miércoles, 17 de agosto de 2016

Así está el toreo

Por Jose Morente


Así está el toreoEl quite de Roca Rey en San Sebastián (Fotografía de André Viard para Aplausos)

Mientras los agoreros, de dentro y de fuera, siguen empeñados en destruir el tan trabajado y centenario edificio del toreo, los buenos toros y los buenos toreros son la única garantía de continuidad de esta fiesta hecha a base de mucho sudor, mucha dureza, mucho riesgo y mucha (a veces, demasiada) sangre.

No se muere el toreo. Cuestión distinta es que sean tantos, fuera y -repito- dentro, los que, movidos por intereses bastardos, estén empeñados en apuntillarlo.

Pero, por suerte para los aficionados desprejuiciados y los públicos entusiastas. el toreo, el buen toreo, y pese a quien pese. está pletórico y goza de una espléndida salud. 

A las pruebas (la prueba es, en este caso, este espectacular y espléndido quite de Andrés Roca Rey en San Sebastián, publicado en youtube por jabonero claro), nos remitimos.


9 comentarios:

Sebastian.A dijo...

Buenas tardes

Una consulta

A quien se refiere con los de dentro?


Una apreciación.

No cree que hablar en esto del toro en términos de bueno (y por lo tanto malo) no es lo más correcto? si lo que queremos es arrojar algo de luz.
Es decir los toros y toreros tienen atributos nobles, valientes, bravos, mansos....

Luego cada uno ve si le gusta y entrtetiene más una y otra cosa

Hablar de bueno y malo lo haría un aficionado dogmático que considera sus gustos verdades absolutas y por lo tanto el gusto de los demás como incorrecto.

Un saludo

Jose Morente dijo...

Sebastián A,:

Muy sencillo los de "dentro" a los que aludo son aquellos que se llaman aficionados y lo son pero no del toreo sino de sus dogmas, de sus prejuicios y de sus convicciones excluyentes y denigratorias con todo lo que no les gusta. Son esos aficionados que no respetan a quienes no piensan como ellos, ni transigen con los toreros que no torean como ellos piensan que se debe torear. Esos que están "dentro" pero que causan tanto o más daño al toreo que los antitaurinos que están "fuera".

Por lo que respecta a toreo "bueno" o "malo", aclaro que no he utilizado el segundo adjetivo (malo) en ningún momento. En cualquier caso, lo que me interesa recalcar es que existen muchos modos de torear (No uno sólo como pretenden algunos) válidos y elogiables. Y, sobre todo, que no me parece de recibo es que hoy se venda como toreo "malo" lo que siempre ha sido considerado "buen" toreo.

Un cordial saludo.

Sebastián.A dijo...

Buenos días.

Habría que definir a que daño se refiere, yo creo que de todos los actores que hay en esto de los toros ese aficionado es la menor parte de los problemas.

Plazas cerrándose, plazas con poco público, de eso tiene únicamente la culpa ese tipo de aficionado? que por otra parte son cuatro.

No serán mas culpables unos empresarios cortoplacistas que no han fomentado su espectáculo y unos toreros también cortos de miras, buscando únicamente su interes propio sin ver mas allá de las consecuencias de sus acciones?

Referente a lo bueno y aunque no se refiera, claro que queda implícito lo malo.
Sería mas adecuado hablar de toreo bien ejecutado y por supuesto que mal ejecutado.

Por lo que no existe el toreo bueno (o malo) dado que todos tiene su sitio si no el que se ejecuta de forma correcta o no, pero nada tiene que ver con su validez.

Y en cuanto a los toros no considero ninguno bueno o malo si no, mansos, bravos, nobles, encastados etc etc.... de manera que darán mas o menos opciones a las diferentes maneras de torear.
Luego ya cada torero con su pericia aprovechara las muchas o pocas opciones que le deja el toro.

Para mi hablar de bueno y malo (fuera de un ambiente distendido) es perverso porque uno define lo bueno y aunque sea implicitamente el resto queda como malo y claro como va a defender alguien que le gusta lo malo?


Un cordial Saludo







Anónimo dijo...

Buenas tardes señor Morente. Los dogmas, no hacen daño, por mucho que le ponga usted empeño. No. Lo que hace daño, es ver los animalejos,a los que se enfretaron el Juli, y Tomas. Indignos. Me imagino que habra visto los Fuente Ymbros, muy correctos, incluso los Zalduendos. Pero los animales del gran dia, una verguenza, y eso es lo que hace daño. Me gusta leerle, pero la cruzada que usted tiene no se contra quien y por que, da que mal pensar. Y le seguire leyendo, por que me gusta leerle, pero, huele.
Estaria bien cruzar unas palabras con usted en vivo y en directo, con una kaña de por medio, seguro que no seriamos tan antagonistas, seguro.
Un cordial saludo señor Morente.
Kaparra

Jose Morente dijo...

Sebastián A.:

Cada uno tiene su opinión y la mía creo que está muy clara.

Y no creo que el aficionado sea el menor problema de la Fiesta ni mucho menos.

Desde luego, la crisis económica afecta y gravemente y la inadecuación de las estructuras empresariales también. Lo he dicho y repetido muchas veces.

