martes, 22 de marzo de 2016

Sobre el manido julipié

Por Paco Carmona/Jose Morente

Contundente estocada del Juli
Introducción julista

La verdad en el toreo no es engañar a los demás diciendo que la pureza está sólo en una pierna adelantada o cosas por el estilo.

La verdad en el toreo está en no engañarse a uno mismo ni engañar a los demás. Algo que parece que a muchos mentirosos les molesta más de la cuenta.

Pregunta Benlloch al Juli, en el Aplausos de la pasada semana, por qué no es capaz de mejorar en la estocada, por qué no mata bien.

La respuesta del Juli es antológica por sincera:
"Porque es difícil. Porque no soy capaz. No te creas que no lo intento. Ni que desisto de lograrlo. Me digo quiero hacerlo así. Quiero meter la espada, pero no lo logro. Soy al menos, relativamente contundente, eso me consuela, pero no me siento. No alcanzo el grado de plenitud que quisiera. Aluna vez lo conseguí pero pocas"

Intermedio gallista 

La explicación del Juli es más o menos, lo que dió Joselito el Gallo, cuando Parmeno le preguntó como le había cogido la muerte a los toros, Joselito le respondió así:
"¿Y si le contestará a usted que no lo sé? Eso de que me criticaran por levantar la mano para matar me tenía rabioso [...] Pero como continuaban criticándome, yo, que tengo mucho amor propio y que creo que to se aprende, bajé la mano para herir... y empesé a chuparme una de disgustos que me quitaron el apetito [...]
Con la mano en el tupé mataba yo mas que el cólera y con la mano en el pecho mataba menos que un estornino. Ni hería en su sitio, ni ahondaba, ni cruzaba... Ya sabe usté que al meterse no se fija uno más que en el morriyo y que se mueve la mano isquierda istintivamente... Pos bien, yo, al cambiar la colocasión de la otra, no la podía mover o la movía mal, y figurese el resultao"

1917. Estocada de Joselito el Gallo en Sevilla (Monumental)

Desenlace ojedista

A los alumnos de su Escuela Taurina, les comentaba Juli en una ocasión:
"Al carro sería bueno que aprendierais a entrar a matar así (y simulaba la manera de hacerlo en el carretón), porque es la forma ortodoxa de hacerlo y porque además, de primeras hay que aprender a hacerlo bien".
 Uno de sus alumnos, hoy matador de toros, le replicó: 
"Pero usted, maestro, no entra así a matar los toros".
A lo que el Juli, contestó sincero:
"Que yo no mate así los toros, no quiere decir que vosotros no tengáis que aprender a hacerlo bien. Yo reconozco que no soy un buen ejemplo de cómo se debe hacer la suerte, aunque haya encontrado en mi forma de hacerla, una seguridad y una confianza que me sirva para poder triunfar".
Juli, añadimos nosotros, empezó matando muy bien a los novillos y a los toros en su primera época pero matar bien tiene mucho peligro y, sobre todo, es más fácil fallar, pinchar. Ojeda le habló en el campo del saltito y de otras más cosas, cuando el madrileño tanto hacía por parecerse al genio de Sanlúcar, y poco a poco le fue cogiendo esa manera. Hoy lo pasa regular al entrar a matar. 

Eso sí, cuando tiene que matar uno, lo mata.

Salto precursor. Estocada de Paco Ojeda (Del Blog Toreo en Red Hondo)
Epílogo (que debía ser prólogo) pastorista

Y cuidado que el primero que saltó no ha sido el Juli, ni Paco Ojeda sino Vicente Pastor, torero que fue el ídolo de los aficionados integristas, como Antonio Díaz Cañabate, en la época de Joselito y Belmonte (lo que tiene delito).

Pero de eso, del salto primigenio, del salto del torero de Embajadores (calle de), hablaremos en una próxima entrada.

Salto primigenio. Vicente Pastor en México en 1919 (Del Ruedo)

6 comentarios:

antonio Liger dijo...

Muy bien descrito todo. Estoy contigo en un 100%
Porque, al fin y al cabo, todo se reduce a lo que dijo Joselito en otra ocasión: para matar cada uno tiene su medicina.
Además, ¿quienes han sido grandes estoqueadores a lolargo de la historia? Pocos, muy pocos, lo que le da aún más mérito a la suerte de matar.
Ne viene a la memoria lo que le oí decir al hijo de un gran torero a su padre cuando le pidió consejo de qué hacer para matar un toro y este le respondió: ¡Mala leche!
Antonio Liger

Taurino Bogotá dijo...

Sigue la cruzada morentista por intentar salvar históricamente a su Dios.

Jose Morente dijo...

Antonio Liger:

Todos los grandes toreros (no los grandes matadores) han buscado su medicina: Lagartijo, el paso atrás; Guerrita, su entrar eléctrico_; Gallito, la mano en el tupé...

Muy buena la anécdota del coraje que se necesita para matar bien

Un cordial saludo

Jose Morente dijo...

Taurino Bogotá:

Lamentablemente, no ha entendido usted nada.

Un saludo

Juan Manuel dijo...

Me sería muy del agrado que, por favor, elucidara relativamente a aquello que ha de entenderse como la ejecución correcta de la suerte de matar. Gracias

Jose Morente dijo...

Juan Manuel:

Pues depende del tipo de estocada.

Si hablamos de la suerte de recibir, una ejecución perfecta es la José María Manzanares a su primer toro el pasado sábado en Jerez. Posiblemente mejor que la de los toreros que más fama hayan tenido en esta añeja y hoy casi olvidada suerte.

Un saludo