viernes, 22 de junio de 2012

El toro en movimiento (II) Un debate inusual

 

Platon-Aristoteles

Platón vs. Aristóteles

La anterior entrada de este blog ha propiciado un curioso debate bastante inusual.

Tan inusual como el tema que nos proponía Jack Coursier quien planteaba la posibilidad de que la forma de moverse de los toros pudiese depender o tuviese relación con su encaste. Así el Parladé giraría apoyado en los cuartos delanteros (las manos) y el de Saltillo-Ibarra lo haría en los cuartos traseros o sobre las cuatro patas.

Creo que los comentarios que se han hecho en el blog han tenido suficiente interés como para que merezca la pena que los rescatemos del pie de página donde se han insertado y que nos detengamos un rato en ellos.

  

Y al principio fueron las hechuras

Parece evidente que el comportamiento del toro en general y sus movimientos en particular están condicionados por su conformación física. De ahí las diferencias que presentan los distintos encastes.

En ese sentido, se pronunciaba Paco Aguado quien señalaba que las hechuras son “el espejo del alma de este animal”.

Pablo Romero

Las buenas hechuras se supone que son garantía de buen comportamiento. Es la regla general pero, por desgracia, no siempre es así. El ejemplo de los toros de Pablo Romero (los más bonitos del mundo) es contundente.

 

La Condesa de Estraza a la palestra. Atención a los pitones

clip_image002

Dentro de las hechuras, los pitones son elemento esencial, como planteaba la Condesa de Estraza quien asociaba la forma y disposición de la cornamenta del toro con la forma de embestir que, como nos recordaba, se producía por el desplazamiento del animal alrededor del hombre (la vertical y la horizontal que dijera Ortega y Gasset)

La Condesa opinaba que un toro veleto humillará más –por regla general- que uno cornidelantero, por la sencilla razón de que si lo que pretende el toro es llegar a coger las telas que se mueven, mientras el matador permanece quieto, el veleto no tiene más remedio que bajar mucho la cabeza (humillar) para poder alcanzar el trapo.

 

1935 Dax Manolo Bienvenida banderillea a un Miura 001

Para la Condesa de Estraza, el toro veleto bajará la cabeza en mucha mayor medida  que el gacho, el cual se puede permitir el lujo de la media altura. En la imagen (Dax, 1935), Manolito Bienvenida banderillea a un toro veleto.

 

Además, el toro veleto, necesita otro "tempo" diferente y mayor para recuperar la posición de ataque, lo que llamamos repetir, pues embestir con el morro por los suelos no es una condición natural (anatómicamente hablando) del animal.

 

Paolo Mosole. La distancia entre los ojos

 

Los ojos del Toro (Trapío Verde p. 208) 001 (2)

La distancia entre los ojos varía de un encaste a otro e incluso entre animales del mismo encaste.

Mi amigo Paolo Mosole planteaba una duda que –decía- le rondaba por la cabeza hacía tiempo y es que pensaba que la forma de volverse de los toros podría estar influida por la dimensión de la cara y la distancia entre los ojos.

Y como los toros de saltillo-albaserrada tienen normalmente una cara más chica y la distancia ocular es menor, que en otros encastes, su cono visual sería menor y, por ello, tendría mayor visión. El saltillo vería más que otros toros.

Paolo añadía que eso podría ayudar a que se revolviese más rápido y más en corto.

Y es que, por experiencia propia, tenía claro que las añojas se revuelven mucho más y se meten más para dentro...lo que achacaba como hemos dicho a tener la cara más chica y una distancia ocular menor que las eralas y utreras.

clip_image003

Becerro (Trapío Verde pag 20) 001

A cara más chica, menor distancia ocular (Fotografía del libro Trapío Verde. Página 20)

 

Las orejas también cuentan (y no sólo como trofeos)

En apoyo de sus observaciones, Paolo citaba a Luis Francisco Esplá quien en alguna ocasión había comentado que en lo que de verdad se fijaba como torero era en los ojos y las orejas del toro.

