domingo, 4 de noviembre de 2012

Manzanares en San Miguel (Guía de visualización)

Por Abel Frías

 

Manzanares sevilla san miguel 2012-38 (montaje 2)

Manzanares cronometrado (Montaje sobre fotografía de la web del torero)

Nota de LRI.

Algo muy frecuente en flamenco son las guías de audición. Se elige un cante, generalmente famoso o representativo, y se comentan las incidencias del mismo señalando el momento exacto (minuto y segundo) en que tienen lugar.

image

Guía de audición de un cante de Enrique Morente

Lo cierto es que estas guías son de gran ayuda para el neófito porque centran su atención en aquello que tiene más interés de la grabación que está oyendo.

Que yo sepa, a nadie (¿Aunque quien sabe? ya que no hay nada nuevo bajo el sol) se le había ocurrido hacerlo con los videos taurinos. Bueno, no se le había ocurrido a nadie, hasta hace unos días en que ese jovencísimo y magnífico aficionado que es Abel Frías me envió sus comentarios a las faenas de Manzanares en la sevillana feria de San Miguel.

Podemos estar o no de acuerdo con sus opiniones. Lo que no podemos negar es el interés del “invento” y la valentía de sus apreciaciones sobre la “pata atrás” y los pases “sin solución de continuidad”. Apreciaciones que, compartamos o no, se inscriben en una corriente que no abunda hoy día: La del aficionado cabal y desprejuiciado que analiza las cosas por si mismo, según su propio y leal saber y entender, al margen de los tópicos al uso, Lo que le permite disfrutar a modo del toreo actual. Toreo actual, que no es sino la herencia del que nos legaron las generaciones anteriores. Y ello, sin perjuicio de conservar su capacidad de análisis crítico con lo que no le gusta.

Es más que probable que existan, hoy día, muchos más aficionados como Abel. El problema es que no los oímos ya que a los únicos que se les oye es a los otros. A los aficionados dogmáticos, eternos descontentos con el toreo y su actual evolución. Son los mismos que, en su día, amargaron a Lagartijo, echaron a Guerrita, desazonaron a Joselito y causaron el cansancio de Manolete.

Mejor que a estos, leamos a Abel (Y a los que, como él, están llenos de bonhomía) y disfrutemos con sus análisis y elucubraciones y, sobre todo, disfrutemos con el toreo. Por ejemplo, con el de Jose María Manzanares en Sevilla en esta última feria de San Miguel.

 

Los sugerentes matices del toreo de Manzanares en Sevilla

3340_Manzanares_sevilla_13

El toreo de Manzanares está plagado de matices, técnicos y estéticos, que posibilitan el posterior debate de los aficionados. Debate que tiene su origen primero en la plaza. En la foto (que, como todas las de esta entrada, es de la web del torero) el público de la Maestranza disfruta del buen toreo de Manzanares en la última Feria de San Miguel. 

Las imágenes de los videos de Manzanares, en sus faenas de la tarde del mano a mano con Alejandro Talavante en la feria de San Miguel de Sevilla, nos permiten observar muchos matices y detalles de interés, de lo que, en conjunto, fue una obra de arte.

Sin embargo, no diremos nada ni sobre el juego de los toros, ni sobre su presentación, o el modo en que Manzanares los fue metiendo en la muleta. Tampoco sobre los trofeos o el ambiente en los Tendidos. Asimismo, que nadie espere encontrar una narración detallada de cada lance o su porqué según las condiciones de los toros porque no es mi intención hacer una crónica.

3338_Manzanares_sevilla_11

Comunión de torero y un público. Un público expectante con José María Manzanares. La clave fue la actitud del diestro, entregada y comprometida al máximo toda la tarde.

Sí me gustaría destacar que esa tarde hizo viento, aunque tampoco con la intensidad suficiente como para hacer imposible el toreo.

Por supuesto, habrá también algunas cosas que no haya llegado a advertir y que otros pudieran observar, ya que yo personalmente no me he puesto nunca delante de ninguna res y reconozco que me falta experiencia práctica.

Lo que sigue a continuación es, por tanto, un análisis parcial de esas faenas, centrado sólo en algunos (discutidos) aspectos técnicos del toreo actual. En concreto, retrasar la pierna de salida (la pierna contraria), enroscarse el toro a la cintura y ligar los pases sin solución de continuidad, además de otros aspectos puntuales relativos a algún pase determinado que he creído conveniente resaltar.

Pido disculpas por poner el minuto y los segundos, en vez de un intervalo de tiempo, aunque lo hago para referirme a tal o cual muletazo (o muletazos) concreto.

Una advertencia previa. Los toros y las faenas están para sentirlas. Las sensaciones del momento no nos las quita nadie, y menos el video. Aunque, en este caso, viéndolo creo que se demuestra que Manzanares es un superclase.

  3331_Manzanares_sevilla_04

Los toros y las faenas están para sentirlas

 

Primer video

Minuto 1:45. Es el primer toro de la tarde. Se observa como Manzanares desplaza por primera vez, en la primera serie, la pierna de salida hacia detrás, lo que repite de forma ostensible en el siguiente muletazo (en el minuto 1:48). En ambos se enrosca el toro y se lo pasa muy cerca (De hecho, en el segundo de ellos, el toro lo arrolla empujándole con el costillar).

Minuto 2:03. Se advierte, con mucha claridad, el desplazamiento del peso del cuerpo de la pierna de entrada a la de salida.

Siguen tandas de naturales muy largos y un gran  estoconazo recibiendo con los pies clavados en el suelo.

Minuto 3:41. Segundo toro, de Juan Pedro, que se acabó echando, parece citar despegado aunque, en este caso, quizás sea lo correcto ya que no obliga a un toro con presumible falta de fuerza al que le tira líneas. A partir del tercer muletazo se lo pasa ya cerca, dibujando una trayectoria mucho más curva. Gran final de serie.

Minuto 4:03. Aparecen los muletazos sin solución de continuidad que comentábamos antes. Seguidamente -y también casi sin interrupción- retrasa la pierna contraria para volver a enroscarse al toro en la cintura.

Minutos 4:40 y 4:43. Dos grandes muletazos de pata atrás. Tras el segundo de ellos, es magnífico el muletazo sin solución de continuidad. Pase de pecho de tronío.

Minuto 5:01. Otro muletazo sin solución de continuidad, con una rapidez de colocación asombrosa.

