viernes, 8 de junio de 2012

¿Quien lo dijo y en que año? (I) Toros bobalicones para toreros pelmazos

 

Personaje desconocido (2)

¿Quien lo dijo y en que año lo dijo?

 

El pensamiento único

Hace tiempo en este blog, Luis Miguel López-Rojas se planteaba y cuestionaba si la frase  cualquier tiempo pasado fue mejor era correcta o no.

La respuesta es que .

Sí, claro está, si el que contesta es el aficionado conservador que concibe el toreo como depositario de una verdad absoluta y sagrada en virtud de la cual sólo se puede y debe torear de una única forma, la que mandan los supuestos cánones del toreo: El pensamiento único.

Sin embargo, el toreo no está ni puede estar congelado sino que se encuentra en permanente transformación. Como todas las artes, como todas las ciencias. Pues tiene pasado y porvenir.

Ocurre entonces que los cánones cambian con los tiempos y con las modas y es que el toreo no puede ser (ni debe ser) sagrado e intocable aunque muchos (parece que cada vez más) crean lo contrario.

Y cuidado que este dogmatismo (“el pensamiento único” o sea creer que sólo hay una única forma válida de torear ) no es de ahora sino de siempre como se demostrará en esta serie de mini-entradas que, estoy seguro, sorprenderán a muchos y corroborarán que la canción-protesta de los aficionados retro ha sido siempre igual.

 

Raimon[1]

La canción-protesta de los 60 estaba justificada por muchos motivos ¿Ocurre igual con las sempiternas protestas de los aficionados a los toros?

 

Para ellos, para los aficionados retro, siempre el toro de cada momento es una mona y los toreros muy malos. Sobre todo, el toro y los toreros punteros. Los buenos son –siempre- los toros y los toreros de treinta o cuarenta años antes o, a veces, más. Y eso en cualquier época, en cualquier tiempo, ayer y hoy.

Así llevamos casi desde los albores del toreo. Con la misma aburrida cantinela de siempre. Es bueno saberlo.

Nunca, por repetida, la mentira se convierte en verdad ni el tópico en teorema.

 

Comienza el juego ¿Quien lo dijo y en que año? 

Vamos a intentar adivinar quien es el crítico o escritor taurino que dijo una determinada frase (frase que reproduciremos) y en que año la dijo.

El premio al acertante (si lo hubiera) consistirá en una foto dedicada del autor de la frase que será –lógicamente- alguno de los santones de la crítica integrista de todos los tiempos (Desde Sánchez de Neira a nuestros días). Con dedicatoria del estilo de la que insertamos a continuación. Foto y dedicatoria evidentemente apócrifas, por supuesto.

 

Sanchez de Neira 001

Este es un ejemplo del tipo de fotografías que constituirán el premio a los sagaces acertantes. Transcribimos el texto pues resulta poco legible por el transcurso de los años:

“A mi buen amigo, Frasquito Cucufate, gran aficionado, como lo demuestra el hecho de que nunca se le vio sonreír en una plaza de toros.

Fdo. J. Sánchez de Neira”

 

Toros bobalicones para toreros pelmazos

Y vamos ya con el texto-incógnita de hoy, titulado “Toros bobalicones para toreros pelmazos”:

[Sobre los toros bobalicones]

Los toros tienen poquita bravura, poquita fuerza, poquita vitalidad. Lo de los ganaderos es criar toros bobalicones que no se cansen de seguir inocentemente la muleta. Comercialmente esto es un gran asunto. Pero no nos convencerán de que es más difícil criar el bicho tontón que el toro bravo.

[Sobre los toreros pelmazos]

Por incapacidad profesional creen que la muleta es un objeto para, con su manejo, lucirse a modo. Ignoran totalmente que con ella se dominan los toros, se corrigen sus defectos, se les ahorma, se les prepara para matarlos bien y se les mata bien. Yo creo que no sospechan siquiera tales utilizaciones

Desde luego, esta vez no es fácil deducir ni el año ni el autor por las pocas pistas proporcionadas por el texto (El binomio toro bobalicón-torero pelmazo se ha utilizado mucho en la literatura taurina de todos los tiempos, incluidos los nuestros). Pero, esto es lo que hay y ahí radica la gracia de este quiz.  

