martes, 31 de diciembre de 2013

Un uvero llamado Caracol

Por Jose Morente

NAC_GEN_web_17 - copia

Un uvero de lujo. Manolo Caracol

La tradición de nuestro País exige tomarse doce uvas al son de las campanadas de Nochevieja. Una uva por cada campanada.

Para poder cumplir la tradición es necesario por tanto, con carácter previo, comprar las necesarias doce uvas. Y nada mejor que comprárselas a un buen uvero. En este caso, a un uvero llamado Manolo Caracol. ¡Casi ná!

Caracol canta con su solvencia habitual el Pregón del Uvero. Un uvero que vende uvitas frescas y maduras con una voz clara, limpia y gitanísima.

Como decía Luis Soler al hablar de la garganta del sevillano y de su flamenca forma de expresarse “nunca una voz tan gitana encontró mejor intérprete”.

Con esa voz –tan sobrada- y con la su hijo Enrique Ortega, despedimos este año 2013. Que el próximo nos sea propicio a todos.

 

Lo mejor de Manolo Caracol - Frontal

Los pregones de la uva se ha incluido en numerosas reediciones de los cantes de Manolo Caracol

 

 

Pregones de la uva

Cantan: Manolo Caracol y su hijo Enrique Ortega

 

Voz de Manolo Caracol: Los uveros de los Palacios ¡A ver a quien le compran, esas mujeres guapas, uvas! ¡A Enrique o a mí!

Hasta las flores que hay en tu pelo
me huelen niña a terciopelo
ay, que pelo
el uvero (E.O.)

Vuelve la cara repara y mira
que vale mi carga más que su viña
el uvero endeble (M.C.)

Uvitas negras de los Palacios
comen las niñas dulce y despacio
el uvero (E.O.)

La Virgen la Esperanza
ha regaíto mi viña
Esperancilla sal a la puerta y sal
y cómprame el vino que es muy bueno
el uvero (M.C.)

Campanas de Carmona

Las campanas de Carmona (las que no tienen tan buen sonío como tiene tu persona) dispuestas para dar las doce campanadas mientras no comemos las uvas de la nochevieja.

1 comentario:

Arturo León dijo...

Como un leve aporte a estas siempre acertadas palabras de usted a la hora de hablar de Caracol, existe también una ¨versión¨ del pregón, hecha por el mismo Don Manolo Caracol (ya es hora de que se le reconozca siempre como ´´Don´´), pero con acompañamiento de guitarra y a ritmo de soleá, también genial.