 

Segundo video

 

 

Aquí otro video de la misma tarde. En este caso de "Tendido cero" con más resolución y distinto ángulo. Señalo exactamente lo mismo de antes: 2:07-2:10/ 2:30-2:35/ Natural del 3:05 es una maravilla/ 3:36/ 4:02 derechazo invertido de escándalo/ 7:12 va metiendo riñones conforme pasa el toro al contrario que, por ejemplo, Ponce (al menos en alguna faena que he visto de este torero)/ 8:15/ 8:37/ 9:31

También se ve el muñecazo característico de Talavante, aunque este es otro tema.

 

Tercer video. Bonus track

 

Y de propina, este video es la actuación de Nazaré en Sevilla el pasado 12 octubre.

Minuto 0:58. Se pasa el toro lejos, imagino que para no castigarle demasiado en la primera tanda

Minuto 1:13. La pierna de salida retrasada 

Minuto 1:51. Natural de libro, encajando los riñones a lo largo del muletazo.

 

La pierna escondida, el toro enroscado y los pases “sin solución de continuidad”

3359_Manzanares_sevilla_32

Un ayudado por alto que trae aromas rondeños.

Las imágenes recogidas son –en mi opinión- muy ilustrativas de que es factible torear con la pierna de salida retrasada y, al mismo tiempo, exponer, enroscándose al toro en la cintura y pasándoselo muy cerca, pese que puede que, a algunos, esto les parezca imposible o contradictorio.

Pero, para mí, “la pierna retrasada” no es impura ni constituye ventaja, como algunos aficionados sostienen .

3339_Manzanares_sevilla_12

La pierna escondida… ¿Detrás de donde?

Me sorprende que se diga lo de que la pierna está escondida como si estuviese tras un muro de piedra (algo que ya se comentó anteriormente en otra entrada de este blog). Al contrario, la pierna retrasada tiene, para mí, la virtud de permitir pasarse el toro muy cerca (donde la clave está en la muñeca), enroscarlo en la cintura y, sobre todo, facilita darle una longitud mayor al muletazo (lo que siempre se ha llamado profundidad), muletazo que puede llegar a tener honores de circular.

3343_Manzanares_sevilla_16

Preparando el circular propiamente dicho. Aunque, lo cierto, es que el toreo en redondo de hoy día tiene categoría de “circular”.

En cuanto a los pases sin solución de continuidad, tampoco los veo como "truco" y si como resultado de una buena coordinación de los pies y capacidad de no quitarle la muleta al toro de la cara, con el mérito de que no te enganche.

En conclusión, y como decía Rafael El Gallo, “lo bien toreao es lo bien arrematao”

 

RafaelGomezGallo[1]

Rafael el Gallo: “Lo bien toreao es lo bien arrematao

Texto y análisis de vides: Abel Frías

Selección y comentarios de fotografías: Jose Morente

29 comentarios:

Anónimo dijo...

No me considero para nada un aficionado dogmático, acudo a la plaza sin prejuicios y sin complejos, pero hay principios y reglas en el buen torear que son irrenunciables, la pureza, la naturalidad y la exposición delante de la cara del toro son algunos de ellos bajo mi humilde punto de vista. No puedo compartir la teoría de la "pata atràs"(un ventajismo, es cierto que pasa muy cerca el toro, pero muy lejos los pitones), ni la de los pases sin solución de continuidad (la suerte del "tio vivo", solo hace falta un toro tonto y sin frenos, como decía Don Antonio Pérez, girando alrededor del torero), como tampoco veo por donde coger la teoría de no quitarle la muleta al toro de la cara o engancharlo muy adelante, más que el mérito de que no te la enganche (que también lo tiene, se llama temple), se hace ostensible el demérito y por consiguiente la ventaja de llevar muy tapado al toro. En cuanto a la longitud de los muletazos, los muletazos tienen que durar lo que tienen que durar, lo que dé de sí el brazo, con naturalidad y sin retorcimientos, sin obligación. Lo demás se parece más a un paso de ballet que al envite entre un animal bravo y un ser humano. Es cierto que en el toreo de Manzanares prima el buen gusto y la elegancia pero bajo mi punto de vista a dia de hoy ese toreo carece de emoción y conmoción, aunque sea consciente de que la inmensa mayoría opina lo contrario.

Un saludo.

Pablo Galán.

Jose Morente dijo...

Estimado Pablo:

Como la referencia a los aficionados dogmáticos la hice yo en la entradilla me permito contestarle.

Evidentemente, en mi opinión no es dogmático el aficionado, como Abel o como usted, que razona y explica sus puntos de vista. La expresión se refiere más bien a aquel que propugna como verdad indiscutible determinadas formas de torear y no acepta -bajo ningún concepto- otras alternativas.

Por lo que respecta a las cuestiones técnicas planteados en la entrada, comparto con usted, y disiento amigablemente de Abel en lo que respecta a los pases sin solución de continuidad ya que me parecen (pero esto es sólo mi opinión) de menos mérito que las tandas donde cada pase tiene principio y final por cuanto al ahorrar movimientos simplifican el toreo. Sin embargo, resulta innegable que al público lo motivan y emocionan estas series.

Por el contrario, comparto con Abel y disiento, amigablemente de usted, en lo que respecta a la pierna atrasada pues no considero que sea, en absoluto, rechazable esta opción ya que permite -en mi opinión- profundizar el pase sin constituir ventaja para el torero como ya sostenía, a finales del XIX, un aficionado tan dogmático (quizás el que más) como el farmaceutico F. Bleu.

Saludos

Gil de O. dijo...

Para Abel Frias y su tesis mi consideración.
Está sustentada la faena que defiende -es este caso la de Manzanares- como propia de ese tipo de toro -sin duda no ha conocido otro- en el que la bravura, la fiereza y la nobleza brillan por su ausencia; faena en la que salvo en el primer muletazo de la primera serie (el de las inercias)se le echa la pierna (ventaja para el torero) para continuar perdiendo algún pasito(ventaja para el manso de huída hacia adelante) dejarla puesta y a continuación fuera de suerte y sobre el compás (pierna de cite fijada y movilidad en la escondida) ejecutar el periférico, el sin solución de continuidad, tío vivo, fuerza centrífufa -cuando la hay-, destoreo, simpleza y alborozo del aficionado al que no le ha llegado la "revelación" pero del que no hay que renegar.
Supongo que el sr. Frías leerá los dos comentarios que han antecedido, con los que le habrán quedado claras sus erróneas teorías. Si algo le aporta el mío, pues mejor.
La faena que defiende F. Bleu es la aplicable al toro que ocasionalmente y muy de tarde en tarde en aquellos tiempos. Ahora es distinto; toros como ese 20 salen todos los días, ya que la selección actual esta basada en ese tontorrón indolente y colaborador, al que hay que perderle pasos, no cruzarse sino quedarse al hilo para que se lo crea y abrirle la salida mientras un listo-listisimo-listíllo crea -no conoce otra cosa- que está construyendo el toreo. Por supuesto que ese no es mi Toreo, ni ese toro mi Toro.