La solución en la próxima entrada de esta serie…

 

19130922 TKL Toreros de postin

Siempre la misma crítica... Un torito bobalicón para toreros de postín. La imagen es (quien lo diría) nada menos que del inicio de la época de José y Juan (Viñeta humorística del The Kon Leche de 22 de septiembre de 1913).

(Continuará..)

13 comentarios:

Anónimo dijo...

La falta de casta en los toros que se torean actualmente,demuestran una falta de respeto a la esencia de la fiesta.
Porque no es lo mismo el toro con fuerza,raza,movilidad y fijeza,que emociona al espectador al comtemplar una faena.
La emoción que le falta a la fiesta está motivada por la ausencia del toro como debe ser;las figuras han impuesto un animal más noble y bondadoso que bravo.A la que se suma la desidia ganadera,que por buscar la embestida suave y pastueña,ha logrado un animal soso y bobo.
Por ello la presencia del aficionado cada vez es menor.
Hoy la gran mayoría de público va a ver al torero y no al toro por su bravura y lidia.
Es una pena,pero así estamos.
Lo felicito por su interesante blog.
V.A.

POCHO PACCINI BUSTOS dijo...

Estimado José:

Sintomáticamente los que defienden la "Evolucion" del toreo (que para otro sector es "Involucion", aduciendo que ahora se torea mejor que nunca, son parte de los estamentos del taurino. Es decir, o son los apoderados, o son los empresarios, o son los toreros, o lo es cierta prensa que vive y se nutre de este estatus quo.

Por contra, aquellos que defienden al TORO y miden la actuación de los toreros en función de lo que hagan o dejen de hacer a TODO tipo de TORO, son los aficionados, que son los que finalmente y felizmente aun mantienen en vida la fiesta(habrá que ver hasta cuando resisten ver tanta degeneración).

Como aficionado, considero que no es de recibo sostener categoricamente que hoy se torea mejor que nunca por los siguientes consideraciones:
1.- Las faenas que se ejecutan a la mayoría de toros, son frente a toros bobos de mala casta, escasa bravura e invalidez manifiesta.
2.- Las faenas son monotonas, preconcebidas desde el hotel, destoreando (porque si torean como Dios manda no hay toro domec-ticado que aguante 5 buenos pases cargando la suerte y rematando tras de la cadera) .Por lo mismo seria iluso exigir variado repertorio a las figuras actuales.
3.- La suerte de varas, ya casi en extinción , que si se ejecuta como debe ser resultaría contraproducente con la poca fuerza que tienen los toritos salidos de factorías bobaliconas. Ergo no es mas que un simulacro engañoso.
4.- Con las banderillas tampoco vemos casi nada, y de lo que se puede ver y llama la atención del publico del clavel, no es mas que ejecución a toro pasado y con alardes de consumados velocistas..

En suma se podría decir que el toreo actual (como quiera que se lo califique ) mayoritariamente es frente al medio toro, con lo cual se decanta predecible, aburrido y escaso de emoción.

Por cierto, ese tipo de toreo les puede gustar a cierto tipo de aficionado, lo cual es legitimo, pero no se pueden desconocer los pilares sobre los que se construye actualmente.

Saludos,

JORGE PACCINI

Jose Morente dijo...

V.A y Jorge Paccini

Comparto con ambos muchos de sus planteamientos aunque no todos.

Estoy de acuerdo en la necesidad de propiciar un tipo de toro razonablemente fiero (con transmisión que le dicen ahora) ya que el toro excesivamente dócil (como también se dice ahora) no le gusta (o no le debe gustar a nadie (ni al aficionado, ni al ganadero, ni siquiera al torero).

No conozco ningún aficionado que no quiera un toro noble pero con un punto o dos de fiereza un punto o dos, no veinte).