Yo me permitía apostillar y recordar que ya Francisco Montes Paquiro, en su tauromaquia, advirtió de la importancia de fijarse en las orejas del toro para determinar el momento en que inicia la embestida. Según este torero (y también según Esplá) se podría saber cuando el toro va a arrancar por el movimiento de los orejas. Aunque añadía que para mí lo más relevante seguían siendo los ojos.

 

J Tomas (Fografia de Anya Bartels-Suermondt) 001

Antes de arrancarse el toro suele “avisar” con algunos gestos peculiares. Entre ellos el movimiento de las orejas ha sido recalcado por algunos toreros. En la foto de Anya Bartels-Suermondt, José Tomás cita para torear por gaoneras.

 

Paco Aguado. Un remate de altura

Remataba Paco Aguado, quien coincidía con Paolo en que la clave principal está en los ojos. En los ángulos de visión de cada encaste.

Según el, la visión lateral del encaste Saltillo-Santa Coloma, por la colocación de los ojos de estos toros, es mucho más amplia, lo que facilita y propicia una mayor capacidad de reacción en sus escorzos.

A esa condición decisiva habría que añadir que, al ser un encaste menos enmorrillado, el de Saltillo tiene más flexibilidad de cuello para girarlo, sin olvidar tampoco que esa forma embestir al paso o al trote, como ya se había comentado, evitaba la inercia del galope para rebosarse.

 

Victorino en el campo

El toro de Saltillo se caracteriza por su poco morrillo (En la foto, toro de Victorino en el campo)

 

Paco hacía una comparación muy interesante del toro Saltillo con el caballo árabe, también con mucha visión lateral por la conformación triangular de su cabeza y, como consecuencia, muy ágil de reflejos.

 

Caballo-Arabe-Negro

El caballo árabe tiene una conformación muy peculiar de la cabeza.

Finalmente, discrepaba elegantemente sobre lo que habíamos dicho de la bravura de los distintos encastes ya que, en su opinión el Saltillo que se emplea de verdad, tiene un paso de más en la embestida, una mayor profundidad (la misma profundidad que Villamarta le da a Núñez), que el galopón toro de Parladé.

 

2012-05-25 Castella y Arrestado (Alcurrucen) Juan Pelegrin

El toro de encaste Núñez tiene un “tranco” más de embestida. En la foto (de Juan Pelegrín) Sebastián Castella con Arrestado de Alcurrucén.

 

Conclusión (esta vez casi definitiva)

Al final, coincidencia en que hechuras, tipo y pitones influyen en el comportamiento pero que la clave está –por encima de todo- en los ojos.

Y es que, como se ha recordado aquí, la frase de Antonio Corbacho, “no se torean los pitones sino la mirada” no puede ser más afortunada.

Y con estos sesudos comentarios, creo que podemos poner punto final al tema y elevar las conclusiones a definitivas.

Bueno, a definitivas no. Porque ahora no hay más remedio ya que hablar de “los ojos del toro”. Lo haremos.

 

Los ojos del toro (Foto de Durán) Trapío Verde 001

La clave son los ojos

 

Post-data. Lo mejor de todo.

Lo mejor del debate que ha propiciado Jack Coursier es que –como recalcaba Paco Aguado- cuando se plantean temas atípicos fuera de los manidos temas de discusión habituales (el toro de las figuras y el de los modestos, el pico y el toque, cargar la suerte o no cargarla, etc.) y el aficionado habla de toros sin prejuicios, la cosa florea.

Y es que, bajar del pedestal en el que solemos subirnos los aficionados a los toros para pontificar y dogmatizar, no sólo es sano sino también mucho más fructífero.

Simon_del_desierto

¡Aunque lo parezca NO se trata de un aficionado a los toros pontificando, sino de Simeón el Estilita! (Fotograma de “Simeón del Desierto” del genial Luís Buñuel)

6 comentarios:

Alberto Marcos Morante dijo...

Como siempre, una entrada sin desperdicio, maestro. Fijémonos en los ojos, entonces. Un saludo.
Alberto. M. M

Gastón Ramírez dijo...