Saludos de Gil de O.

p/d Sr. Pablo Galán, el Temple es "algo más" que eso de que el toro no te la enganche.

Anónimo dijo...

Sr. Gil de O:

Totalmente de acuerdo con usted, el Temple es mucho más que eso, que en mi anterior entrada no haya profundizado más en el tema y me haya referido a él de manera tan escueta responde principalmente a que no era la cuestión central que nos ocupa, del Temple se podría realizar una auténtica tesina, pero ahora no es el caso.

Un saludo.

Pablo Galán.

Luis Miguel López R. dijo...

Me alegra enormemente que un aficionado tenga la valentía de hacer una defensa, fundamentada con imágenes, de dos aspectos del toreo actual, como son echar la pata pa´ atrás y ligar sin solución de continuidad. Ambas cosas han sido tachadas de “impuro” o “destoreo” por los aficionados dogmáticos que se amparan en tópicos y cánones inamovibles, para negar aquel toreo que se escapa de la cuadricula de su cabeza.
En la historia de la tauromaquia este es un hecho repetitivo. Este tipo de aficionados siempre ha existido en la fiesta. Se oponen a cualquier evolución del toreo. Cosa por cierto, continua, imparable e incuestionable. Ellos negaron la evolución que proponían entre otros, Cúchares (tachado de titiritero), Lagartijo, Guerrita (“no me voy, me echan”), Joselito “El Gallo”
(“ojalá te mate mañana un toro en Talavera”), Belmonte, Manolete (no cargar la suerte y toreo de perfil), El Cordobés (bufo), Paco Ojeda,… hasta el mismísimo José Tomás (torpe). Toreros verticales que diría Santi Ortiz. Ha sido el gran público (no aficionados), carentes de prejuicios los que han aceptado este tipo de toreo en el mismo momento de producirse.
Esto que ha pasado con los toreros también ha pasado con el toro, como muy bien expone Domingo Delgado de la Cámara en su libro “Avatares históricos del toro de lidia”. Lo que nos ha llevado al toro desproporcionado y gigante del día de hoy, y a la desaparición de muchos encastes.
El toreo y el toro que los “defensores del templo” promulgan como ideal, en el peor de los casos, sólo han existido o existen en su cabeza. Y en el mejor, también fueron tachados en su tiempo de “impuros” y no sujeto a los cánones, por sus contemporáneos “puristas”.
El gran problema, es que estos aficionados y críticos han tenido la virtud de hacerse oír y el resto han o hemos callado, por miedo a ser tachados de malos aficionados.
Continua…

Luis Miguel López R. dijo...

El conocimiento de la historia de la tauromaquia, de la técnica y de los cánones, no debe utilizarse como razones para someternos a la “dictadura de la pureza”, que predican los aficionados excluyentes. Sino para saber interpretar y descifrar las nuevas propuestas en el camino imparable de la evolución de la tauromaquia. Les guste a los puristas o no. Lo que hoy llama “destoreo”, mañana se puede convertir en canon que también intentarán utilizar para rechazar otras propuestas. Como dijo Guerrita: “De toros no entiende naide y algunos menos que naide”
El único termómetro válido para medir el toreo es el termómetro de la emoción. Alguien cuando contempla un cuadro de Velázquez no se pregunta si cogía el pincel con pureza o si su cuerpo tenía la posición acorde a los cánones. Se emociona o no, con su obra. Por tanto, alguien que se emociona con el toreo de Manzanares cuando utiliza estas formas, no puede ser tachado de mal aficionado por los intolerantes, bajo el disfraz de defensores de la pureza y la integridad de la fiesta.
Con esto no digo que a todo el mundo le tenga que gustar Velázquez ni emocionar el toreo de Manzanares. Ni que entre mis gustos personales, recalco PERSONALES, estás formas sean las que más me emocionan.
Por lo anteriormente expuesto sólo me queda felicitar a Abel Frías y a José Morente por su VALENTÍA. Al primero por plasmar esta entrada con la originalidad de la guía de visionado y al segundo por dar cabida en este blog a estas opiniones “a contracorriente”.
Un abrazo

Anónimo dijo...

Gracias a Abel para esos comentarios y a Josè para publicarlos (aunque no sè si se puede llamar "guida del visionado").

Pero creo sea necesario subrayar màs detenidamente una virtud fundamental del toreo de Manzanares, o sea el TEMPLE (que es la capacitad de atemperar las embestidas del toro, hasta ralentizarlas, sin que este consigua "tocar" los engaños). Tambien esa tarde de San Miguel Manzanares lo consiguiò toreando con temple y despaciosidad a un toro bravo, exigente y con poder (no olvidemos el gran susto que hizo pasar a su banderillero). El temple (en mi modesta opinion) es la prueba de calidad del toreo bueno y hoy en dia Manzanares es el que mas capacidad de templar tiene.

Tambien otra caracteristica del toreo de JMM que no se subraya tanto como se merece es la contundencia de su espada y el merito que tiene hacerlo con varios tipos de toros (como en esa tarde). Recuperar esa suerte (que desde muchisimo tiempo un torero no hacia con tanta frequencia y perfeccion) tiene mucho merito.

Otra cosa que justamente hace notar Abel es el movimiento del cuerpo cuyo peso pasa de la pierna anterior a la de salida que le permite torear con verdad y largura (vease donde y como terminan los muletazos) resultando en su caso un moviento armonioso a "compàs" de la embestida del toro (que no tiene nada que ver con un "ballet" donde todo se mueve a partir de las piernas).

Los pases "sin soluciòn de continuidad" no son mis preferidos. Pero si se consideran "trucos" deberiamos considerar "tramposos" a la mayoria de los toreros desde Paco Ojeda en adelante.

Sobre la posiciòn de las piernas tengo la misma opiniòn que Abel y Josè (y que he maturado escuchando las opiniones de varios toreros como Luis Francisco Esplà o Joselito).

Pero si estas caracteristicas de expresar el toreo de Manzanares no "emocionan" porque preocupa màs medir milimetricamente la posiciòn de las piernas para sentenciar lo que es bueno y los que no lo es, esta no se llamaria Arte del Toreo sino "ingenieria del toreo" en mi modesta opinion.

Un saludo,


Paolo

Jose Morente dijo...

