jueves, 19 de mayo de 2016

Talavante. Torear desnudo

Por Paco Carmona


Talavante al desnudo (Fotografía de Luis Malibrán)



Talavante en la senda de José Tomás

Talavante, lleva un tiempo amarrado a una idea muy difícil. Lleva un tiempo empeñado en seguir la senda de José Tomás. Un camino muy complicado. Primero, porque resta regularidad en los triunfos y segundo, porque su manera de llegar a ellos es más dura y lenta.

José Tomás en Jerez. Un concepto del toreo que se convierte en referente, difícil referente, de algunos toreros (Fotografía: Arjona)
Tiene de bueno, que este torero es tan camaleónico, que ha llegado a esas formas a través de ser conocedor de medio toreo. Sabe y puede torear tan bien y tan distinto, que el alejarse de conceptos fáciles y de ayuda, y concentrarse en torear bien, en su caso es doble mérito.

Su particular San Isidro, ha sido demoledor. La tarde de de hoy, su gran faena al sexto toro de Fuente Ymbro, bien merecía una puerta grande.

Pero lo que pasará a la Historia, será la faena tan magistral, épica, rotunda y valiente del día 13.


Una faena para la historia

Sencillamente, con un toro de dificultades tan visibles y tras una lidia descaradamente mala, Talavante podría haberse llenado de gestos falsos o, tirar por la calle de en medio.

No solo no lo hizo, sino que su máxima era torear muy entregado, moderno y puro, a un toro difícil, remiso, con mucho genio y con un comportamiento atípico, fuera de época. Colocarse en esa distancia, abierto hacia los medios, sin ventajas, con la muleta como única opción descarada ante la muerte, no es hablar de novela. Los vuelos caídos de la muleta, los toques justos, sin disparos, sin desplazar, apretándose en cada pase, con la idea fija de componer ante la dificultad.

Pecho, cintura y compás, ante unas embestidas duras y nada previsibles, dan una categoría enorme a una faena y a un torero, del que todos esperábamos grandes cotas pero no tan altas cumbres.

Esa faena fue de dos orejas, por lo tanto, otra puerta grande.


Natural de Alejandro Talavante en Madrid el día 13 de mayo de este año a un complicado toro de Núñez del Cuvilllo (Fotografía Arjona)


Torear desnudo

Pero más allá de los números, Talavante ha toreado para la Historia, y ha toreado para que se le recuerde como un clásico renovado, de espíritu libre y conciencia tranquila. Cuando Alejandro, tuvo la idea de torear desnudo y con ello alejarse aún más del estereotipo del torero y así promocionar su imagen y su profesión, no solo lo hacía con un deseo mercantil, sino que su filosofía era clara. 

Ese sueño de torear desnudo, es el que ha llevado después a la Plaza. Desnudo delante de un público, desnudo frente a un toro, desnudo mirando cara a cara a un destino que sólo él parece que ve muy claro.

Entiendo, que es feliz vestido de luces, y que su máxima, más allá de triunfar es torear. Y que su verdadera meta, es el Toreo.

Talavante. Torear desnudo o al desnudo como ya apuntara Fernando Bermejo en El Mundo. No sólo marketing sino también un concepto, una idea, una forma de vida (Fotografía: Mikel Urmeneta)

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Es un torero como pocos

Luis Miguel Lopez dijo...

Tras leer absorto es nueva entrada de Paco Carmona, la primera palabra que invade mi mente es gracias. GRACIAS, con mayúsculas. Gracias Paco, por hacernos partícipes y compartir sus reflexiones con todos nosotros. Leerle, escucharle, compartir sus impresiones sobre el toreo con usted es… una verdadera delicia. Una vez más lo ha vuelto a hacer, me ha vuelto a pellizcar el alma.
No obstante, para valorar en su justa medida y dar la importancia que merece esta entrada (tras el apabullante S. Isidro de Alejandro y ahora que todos nos queremos apuntar al “carro Talavante”), hay que retrotraerse un poco atrás en el tiempo. En los intercambios de impresiones de este invierno y de principios de temporada, llevaba Paco tiempo intentado persuadirnos sobre la nueva dimensión de Talavante. Lo plasmó por escrito en una entrada publicada en este mismo blog allá por el mes de marzo. “Talavante, el Grande”, a la que hoy me remito en forma de “acta”. Léanla o reléanla y vean su apuesta. Por eso, nuestro foco se centró en él a la hora de elegir carteles para nuestra tradicional “quedada” isidril. Sigue…

Luis Miguel Lopez dijo...

Continuación…
Esta nueva entrada, cierra, de momento y hasta que Talavante quiera, porque este torero es una caja de sorpresas, ese círculo que trató de dibujar Paco Carmona en nuestras tertulias invernales. Utilizar la imagen publicitaria del toreo desnudo de Talavante para ilustrar lo vivido en esa faena histórica y su “nueva tauromaquia”, es de lo más didáctico. Desnudo, sólo con su muleta y espada ante el toro y el destino. Renunciar a cualquier artificio que no sea expresar lo que siente. No puede haber mayor pureza.
Tras leer su entrada Paco, no puedo decir nada más sobre Talavante. Y no es que “no quiera…, es que no puedo”, como nos has contado que decía un grandioso torero que por respecto a él, mantendremos en el anonimato (usted, José Morente, Nicola y yo, sabemos a quién nos referimos).
La verdadera grandeza de esta entrada radica en que son palabras de torero dirigidas a torero. De forma pública y con los lectores del blog como testigos de excepción. De torero a torero. De Paco a Alejandro.
Lo más fácil para aquellos que han querido ser toreros y que por circunstancias no alcanzaron las cotas que soñaron, es hablar desde la frustración o desde el resentimiento. Pero quién conoce a Paco, es todo lo contrario. Habla con verdadera pasión, amor por el toreo y por la profesión. Sin escatimar un elogio, con claridad, honestidad, sinceridad… en público y en privado…eso también es de torero, Paco. Eso te hace grande. Por eso, entre otras muchas cosas. Te admiro.
Y ahora que quiero cerrar este comentario, mi mente y mi corazón, te vuelven a decir, gracias. Por tu entrada, por el privilegio de haber vivido esta tarde histórica a tu lado y sobre todo por su amistad. Me siento afortunado ¡Enhorabuena, Paco!
Un fuerte abrazo.

Paco Carmona dijo...

Me queda poco que decir, amigo Luis Miguel. Muchas gracias, sabes que la admiración es mutua y que nuestra amistad es sincera. Esperamos impacientes tu próxima "crónica exclusiva" para LRI. 😉
Un fuerte abrazo.