lunes, 9 de enero de 2017

Tercio de banderillas (II) Gaona. El torero que le andaba a los toros

Por Jose Morente


Gaona en el -ya mítico- "par de Pamplona" (Fotografía publicada en Toros y Toreros, el 16 de marzo de 1921)
Andarle a los toros

Como venía a decir Corrochano de Antonio Fuentes, sólo el matador que conoce y domina las querencias es el que puede banderillear realmente bien.

Ese era el caso de Rodolfo Gaona para quien torear y banderillear sólo tenían sentido si se hacían despacio, muy despacio para lo que hay que dominar terrenos y querencias. Frente al estilo genial aunque eléctrico de Joselito contrastaba el estilo pausado y parsimonioso de Rodolfo.

Según Gaona "para banderillear, hay que andarle a los toros". Y así lo hacía. Rodolfo, salía andando, andando, hasta la cara y ahí cuadraba y le metía los brazos al toro.

Añadía Gaona, en sus Memorias, que lo difícil, lo peligroso es llegarle andando a un toro, a un toro que está viendo venir al banderillero, que se está preparando para quedarse con él y que, cuando lo tiene cerca, empuja con todas sus fuerzas y, entonces, tiene uno que mejorarse rápidamente casi en el momento de clavar, y que a poco descuido se queda uno ensartado en las astas.

Así clavó Rodolfo Gaona el "par de Pamplona" y tantos y tantos pares a lo largo de su vida profesional.

¡Gaona!

4 comentarios:

Antonio Luis Aguilera dijo...

Qué maravilla de entrada, José.
Lo mismo banderilleaban estas figuras que algunos banderilleros de hoy, que casi siempre lo hacen a toro pasado y velocidad atlética, sustituyendo suertes tan emocionantes como el quiebro por otras verdaderamente horrorosas como el violín.
Andar, dejarse ver, cuadrar en la cara, clavar y salir de la suerte apoyándose en los palos con inmensa torería.
Grandiosa figura la del mexicano Rodolfo Gaona. Y precioso el recuerdo a los que fueron auténticos maestros en el segundo tercio.

Anónimo dijo...

En efecto: Gaona, Joselito... ¡dos tremebundos banderilleros! Hábiles, finos, conocedores a más no poder. Clásicos maestros. Gracias por el video. // Atte., Torotino.

Anónimo dijo...

De poder a poder y al cambio, nunca al violín, aprovechando la arrancada,verdaderos maestros, el acompañamiento de la guitarra, propio y bonito, enhorabuena,ilustrativo y bonito, que más!, abrazo Manuel Vázquez

Jesus Alonso dijo...

¡Qué maravilla, Rodolfo!
¡Y qué bonita la guitarra de Enrique de Melchor!