Gil de O:

Dada su referencia a mi comentario sobre el natural de la época de Guerrita que hacía F. Bleu, creo de interés para todos reproducir literalmente el párrafo de su libro donde comenta ese tema:

"En el pase natural, cabe dispensar a un torero que adelante la pierna derecha, primero, porque con ello no consigue ventaja sobre el toro, y segundo, porque se coloca en una posición propicia para engendrar el redondo, caso de que el toro no abandone los vuelos del engaño, o mejor aún que el matador no le permita abandonarlos"

(Antes y después del Guerra, Madrid, 1ª ed., 1914. Pág. 369)

Por cierto, leyendo estos párrafos caigo en la cuenta de que podría haber un elogio implícito del toreo sin solución de continuidad...

Saludos.

Abel Frías Mazuecos dijo...

Don Pablo Galán:
Le respondo por partes:
Al igual que vd. tampoco me considero un aficionado dogmático y excluyente. Valoro todos los conceptos de tauromaquia y ejecución de las suertes de cada torero. Por supuesto, según las condiciones, e incluso hechuras (para hacer pasar a toros mastodónticos)del toro. Me explico: a priori, ese toreo al que me refiero en el artículo si se le hiciese a un Victorino.. mal asunto, por aquello de que se quedan más cortos, requieren pérdida de pasos en aras de estar muy cruzado ,muleta por delante para que no vean hueco entre ésta y el torero, torear más en línea para alargar su embestida, los vuelos…. Con todo esto quiero decir que cada toro tiene su lidia y no hay un toreo estándar,ni malo ni bueno, sino buenos intérpretes de cada estilo,como dice Domigo Delgado en “Revisión del toreo” Con la pata alante’ el toro puede pasar también cerquísima del diestro, aunque cuando se trata de ligar con un toro noble, sin perder ni ganar pasos, creo que lo conveniente, o quizá lo único posible, es retrasar la pierna de salida y quedarse al hilo (para hacer posible la ligazón, y donde el torero está vendido)
Le pregunto: ¿qué es el buen torear y la pureza? Cada torero puede ser “puro” según su manera de interpretar el toreo: para Emilio Múñoz lo puro puede ser dar el medio pecho y pata muy alante, para Urdiales enganchar al toro muy delante, etc. Joaquín Vidal creo consideraba impuro a Manolete y encumbraba a Domingo Ortega (que le andaría muy bien a los toros, pero no se quedaba quieto, siendo un “involucionista” en su época) Los veo conceptos muy relativos.
En cuanto a naturalidad, no veo nada forzado el toreo de Manzanares ese día: más antinatural podría ser la postura de contorsionista del que adelanta mucho la pierna de salida y prolonga el pase hacia detrás casi más allá de lo que el movimiento natural del cuerpo permite, por ejemplo Emilio Múñoz (que admite en un video que los aficionados consideraban eso algo antiestético y que procuraría pulirlo). Con esto, de paso, creo que queda respondido lo de la longitud de los muletazos. Forzadas , no antinaturales, también pueden parecerme las posturas de la mano que no torea de Daniel Luque, o el brazo izquierdo de Talavante cuando torea con la derecha.
De la exposición y pasarse cerca los pitones, observe los videos y tal vez pueda apreciar que pasan cerca de la pierna de salida, ya que los lleva muy enroscados y metidos en la muleta. (sigue)

Abel Frías Mazuecos dijo...

(continuación del comentario a Pablo Galán) Lo del “tiovivo” no creo que sea aplicable en este caso: sí puede serlo para dar varios circulares invertidos seguidos o para agarrar al toro del lomo y girar con él. En ambos caso sería dejando la muleta muerta, sin un mínimo vuelo, lo que no ocurre en el caso de Manzanares.
Tal vez no haya expresado yo bien lo de dejar la muleta en la cara y que no te enganche. No le doy más importancia a eso a que no enganche. Sí me parece de gran mérito que sin quitarle la muleta nada o casi nada, a la vez que mueve las piernas para el siguiente muletazo, no le enganche entre medias. Lo de tapado al toro también lo veo relativo (ejemplo: no llevar muy tapado a un Victorino o un Núñez, mala cosa) aunque es inevitable, y diría que necesario, para dar ese pase sin solución de continuidad.
Lo del ballet, lo comento en dos acepciones: como movimiento constante de los pies y como elegancia supina. Según la primera, veo a Manzanares quieto, no le ha hacho falta pederle pasos al toro ni nada y torea sin apenas enmendar la posición. En cuanto ala otra acepción que contemplaba, ¿acaso no tendría mérito andar con elegancia ante una bestia (por cierto no fueron toros “facilones” los de Manzanares, al menos el primero) Morante dijo una vez que le gustaría torear como juega Zidane, ¿acaso no era ballet la clase y elegancia del francés jugando a fútbol?
En cuanto a la emoción, es lo que todos queremos. Cuando vemos a un torero sacarle provecho a un toro complicado que no regala un pase estamos en vilo. Urdiales, por ejemplo, creo que nos emocionó a todos este año en Bilbao. Aunque volviendo a Manzanares, a mí me emocionó: esos muletazos largos, ese empaque, la plaza en plena comunión… De hecho los toros también le cogieron.
Con todo esto, me gusta que haya debate y controversia, para aprender todos de todos, mientras, como vd. ha hecho, se razone el porqué de cada consideración.
Un saludo.

Abel Frías Mazuecos dijo...

Sr. Gil de O.
Por partes:
¿La nobleza brilla por su ausencia en los toros del video?, ¿el último de Manzanares no era noble?
Lo de “perder pasitos” no lo veo en los videos, aunque ya digo que hago un análisis de ciertos aspectos de la faena.
Lo de “fuera de suerte” si se refiere a estar al hilo lo veo necesario para permitir la ligazón, además ahí es donde estás vendido. El uno a uno sería lo fácil ante ese tipo de toro. Antes otros, como los victorinos, perderle pasos y estar muy cruzado, sería lo indicado. Ante los nobles toros del video (no eran carretones, por cierto) otra cosa que no sea quietud, temple, ligazón (que considero que lleva implícito el mando en la embestida) y enroscarse el toro llevándolo hacia dentro, lo consideraría ventaja.
Ya que hace referencia al comentario del sr. Pablo Galán, lea usted, si quiere, mi respuesta hacia él, que en algunos puntos le resultará de interés y, tal vez, le responda a algo.
En cuanto a la “revelación”, que yo sepa no he alcanzado la mística ni el Nirvana. De existir espero que sea algo parecido a JT en Nîmes, y no al toreo de Domingo Ortega (un involucionista en una época gloriosa del toreo, aunque le andase muy bien a los toros y los dominase) que tanto se predica en algunos aficionados como paradigma del “buen toreo”
Un saludo

Miguel Montes Carretero dijo...

