viernes, 19 de agosto de 2016

El toreo no es graciosa huida sino apasionada entrega

Por Jose Morente



La huida (pocas veces graciosa) ha sido consustancial al toreo de ayer, hoy y mañana, lo que provoca la indignación de los aficionados más propensos a indignarse. En la imagen de arriba (de Gregorio Torres para la Opinión de Málaga) Morante en una espantá ante un toro de Domingo Hernández. En la imagen de abajo, la clásica espantá de Rafael el Gallo en una fotografía publicada en facebook por Pepe Sanchez Mejías.

En el toreo pocas cosas no están ya inventadas. Desde el descaro en la huida hasta el pundonor en la entrega, los referentes del toreo antiguo se multiplican en el de nuestros días.

Pero como dijo Pepe Alameda, maestro de maestros de la crítica taurina, "el toreo no es graciosa huida sino apasionada entrega".

La huida (ya sea la de Rafael el Gallo o la de Morante) pocas veces tiene gracia aunque sea consustancial a la Fiesta y puede que necesaria.

La entrega (desde Manolete a Roca Rey) es la base del toreo. La apasionada entrega de los toreros entregados (en todas las plazas y con todos los toros) es la que hace cada día más grande a la Fiesta.




En la imagen de arriba, Roca Rey cae inconsciente después de ser cogido por un toro de Garcigrande en Málaga, ayer (Fotografía de Gregorio Torres para la Opinión de Málaga). 
En la de abajo, Manolete inconsciente después de ser cogido por un toro de Curro Chica en Alicante (Fotografía de Cano). 


2 comentarios:

Jos Castro dijo...

Hola José, me he quedado asombrado con lo de Morante, sin duda va a tener que recuperar el honor en las siguientes ferias porque lo realizado dista mucho de tener vergüenza torera.

Jose Morente dijo...

Jos Castro:

Morante, como todos los toreros de su cuerda es genialmente, irregular. Para lo bueno y para lo malo.

Antes de ayer nos tocó la versión mala. Puede que esta tarde nos toque la buena.

Un cordial abrazo