemente en arrimarse y dejar pasar al toro suelto, sino llevarlo toreado, templado, dominado.
ALCÁZAR, Federico M. "Tauromaquia moderna-Primer tomo. Del toreo" (1ª ed., Madrid, Sucesores de Rivadeneyra, S.A.,1936. Págs. 239 y 240)


2 comentarios:

Jos Castro dijo...

Pareciera que fuera escrita en estos días.

Jose Morente dijo...

Jos Castro:

Totalmente de acuerdo. Las tauromaquias suelen explicar toreos anteriores cuando lo interesante es que describieran y explicaran la forma de torear de cada momento presente.

Un saludo