Me parece lamentable buscar las vueltas de tal forma para conseguir aceptar lo inaceptable: la forma de ligar y colocarse entre muletazos de la mayorìa de la torería actual. No hay que pasarse cerca el lomo o la culata del toro (que suele arrollar a Manzanares y Talavante habitualmente) lo que hay que pasarse cerca son los pitones. Esos carruseles de muletazos y esa forma de esconderse, de buscar la oreja del toro y esconder la pierna de salida es de un ventajismo horrible. El que no lo quiera ver es un ciego. Además, estéticamente, (solo hay que ver videos de Talavante o Manzanares) esos giros tan bruscos que pengan cuando esconden la piernan son horribles, la forma en la que queda el cuerpo con la cadera a punto de romperse es dantesca. El toreo es naturalidad... como se cansa de decir Manzanares... El más antinatural...

Abel Frías Mazuecos dijo...

Don Luis Miguel:
Muchísimas gracias por su valoración de todo. Da gusto leer un comentario así y constatar que el aficionado cabal siempre está ahí. Comulgo plenamente con sus ideas, expuestas de forma magistral por otra parte. Suscribo cada palabra. Difunda, predique su mensaje antes de que muchos neófitos se corrompan con la “contaminación acústica” imperante en la mayoría de la crítica taurina, blogs, prensa, panfletillos, etc. Lo malo es el afán de protagonismo de ciertos “aficionados”, con SU verdad inamovible y excluyente, que parecen repartir carnets de “buen aficionado”
Leo que ha leído a Domingo Delgado. “Avatares…” es el único que no me he leído de su trilogía. “Revisión del toreo” y “Del paseíllo al arrastre” me encantaron y acabaron de abrirme los ojos. Son como artículos de opinión con un hilo conductor, que es la evolución en el toreo. Además no se corta un pelo y da en el clavo en todo, menos en JT (aunque son libros de hace ya unos años y han surgido grandes toreros desde entonces y otros han mejorado)
Un abrazo

Abel Frías Mazuecos dijo...

Sr. Paolo:
Muchas gracias, Paolo. Me alegra que vd. destaque algo que no habíamos comentado antes: el tema del temple de Manzanares. No sé si será el que más capacidad de templar tenga (probablemente sí), pero me parece innegable que tiene mucho temple y estoy totalmente de acuerdo con lo de ese párrafo.
Manzanares, como bien dice usted, es un monstruo con la espada. No lo he resaltado tanto, porque es bien sabido creo, pero hace usted muy bien en volver a reivindicarlo.
En cuanto a lo de desplazar el peso del cuerpo de la pierna de entrada a la de salida (lo que como José sostengo que es realmente “cargar la suerte”) el hecho de que vd. lo destaque quiere decir que vd ha leído con interés la entrada y me alegro por ello.
Lo de admitir que ha madurado escuchando a Esplá (qué ganas tengo de escucharle) y a Joselito, me parece fantástico. Es decir, la tauromaquia es algo de lo que se está aprendiendo constantemente, y de reciclar ideas (este año yo mismo lo he hecho mucho, gracias a este blog en gran parte) y no anclarse en una verdad inamovible como los que usted bien llama “ingenieros del toreo”
Un saludo

Anónimo dijo...

En contestación a Abel Frías:

Por no reiterarme, creo que también lo ha explicado muy bien Miguel Montes Carretero.
Lo que no entiendo es que, en su contestación, hace alusión a cuestiones a las que yo ni siquiera aludo en mi anterior comentario.
Voy a intentar ser muy breve, para no alargarnos.
Hace referencia a las hechuras, a toros mastodónticos y a un toro de Victorino, lo que me hace pensar que ya me ha etiquetado como aficionado torista, si me conociera sabría que reniego de las etiquetas, no me considero torista ni torerista.
Cita hechos, libros y autores, que por cierto, yo también conozco, para defender no se que teoría, que sinceramente no viene al caso.
Se mete en una maraña de datos y suposiciones, en los que nada tienen que ver unos con otros, para, otra vez, defender no se que teorías, todo muy raro.
Además se contradice, me explico, tacha a Domingo Ortega de "involucionista" por basar su toreo sobre las piernas en una época en la que ya se imponía la quietud, y yo le hago una pregunta, ¿no es un paso atrás en la evolución del toreo que cincuenta años después de que el toreo estuviera basado en cargar la suerte y presentar las femorales en cada muletazo se retrase la pierna en pos, según usted, de imprimir más profundidad al muletazo?. Yo lo tengo muy claro,como ya argumenté anteriormente, la profundidad depende más del brazo y de la cintura que de la pierna de salida retrasada.
Además cita a toreros y críticos taurinos, dando por hecho, según se desprende de sus palabras, que yo comparto esas ideas, con no se que fin.
Se permite el lujo de dar infinitas teorías sobre la técnica del toreo, pero luego llama a los demás "ingenieros del toreo", no lo entiendo.
En definitiva, navega en un mar de suposiciones y teorías disparatadas, que nada tienen que ver con la argumentación que expuse en mi anterior comentario, solo por el hecho de discrepar de usted.
Por cierto, además miente, dice respetar todas las opiniones pero no duda en hechar tierra con divagaciones imposibles sobre todos aquellos que no piensan como usted, como lo demuestra el tono de camaradería barata para con todos aquellos que si comparten sus opiniones, otorgándoles el "título" de aficionados cabales y por el contrario haciendo juicios de valor y acusando a los que no piensan como usted de afán de protagonismo. Veo que se empieza a imponer la figura del hooligan taurino muy alejada por otro lado del aficionado taurino.
Ya para terminar, dos citas, la primera de Antonio Peña y Goñi:

"En cuanto desaparece el riesgo y el peligro se aleja, se amortigua el interés del público y se desvanece el mérito del lidiador. Sin emociones no hay corrida posible".

Y la segunda, ya que ha aparecido F. Bleu con anterioridad, sigamos con él:

"Con toros fáciles, raro es el que no se consiente y se luce. Para mi y para muchos, el mayor encanto de las fiestas de toros descansa principalmente en los momentos difíciles e inesperados que hay que resolver por medio de la inspiración súbita. El mérito de las faenas está en su conjunto, y hay que apreciarlas, más que por lo que se haga en ellas, por lo que se deba hacer en atención a las condiciones del toro e independientemente del lucimiento del torero".

Saludos.

Pablo Galán.

Anónimo dijo...

Ya que Miguel Montes considera la forma de torear de Manzanares "dantesca", tengo que matizar algunas cosillas como paisano del gran poeta toscano.