Si conozco aficionados a los que gusta el toro fiero pero sin pizca de nobleza pero ese no es el ideal de toro para propiciar el buen toreo, ni hoy ni ayer. En cualquier caso, ese toro no puede nunca marcar el tono medio ganadero.

En resumen, la nobleza y la suavidad son necesarias e imprescindibles al toreo moderno y al de todas las épocas. Pero si no vienen acompañadas de transmisión (como también se dice hoy) aquello carece de interés.

Lo mismo ocurre (en mi opinión) con los problemas del toro. Valen si son corregibles. Si no lo son, la ganadería está para el matadero.
En esto creo que podemos estar de acuerdo.

Por el contrario,sobre estos temas, puntualizaría lo siguiente:

1. El encaste Domecq es un encaste abierto. Hay ganaderías de esa procedencia en buen momento y otras que no lo están. Denigrar los toros de esa procedencia de forma sistemática para mí no tiene sentido.

2. Por el contrario, defender por sistema encastes alternativos, puede ser positivo para la fiesta pues en la variedad está el gusto.

3. Tan malo como el mono-encaste es el mono-toreo que proponen algunos sectores de la afición (Plaza de Madrid). Si queremos diversidad de toros debemos aceptar diversidad de formas de torear.

Y aquí quería yo llegar. Los planteamientos de los aficionados radicales (bienintencionados y algunos hasta necesarios) pueden llevar a la Fiesta (en mi opinión) a un callejón sin salida pues en general el discurso que se lanza no se corresponde con la realidad.

Cualquier discurso generalista y exagerado, distorsionado y alejado de la realidad, creo que hace perder credibilidad al que lo emite y, por ello, tiene el efecto contrario al que se pretende.

A las pruebas me remito. Madrid con esos planteamientos radicales es un fiasco pues las propuestas involucionistas de un sector de su afición pienso que conducen a un callejón sin salida. Y es que, desde el momento que se radicalizan tanto los discursos, todo carece de sentido y nada se entiende.

Creo que se impone la vuelta a la cordura. Me consta que en Madrid hay grandes aficionados (de todo el espectro) que no comparten ni gustan de los modos que se estilan hoy en esa plaza.

Por eso la nueva mini-serie. El aficionado debe saber que el discurso radical se viene dando igual desde (o casi) los primeros tiempos del toreo a pie. Siempre se han dicho las mismas cosas (o casi). A veces con razón y las más, sin ella. Y es bueno que se sepa.

Eso obliga, creo:

1. A guardar las buenas formas. No es de recibo descalificar a toros y toreros de la forma tan despectiva y soez con la que se hace por algunos sectores.

2. A matizar los discursos. Las cosas de la Fiesta no son perfectas pero tampoco estan tan mal como los catastrofistas dicen.Prefiero que me expliquen que cosas no ha hecho bien un torero en una faena a que me digan por sistema que es un manta.

Todo esto no tiene nada que ver, por supuesto, con la expresión matizada y ponderada de las distintas posiciones que cada cual tenga sobre los temas candentes del toreo. Debate (como el que aquí mantenemos) que creo necesario e imprescindible para mantener viva la fiesta. Sin crítica ni autocrítica, mal vamos. Pero una cosa es la crítica y otra…

Punto final

Lo más importante. Veo que no adivinan ustedes quien es el autor de la frase ni siquiera el año en que la pronunció. Se quedan pues sin premio, por ahora (es broma)

Seguimos, por tanto, sin saber aun quien dijo la frase del blog (toros bobalicones y toreros pelmazos)…

Un fuerte abrazo a ambos

Anónimo dijo...

Me parece un análisis estraordinario, José. Pienso que nuestra fiesta tiene un problema importante: en general los grandes medios de comunicación, son meros informadores de la realidad, no sé si porque no saben explicarla, porque no tienen conocimientos suficiente, porque obedecen a los intereses creados... o por todo...
Por otro lado pienso que las grandes faenas, las han hecho grandes toreros, con grandes toros, en grandes escenarios: Talavante-"Cervato" (por cierto del Ventorrillo, "Domé") - Las ventas.
P.D Yo tampoco sé quien dijo la frase.
Un saludo, Alberto Marcos

Jose Morente dijo...