Esta vez el debate y los comentarios se me hacen un tanto bizantinos. Cada toro es un individuo y embestirá según su personalidad -brava o mansa- independientemente de su morfología. Además, el bicho humillará o no, se revolverá o no, según el torero que tenga delante. Si el diestro es poderoso ahormará la embestida a su gusto, si no, estará a merced de los caprichos del cornúpeta.
Para mí lo realmente aleccionador es la foto de Manolo Bienvenida poniendo los palos. Allí se comprueba claramente que para clavar trasero hay que hacerlo a toro pasado. Es decir, el día que el Fandi Flop ponga las jaras en el morrillo o que Luque y Juli estoqueen delantero y hasta contrario, ese día habrán vuelto al redil de los toreros honrados, aquellos que hacen cada suerte con entrega y verdad, como lo hacía Antonio Lomelín.
Un abrazo.
Un abrazo.

Jose Morente dijo...

Alberto M.M.

Muchas gracias y un abrazo

Jose Morente dijo...

Gastón:

Permítame que, por esta vez, disienta amigablemente de su opinión.

Es cierto que el comportamiento de cada individuo (toro) es variable, pero dentro de ciertos límites pues creo que hay características comunes (y no sólo morfológicas) de las que participan los miembros de cada encaste.

Aconsejo al respecto la lectura del reciente libro de José Luis Prieto Garrido “El toro bravo-Ganaderías míticas” que creo corrobora, sobradamente, lo dicho.

Por otro parte atribuir al torero la capacidad de "moldear a su antojo" el comportamiento del animal (lo que tradicionalmente hemos denominado lidia) me parece excesivo.

Esa actitud es propia de toreros que imponen (o intentan imponer) su toreo a todos los toros (Chiclanero, Frascuelo, Belmonte, Manolete, José Tomás). Pero personalmente (le recuerdo que este es un blog gallista) considero que lo procedente es lo contrario: "adaptar el toreo a las condiciones del toro" (Cúchares, Lagartijo, Guerrita, Joselito, Juli). Para ello, lo primero es entender al toro, algo que parece innecesario desde la óptica contraria(que parece usted defender con bastante coherencia por cierto) pero que yo no comparto.

Es cierto, como señala usted, que el torero puede corregir los defectos del animal pero le matizaría que –en mi opinión- sólo dentro de ciertos límites pues algunos de esos defectos son “incorregibles”.

Reitero lo que decía en la entrada. Este debate (o aquel que sosteníamos hace días sobre el tercio de varas) puede parecer, a algunos, bizantino pero me parece más divertido y fructífero que las manidas discusiones habituales tan cargadas de tópicos y clichés.

Un fuerte abrazo

Anónimo dijo...

A mi me parece intersantisimo que este blog alimente las hambres de conocer sobre el mundo del toro que los aficionados tenemos y que al mismo tiempo este blog se pueda alimentar de nuestras modestas aportaciones.

A proposito de la visiòn de los toros de lidia, un estudio reciente de un veterinario:

http://www.opinionytoros.com/manoamano.php?Id=316


http://veterinariostaurinos.blogspot.it/2012/05/v-behaviorurldefaultvmlo.html


Un saludo,

Paolo

Anónimo dijo...

Holá José.
Con una simple observación, eres capaz de elaborar todo un curso universitario!
En cuanto a la atrayente idea de la posición de los pitones influyendo la manera de embestir (veleto / cornidelantero), he preguntado a unos ganaderos que crían toros en Camargue. Este toro es naturalmente veleto como se puede ver en este enlace: http://www.manadepaulricard.camargue.fr/pages/taureaux.html
Sin embargo, cuando son toreados por los novilleros que se entrenan, no tienen propensión a humiliar de manera significativa: embisten la mayoría de las veces a media altura, tal como lo hacen en la corrida camarguesa, como se puede ver aquí :
http://coursecamarguaise.midiblogs.com/
Curvan la cabeza para que sus pitones puedan coger sin bajarla hacia el suelo.
La morfología en este asunto no parece suficiente...
En cuanto a los ojos, esto es demasiado 'complicao' para mi!

Muchas gracias por otorgar tanto interés a mi pequeño comentario.
Très amical salut!
Jack Coursier