Primero hay que recordar que Dante se hizo grande por su "Divina Commedia" una obra de 99 "canti" divididos entre "Inferno", "Purgatorio" y "Paradiso".
Si para “dantesco” entendemos esos "gironi" infernales donde los protagonistas sufren penas tremendas correspondientes a sus culpas terrenales (que Dante describe con muchos detalles y enfasis), este “Inferno” adaptado a lo taurino no es el caso de Manzanares ya que en su forma de torear no veo ninguna pena, ningun esfuerzo, ni culpa que espiar.

Al reves su forma de torear podria ser “Paradisiacamente dantesca”: por la limpieza y pulcritud de los muletazos, por la armonia celestial de cada pase, por la perfecciòn estetica que consigue alcanzar (Dante en la cumbre del Paraiso no solamente habla de lo divino sino de su hermosa y amada Beatrice que tanto le cautivò por su estetica y que serà su guia en el Paraiso). Ademàs esa serenidad que JMM enfunde toreando, su “angel” torero que consigue expresar y su prodigiosa capacidad de templar las embestidas del toro para torearlo al ralentì hasta “parar el tiempo”, donde tendrian cabida si no en un “paraiso torero”?

Y seguro que en este paraiso de toreros (que, como en el de Dante, caben màs de lo que se podria imaginar) a Manzanares no le rechazarian por “esconder” la pierna: esa forma de torear no digo sea màs meritorias que otras, pero no necesariamente menos ya que los cuernos le pasan muy cerca de los tobillos y que el toro queda “rematado atras” de la cadera (y no “pafuera”). Ademàs no creo que la pierna adelantada sea el pasaporte suficiente y necesario para este paraiso, ya que todo depende donde se queda el toro al final del muletazo (muchas veces desplazado para fuera a pesar de la pierna adelantada) y de que el toro pase cerca o no del torero.

Luego no quiero decir que el toreo de Manzanares sea perfecto (ademàs en esta tierra nada lo es) pero sì que para mi en muchas ocasiones ha sido “paradisiaco”.
La de San Miguel fue una de esas.

Un saludo,

Paolo

Abel Frías Mazuecos dijo...

Sr. Pablo Galán:
Sí, es cierto, tal vez me haya extendido mucho en los comentarios, mientras en la entrada sólo hablo del toreo de Manzanares en esa tarde en concreto.
No era mi intención etiquetarle de torista o lo que sea, entre otras cosas porque no concibo eso de torista/ torerista. Puse el ejemplo de Victorino porque requiere otra lidia y es un caso más paradigmático de otro tio de toreo.
En el tema de cargar la suerte discrepo d usted, ya que lo entiendo como cargar el peso del cuerpo en la pierna de salida, se sitúe ésta adelantada, paralela o atrasada. Esto lo explica muy bien Joselito (Arroyo) en un video en youtube.
En la entrada digo que me gusta el toreo de Manzanares, no que no me gusten otros o que los desprecie. También me gusta el toreo de exponer femorales, pata alante’ y demás.
La profundidad no digo que depende de la pierna de salida retrasada, y sí más de lo que dice usted, y de la longitud del muletazo. Aunque éste es un término polémico, he oído interpretaciones distintas de esto de “profundidad”
Me parece muy bien que se discrepe de mí. Acepto cualquier tipo de toreo, no excluyo ése que decís, aunque no me aporte nada nuevo, es lo que se lee en cualquier blog, lo mío es algo distinto. Como decía Domingo Delgado, lo de “parar, templar y mandar”, lo sustituiría por “quietud, temple y ligazón (que incluye el mando)
Lo de Antonio Peña y Goñi es verdad, la emoción es lo que queremos todos. Lo de F.Bleu también.
Con lo de afán de protagonismo me refiero a los que gritan en la plaza, poniendo verde a todo el que no comparta sus criterios, no a usted que sí que razona todo lo que escribe.
Lo de “hooligan” dígamelo si exigiese a todos los toreros pata atrás por ejemplo, descalificando al increpante y ya le digo que no es mi caso, ya que no excluyo nada.
La camaradería (¿lo de barata por qué?) con los que piensan como yo, no implica que sólo a ellos les dé un “título” (¿quién soy yo para dar títulos?)
Parece haberse sentido aludido por lo de afán de protagonismo, no iba por usted ni por ningún otro que haya comentado argumentando.
Lo de los juicios de valor me parece una chorrada, que no tiene nada que ver con lo que pone en la entrada.
Saludos

Abel Frías Mazuecos dijo...

Por favor, preferiría que nos ciñésemos a lo expuesto en la entrada. Tal vez el principal culpable de que algunas cosas se hayan desviado de lo fundamental haya sido yo, surgiendo debates paralelos algo ajenos a lo de Manzanares en Sevilla en la feria de San MIguel. No intento convencer a nadie, que cada uno saque sus conclusiones. Sí pretendo ilustar mis apreciaciones con la imagen.
De todas fromas comenten lo que les dé la gana.

Gracias

Abel Frías Mazuecos dijo...

Sr. Paolo
Muy pedagógico su comentario, con la analogía de "Divina Commedia", me ha interesado mucho. Tanto por relacionarlo con el tema que nos ocupa (lo que tiene enorme mérito) como por interés literario.
Sus últimos párrafos más enfocados a Manzanares son muy agudos: lo de pasarse los pitones muy cerca de los tobillos, rematar el muletazo atrás, señalando que con la pierna adelantada puede echarse también el toro hacia fuera. No encierran ningún prejuicio y sí consideraciones quea muchos se le pueden escapar.

Saludos

Anónimo dijo...

Holà!
Para añadir una o dos cositas sobre lo de la pierna retrasada:
Con esta manera de presentar su cuerpo al toro, el torero tiene 4 posibilidades : de frente, 3/4 por delante, de paralela (no sé si se dice así?), 3/4 por detrás (pierna de salida "escondida"),por detrás (redondos, invertidos o no). Es su trabajo de profesional de saber eligir la posición mas idonea para este toro, en este momento de la faena. No se puede decir que Manzanares torée de manera uniforma: salvo las suertes de frente, utiliza las tres otras posiciones.
Para juzgar de lo bueno o de lo malo de una manera de torear, en mi humilde opinión, hay que analizar
sus aspectos técnicos : es favorable para la buena marcha de la lidia, para mantener el toro en buena condición y sujetarlo de manera oportuna? Cosa de profesional.
Sus aspectos éticos : permite esta suerte de evitar el peligro? Me gustaría conocer la experiencia de los que se ponen delante del toro; sin estatísticas, los otros, yo, no tenemos mas que opiniones.
Sus aspectos estéticos : me gusta o no me gusta esta suerte, esta postura... Aquí, estoy el único juez, y mi juicio puede cambiar si estoy en la plaza, con el entusiasmo colectivo, o veo la corrida por televisión, de manera mas analítica...
Cordial salut à tous.
Toutes mes amitiés, José.
Jack

Abel Frías Mazuecos dijo...