Alberto:

Lo de las frases va a ser dificil lo aseguro pues son muy parecidas en todas las época.

Ojo. No quiero decir con esto que no haya problemas en la Fiesta actual (¡Bueno fuera! que diría Don Luís Fernández Salcedo) sino que sería agradable (y más positivo) adoptar un talante más amable.

Un fuerte abrazo

Anónimo dijo...

No sera usted uno de los que quieren acabar con la critica dura o exigente?
Mire si los equipos de futbol no tuvieran seguidores mas apasionados que otros(mal llamados ultras)
Quien animaria a esos equipos?.
Apliquese el cuento y no menosprecie a quien crtitica, le guste o no a toros y toreros, libertad PARA TODOS, CON RESPETO POR SUPUESTO.

Antonio

Jose Morente dijo...

Antonio:

Desde luego que no pretendo acabar con la crítica taurina razonable y razonada por muy dura y exigente que sea (¡Ni por asomo!) pero si pido y exijo (si es posible y respetuosamente) de la crítica y de los críticos:

Primero.- Afición e ilusión por la fiesta.

Que no la veo por ningún lado, en muchos críticos.

Segundo.- Conocimiento máximo de la técnica real del toreo.

Quiero aprender. O, al menos que me cuenten lo que de verdad pasa en el ruedo. No que me suelten un discurso construido a base de tópicos y que me enjuicien la actuación del torero desde un punto de vista apriorístico e irreal.

(Cuando leo una crónica casi nunca consigo enterarme de lo que ha pasado en el ruedo si no he visto la corrida).

Tercero.- Educación en la forma y en el fondo a la hora de exponer las ideas.

De verdad que me cansa leer tanto insulto y desatino. Tanta falta de respeto (En esto creo que coincidimos, de lo que me alegro)

En conclusión, creo que, como aficionado, tengo derecho a exponer mis opiniones (aunque no coincidan con las de otros aficionados ni con el discurso oficialista imperante: "el pensamiento único") y por tanto y sin menospreciar a nadie, creo que también tengo derecho a exigir a la critica actual y pasada (profesional y amateur) el mismo nivel de rigor y conocimientos que esa misma critica exige luego a los toreros. Y denunciarlo cuando no sea así.

Hoy está de moda y parece que da mucho prestigio, como aficionado, ser excesiva y desaforadamente rigorista, vehemente y apocalíptico (y puede que haya sido siempre así). A mí, personalmente, esta moda me trae al pairo.

Un fuerte abrazo

PD. No comparto su opinión sobre los “ultra” pienso que, en ningún caso, benefician a nadie

Gastón Ramírez dijo...

¿Podrían ser líneas del revistero malagueño don José Simón e Illescas "Pero Grullo"?
Un abrazo.

Gastón Ramírez dijo...

¿O "Pero Grullo" se llamaba Joaquín Simán y no José Simón? Enigmas y caprichos de las publicaciones taurinas...

Jose Morente dijo...

Gastón

Buen intento pero recuerde que lo importante no es ganar sino participar. Por tanto, está claro que no es Pero Grullo.

Un abrazo

Gastón Ramírez dijo...

¡Lo importante no es ganar, sino competir!
Será acaso Manuel Serrano García-Vao, "Dulzuras"?

Jose Morente dijo...

Gastón:

Buen intento... pero tampoco

No se desanime. Al tercer intento garantizamos premio aunque no acierte.

Y aún diría más: ¡La insistencia tiene recompensa!

Un fuerte abrazo

Gastón Ramírez dijo...

Pues sólo por no dejar haré un tercer y gallardo intento.
¿Serán frases de Bruno del Amo, "Recortes"?
Un abrazo.