Pero si a ese contexto tan poco favorable, le unimos un aficionado dogmático y fanático, incapaz de valorar y entender lo que de bueno tiene el toreo de hoy, lo que tiene delante de sus narices y empeñado en desjerarquizar el toreo para jerarquizarlo a su modo y manera, el desaguisado es mayúsculo.

Un cordial saludo


PD: En lo que estoy de acuerdo con usted es en considerar que definir lo bueno como lo que a uno le gusta y lo malo como lo que no nos gusta (que es precisamente lo que, para mí, caracteriza al aficionado dogmático), es verdaderamente perverso.


Jose Morente dijo...

Kaparra:

Pues, lamentablemente, no puedo estar de acuerdo con usted. Tampoco creo que avanzáramos mucho con una caña delante.,, Que avanzáramos mucho en ponernos de acuerdo porque de lo que si estoy seguro es que avanzaríamos mucho en pasarlo fenomenal echando un rato magnífico hablando y discutiendo de toros. Espero que, pronto, podamos tener ocasión.

Me gustó la corrida de Fuente Ymbro, aunque muy rajada, y también la de Garcigrande a la que los toreros, Tomás y el Juli, le supieron buscar las teclas emocionando al público, algo que no llegó a ocurrir al mismo nivel el día anterior, pese a la exquisita faena de Urdiales y a la alegría y variedad del toreo de Adame, muy seguro y sobrado.

El Juli estuvo hecho un jabato con una casta y una ambición que si resultan lógicas en quienes empiezan, sorprende en quien tantos años lleva en esto.

Tomás dio la mejor versión de si mismo toreando al natural con los vuelos de forma suave, relajada y entregada.

Ambos toreros me gustaron mucho. Los toros de Garcigrande como he dicho,(y salvo el sexto) también pues posibilitaron ese toreo. Es el de Garcigrande un toro que tiene poca presencia y que engaña mucho pues la mayoría de las ocasiones suele ser complicado de torear aunque desde el tendido no lo parezca. Creo que es un tipo de toro que le va muy bien al Juli, por su poderío, y no tanto a otros toreros de corte más artístico (caso de Morante en Málaga que antes de ayer estuvo fatal. espero que hoy nos compense).

En cualquier caso, son estos matices que, como usted dice, se hablan mejor delante de una caña de cerveza que en un comentario a pie de página en un blog.

Por lo que respecta a la cruzada en la que usted dice estamos inmersos, yo lo veo de forma diferente. Radicalmente diferente. Para mí la única cruzada que hay en el toreo, es precisamente la de esos aficionados dogmáticos e intransigentes (talibanes les llaman), empeñados en sostener que sólo es posible un tipo de toro y un único modo de torear y que se suele manifestar de forma inmisericorde y descalificadora, en la plaza y fuera de ella, contra todo lo que se aparta de su modelo ya sean toreros, ganaderos u otros aficionados. Una cruzada, a veces, bastante grosera y maleducada, que no se justifica, se mire como se mire. No entro en si esos planteamientos responden a intereses bastardos o no pues yo no soy nadie para juzgar a nadie pero lo que si afirmo es que carecen de ecuanimidad, rigor y objetividad.

Creo que el toreo es más amplío y variado. Que existen muchos conceptos de toreo válidos y defendibles y que reducirlo todo a un problema de buen o mal toreo (como se suele hacer y ese es precisamente el debate que estamos sosteniendo con Sebastián A.) es simplificar lo que no no se debería simplificar.

Bien están los gustos pero hay cuestiones básicas y de mínimos que no son discutibles pero que, sin embargo, hoy por hoy, se niegan y discuten.

Un cordial saludo.

Sebastian.A dijo...

Buenos días.

Su visión de lo que no es público es complaciente y la que se refiere a este último es implacable.

Aunque tenga razón, es decir, el espectáculo es maravilloso, el problema es que el público no lo sabe apreciar, tampoco sería correcto.

Lo correcto es, el espectáculo es maravilloso pero no lo sabemos promocionar ni ponerlo en valor, de manera que no valemos para llenar la plaza y encima parte del público no nos entiende.

Esto no es contexto es responsabilidad de los que tienen capacidad de:
Promocionar la fiesta
Explicar/ponerla en valor
Y esos no son el público ni menos los pocos aficionados a los que usted se refiere


Pd. Yo no hablo del buen toreo, eso lo hace usted, no cabe hablar del buen toreo porque todos son buenos pero si procede hablar de que todos esos buenos toreos se pueden ejecutar mejor o peor.


Un saludo


Un saludo.



Jose Morente dijo...

Sebastian A.:

Yo no digo que el espectáculo sea maravilloso sino que, en muchas ocasiones, lo juzgamos negativamente por parámetros y criterios que no son de esta época.

En mi opinión, eso es un error.

Un cordial saludo

RAMIRO MARTINEZ NUÑEZ dijo...

Don Sebastian por favor,no intentemos llevar las cosas a donde no pueden ir,por suerte o por desgracia el concepto de bueno y malo es aplicable en el arte del toreo como en cualquier tipo de arte... Y que es bueno o malo?eso se mide proporcionalmente para que trascienda al subjetivismo,es decir un toro o un torero al que una gran mayoria no le encuentren sentido seran MALOS y al reves si le encuentran sentido estetico o capacidad de provocar cosas bonitas en una gran mayoria eso querra decir que estamos viendo a un artista sea toro o torero de los BUENOS.