Mr. Jack:
No pretendo ni es mi intención decir que Manzanares se coloque siempre, como usted dice, 3/4 por detrás. De hecho a lo largo de la faena cita, torea en todas las posturas que usted comenta, salvo de frente. Estoy de acuerdo con usted. Ya apunto en la entrada que es un "análisis parcial", y que no comen tonada ni sobre el juego del toro, ni su forma de embestir, ni cómo Manzanares le plantea la faena. Además también señalo que habrá cosas que no haya advertido o que no sepa como un profesional, ya digo que no me he puesto delante de una res, aunque he hablado con gente que sí lo ha hecho. Podría ser muy interesante la opinión de algunos profesionales.

Salut

Anónimo dijo...

Estimado Abel.
Mi post es más una respuesta a los que gritan :"Que vergüenza! Como se puede torear así, retrasando la pierna : el Libro dice que hace falta adelantarla." que una crítica de su analísis.
Lo que quiero decir es : Porqué estaría una vergüenza lo de retrasar la pierna de salida? Hay argumentos técnicos? argumentos éticos? (1era video, entre 1:45 y 1:55, si la pierna de salida está retrasada, la de entrada está adelantada, y los pitones no pasan lejos de esta pierna). En cuento a los argumentos estéticos, nadie puede imponer a nadie que esto es feo, o maravilloso...
Una mesa redonda con profesionales y aficionados sobre estos asuntos estaría útil.
Très cordialement
Jack

Abel Frías Mazuecos dijo...

Estimado Jack.
Estoy totalmente de acuerdo con lo que dice. Y sí, sería muy útil esa mesa redonda.

Saludos

el cortinar dijo...

a eso se le llama y se le ha llamado siempre "torero ventajista",

Vazqueño dijo...

No hay duda, por esa perceptible emoción, que el señor Morente quedó conmovido con la tanda de derechazos y el "pase de pecho" de tronío que comenta Abel. Me alegro.

Yo que me guío mayormente por el instinto pues de momento no he dado con la guía que indique cómo es el legítimo modo de torear, ya que unas contradicen a otras, haré unas apreciaciones a vuelapluma de lo que no me ha gustado y no me gusta de esta forma de torear:

Para construir la faena ha de haber ligazón, los pases deben ser continuados, así es la tauromaquia de hoy. Por otra parte los ganaderos buscan un toro propicio, con mucha fijeza y un galopar constante. Debo ser un mal aficionado porque no me llenan esas tantas en las que se engarzan los muletazos sin retirar la muleta al toro de la cara en ningún momento. Creo que se produce un ardiz claro o un abuso al mantener al toro constantemente cegado en la franela y, los pases, en ese afán de ligazón sin solución de continuidad, pierden el valioso momento del remate, mezclándose con el inicio del siguiente, se embarullan, a veces llegan al relance incluso. Además, al principiar un nuevo pase, al margen de cómo esté colocada la pierna del torero, el animal va en línea en recta y no se produce ningún quebranto en la dirección de la embestida, en descargo del riesgo asumido, para después, volviendo a aminorar el compromiso, al rebasar el cuerpo del espada, conducir al toro en redondo.

Por eso no me termina de convencer los muletazos que vi en el primer video, en mi opinión concurren una serie de circunstancias, explicadas en el párrafo anterior, que reducen en demasía el riesgo que el matador asume y, por tanto, siempre a mi modo de ver, no hay un toreo aquilatado, un toreo verdaderamente valioso.

Comprendo que nunca se podrá torear igual de uno en uno que ligando las tandas en redondo sin solución de continuidad, pero no creo que las formas de Manzanares sean las más comprometidas con el buen arte, sin entrar a valorar su estética, la largura de los muletazos y otros aspectos positivos.


Saludos

Pd. Por el volumen, no he leído los comentarios anteriores. Pido disculpas si me he repetido y ya habéis hablado los aspectos que refiero en mi comentario.

Abel Frías Mazuecos dijo...

Vazqueño:
Comparto con vd. que no hay una “guía” que indique cual es el legítimo modo de torear y que el instinto te puede decir muchas veces que algo está bien hecho, bien toreado y llega a uno.
También estoy de acuerdo en que debe haber ligazón. En cuanto a lo de engarzar muletazos sin retirar la muleta al toro de la cara (lo que es “embeber”), ¿no se trata de eso, de que toro y muleta viajen a la misma velocidad y a “dos dedos” pitón y franela? Así, rematando el muletazo detrás de la cadera (o no, en el caso de los que llamo “sin solución de continuidad”), dejando puesta la muleta en la cara del toro e iniciar un nuevo viaje sin perder pasos o modificar terrenos, visto así le veo mérito. Lo de no quitársela al toro de la cara, “cegándole” como usted dice, no sé si será continuamente, al menos en estos videos (de hecho sufre una cogida en su primero). En cualquier caso hay encastes que sí exigen lo de llevarles tapados y que la res no vea hueco entre toro y muleta (por ejemplo: a priori, Albaserrada y Núñez, por poner dos ejemplos paradigmáticos, aunque habrá más).
En estas faenas no veo una embestida recta, que solo Manzanares meta hacia dentro al rebasar los pitones. En cambio veo un toreo muy en redondo (o en elipse para ser más exactos) con el pitón pasando muy cerca del tobillo de la pierna de salida en muchos pases.
En cuanto a los “muletazos sin solución de continuidad, en la entrada no digo que me gusta más que uno bien rematado, pero sí que, en el caso de Manzanares, tienen el mérito de una rápida colocación de las piernas y de llevarlo muy embebido en la muleta del muletazo anterior sí rematado. Por eso, al de Alicante no lo veo embarullado, aunque lo normal sería lo contrario, de ahí que destaque su mérito al no engancharle la muleta.
P.d.: Muy interesante su comentario, no se ha repetido, ha tenido interés y ha dado que pensar. Por otro lado valora sus aspectos positivos, lo que me parece bien. Sepa que cada uno tiene su criterio y mi intención es más bien reivindicar que ese toreo tiene para mí mucho valor; por ello ilustré con imágenes mis impresiones, las cuales no elevo a “dogma” o “verdad inamovible” aceptando, y apreciando, otras formas de torear
Saludos

Anónimo dijo...

Esto parece una comedia: quemar incienso al toreo de Manzanares es una labor sacra que puede hacerse sin atacar a quienes no comulgan con él. Tachan de dogmáticos a quienes no nos tragamos esa clase de toreo posturista, nos signan como intransigentes pero en cuanto alguna cita de algún dogmático les sirve (por ej., Bleu)no dudan en usarla y erigirla como verdad revelada; a mí me parece indecente defender un torero atacando a quienes no gustan de su toreo; es verdad que me parece aún más indecente, casi vulgar, defender ese monumento a la mentira que es la pierna retrasada. ¿Por qué? Es sencillo, la pierna retrasada es como el pico, describe el viaje natural del toro hacia afuera, así que todas esas loas a un torero que se enrosca al toro, deben considerar que a lo que más se expone la modélica y excitante cintura de Manzanares, incluso su femoral, es a chocar con el costillar del toro. Vamos con un poco de lógica: si el torero está pegando el muletazo, siempre el brazo, sea adelante o atrás de la cadera, irá respectivamente delante del cuerpo, esto es, alejado de él. Cuando Manzanares "se enreda con el toro" o "carga la suerte con la pierna retrasada" (!) en realidad ya tiene al toro fuera de foco, así parezca que es un Adonis con la bragueta más valiente de la historia, para algunos. Hagan el experimento con una toalla: retrasen la pierna, pero alarguen el brazo y describan un muletazo: si a eso le suman el pico y el fuera de cacho, el torero está en la comodidad de un toro afuera, que no aprieta (de ahí la hórrida condición de esos pases "sin solución de continuidad"), que no puntea con los pitones al cuerpo sino lejos, y que se enrolla en el cuerpo desde el costillar. No corre peligro de los pitones, de ahí que las pocas veces que ha resultado cogido, ya no corneado, ha sido por estar mal colocado, no durante el muletazo. Me baso en los videos que veo. Resulta que quienes vemos con justeza en estas acciones la trampa, la farsa y la mentira, somos además por ello culpables de la salida de Guerrita, la muerte de Joselito y Manolete, y no sé qué más inquinas en la historia misma de la tauromaquia, que frenan su evolución imparable (contradicción de términos)y que pretendemos medir con centímetros dónde está una pierna (hasta de eso nos acusan quienes a su vez cogen un video y ponen opiniones inanes minuto a minuto, diría algún sarcástico). La suerte no se carga con la pierna adelantada, Encabo era un ejemplo de ello, y cierto es que tampoco con la pierna retrasada, salvo honrosas excepciones basadas a su vez en ofrecer el medio pecho y el temple auténtico a toros fieros (como Ordoñez)....pero lo de Manzanares es aunar lo más ventajista de la historia en un solo concepto, es el descargue total de la suerte, el abuso del pico, la timidez en los terrenos, siempre al hilo.

Anónimo dijo...

Segunda parte: Si el argumento es que torea al hilo o fuera de cacho para cuidar a su bicho, eso no es ningún halago de sapiencia técnica, más bien da cuenta de qué clase de ganaderías exige, las más débiles y mansas. En últimas, uds pretenden establecer verdades históricas basando sus opiniones en los discursos disonantes de quienes han defendido no la pureza sino la ética del toreo. Si Bleu dijo eso, eso no borra su obra, ni a Vidal, ni a Navalón, ni a nadie que sepa que el toreo tiene una ética, en la que dar la ventaja al toro es la primera regla, y dominarlo es la segunda, y en consecuencia, se concebía como maestro del toreo a quien le podía a todos los toros, no solo a un encaste, y la voz de los aficionados valía algo. Ahora resulta que a miles de kilómetros y años, yo maté a Manolete, pero Manzanares malcriado a novilleros, aplaudido por uds y defendido en lo indenfendible, no es culpable con sus amadas figuras de asesinar a muchos encastes que por cobardía no torean, copando el mercado y exiliando a Francia a quien no toree como ellos. Aquí no nombran el veto a Fandiño, las ganaderías en diáspora, la indecente cifra de 2 de cada 3 toros lidiados que son de Domecq, el copamiento del mismo grupo de toreros del 65% del mercado, con reiterados escándalos por afeitado, falta de edad y trapío. El de la semana pasada consistió en un par de insultos: los "toros" toreados por las figuras en Castellón, pésimos en cualquier aspecto, y que los novillos de El Juli en Olivenza fueran idénticos en tamaño que los lidiados por el mismo torero en la misma plaza y feria, siendo del mismo encaste. Pero los dogmáticos somos nosotros. Dogmáticos aquellos que pretender aplastar la historia del toreo, mediando la trampa, el afeitado, la edad irreglamentaria, y lo que sea, con tal de ver dos muletazos falsos pero bonitos.

Anónimo dijo...

Segunda parte: Si el argumento es que torea al hilo o fuera de cacho para cuidar a su bicho, eso no es ningún halago de sapiencia técnica, más bien da cuenta de qué clase de ganaderías exige, las más débiles y mansas. En últimas, uds pretenden establecer verdades históricas basando sus opiniones en los discursos disonantes de quienes han defendido no la pureza sino la ética del toreo. Si Bleu dijo eso, eso no borra su obra, ni a Vidal, ni a Navalón, ni a nadie que sepa que el toreo tiene una ética, en la que dar la ventaja al toro es la primera regla, y dominarlo es la segunda, y en consecuencia, se concebía como maestro del toreo a quien le podía a todos los toros, no solo a un encaste, y la voz de los aficionados valía algo. Ahora resulta que a miles de kilómetros y años, yo maté a Manolete, pero Manzanares malcriado a novilleros, aplaudido por uds y defendido en lo indenfendible, no es culpable con sus amadas figuras de asesinar a muchos encastes que por cobardía no torean, copando el mercado y exiliando a Francia a quien no toree como ellos. Aquí no nombran el veto a Fandiño, las ganaderías en diáspora, la indecente cifra de 2 de cada 3 toros lidiados que son de Domecq, el copamiento del mismo grupo de toreros del 65% del mercado, con reiterados escándalos por afeitado, falta de edad y trapío. El de la semana pasada consistió en un par de insultos: los "toros" toreados por las figuras en Castellón, pésimos en cualquier aspecto, y que los novillos de El Juli en Olivenza fueran idénticos en tamaño que los lidiados por el mismo torero en la misma plaza y feria, siendo del mismo encaste. Pero los dogmáticos somos nosotros. Dogmáticos aquellos que pretender aplastar la historia del toreo, mediando la trampa, el afeitado, la edad irreglamentaria, y lo que sea, con tal de ver dos muletazos falsos pero bonitos.