sábado, 11 de abril de 2015

Paco Ojeda (I) La profecía de Pepe Alameda

Por José Morente

 

banner-web-JOSELITO-Y-BELMONTE - copia

Joselito y Belmonte frente a frente. Toreo natural y toreo cambiado. Toreo en redondo y toreo en ochos. Toreo largo y extenso frente a toreo corto pero intenso. Dos modos de torear ¿diferentes?¿antagónicos?¿complementarios? (Detalle del cartel de la Exposición que, en honor de ambos diestros, se celebró en Sevilla durante los meses de octubre y noviembre de 2013)

 

Dos sistemas ¿incompatibles?

En una entrada anterior, hablábamos del sinsentido que supondría y supone exigir que en un determinado modo de torear (pongamos el toreo en redondo) se exijan movimientos y acciones (pongamos cargar la suerte adelantando la pierna de salida) que son más propias de un modo diferente de torear (pongamos el toreo en ochos).

El toreo en redondo y el toreo en ochos responden a dos sistemas, modelos, esquemas, conceptos y planteamientos antagónicos y diferenciados que no admiten mezclas ni mixturas entre ellos.

¿Que no admiten?

 

1915-06-14 (p-TKL) Natural de Jose y Juan - copia

Dos modos de torear diferenciados que no parecen admitir mezcla alguna.

 

La profecía de Pepe Alameda

El primero en plantear la cuestión de la dicotomía entre esos dos modos de torear aparentemente excluyentes fue Pepe Alameda.

1382 Jose alameda en el tendido

José Alameda (Pepe Alameda) tomando notas en el tendido.

El maestro Alameda, en uno de sus mejores libros (“Los arquitectos del toreo moderno”) y luego de elucubrar sobre la evolución a lo largo de la historia de esos dos sistemas tan antagónicos (sistemas que el denominaba toreo de línea natural y toreo de línea cambiada) se planteaba cual podría ser la salida a ese callejón sin salida que suponía la evolución lógica del toreo “en redondo” y el del toreo “en ochos” pues, según él, ambos modos de torear habían llegado a un relativo agotamiento.

1961 los-arquitectos-del-toreo-moderno - copia

Portada de la 1ª edición del libro de Alameda, “Los arquitectos del toreo moderno”. Juan Belmonte preside la sugestiva imagen. Alameda descubriría años más tarde la película de los 7 toros de Martínez de Joselito que le hizo desplazar hacia este otro diestro el acento en la invención del moderno toreo en redondo que, por aquel entonces, no era capaz de explicar ni explicarse

Nota: Conviene aclarar que lo de moderno es un eufemismo pues aunque “sólo” han pasado 100 años desde que José recuperara ese toreo en la plaza de Madrid, consta que ese modo de torear ya lo practicaron anteriormente otros diestros del siglo XIX. Joselito lo que hizo –según Alameda- fue retomar un hilo que se había perdido. El hilo del toreo en redondo.

Decía Alameda en el capítulo XI (“Ventana al futuro; una posible salida”) del citado libro:

Tengo para mí que la posibilidad de ese progreso está en la síntesis del toreo natural y el cambiado, pues el día que un torero. sintiendo en principio uno de ambos modos, llegare a completarse, adquiriendo cabalmente el otro, en una integración profesional que no es imposible, se alcanzaría un grado nuevo de dominio del toro y, consecuentemente del toreo.

Tanto el toreo natural como el cambiado son en definitiva instrumentos. Y el dominio de los instrumentos es el primer paso para lograr el fin que en este caso es el dominio sobre el astado

Retengamos estos conceptos:

  • Existen dos modos de torear: toreo natural y toreo cambiado (O lo que es lo mismo, toreo en redondo y toreo en ochos)
  • Según Alameda, es posible la síntesis de ambos modos de torear
  • Esa síntesis permitiría alcanzar, también según Alameda, un grado nuevo de dominio sobre el toro al poder ir alternando esos modos según conviniera en función de las cambiantes condiciones de los toros.

Eso es lo que decía Pepe Alameda en 1961.

 

La alternancia del toreo en ochos y el toreo en redondo

Hoy día, la alternancia de toreo en ochos y toreo en redondo en un mismo toro aunque habitual sigue siendo algo excepcional cuando surge en plenitud y sorprende gratamente al espectador.

Ese fue lo que sucedió en Bilbao, el 23 de agosto de 2011, cuando Morante de la Puebla desgranó ante el toro Cacareo de Núñez del Cuvillo, y de forma sucesiva, ambos modos de toreo. El toreo en ochos para dominar la aspereza de aquel astado y, luego posteriormente, el toreo en redondo para culminar la faena. Un sueño.

_F0K0209

_F0K0236

Hoy día, la alternancia del toreo en ochos y el toreo en redondo en un mismo toro, se produce casi todas las tardes si bien no con la contundencia, claridad y excelsitud con que ambos modos se plasmaron uno detrás del otro, en Bilbao el día 23 de agosto de 2011 por el diestro Morante de la Puebla, ante el toro Cacareo, colorao ojo de perdiz, de Núñez del Cuvillo,

 

La síntesis ideal

Sin embargo, pienso que la verdadera síntesis intuida por Pepe Alameda no se encuentra en la alternancia entre esos dos modos de torear sino en fundir esos dos modos en uno sólo. Algo tremendamente complicado.

Por eso tuvieron que pasar más de dos décadas desde que Alameda escribiera su libro para que llegara un torero que hiciese realidad su profecía.

Pero no, como presumía Alameda, por la capacidad de ese torero esperado para sentir y ejecutar ambos modos en plenitud “cada uno en su momento y para sus fines” sino, lo que es más importante y fundamental en mi opinión, fundiendo esos dos modos en un único sistema.

El torero (grandioso torero) que hizo posible ese síntesis ideal intuida o soñada por Pepe Alameda, se llamaba (y se llama, por suerte para todos) Paco Ojeda.

 

3178_paco_ojeda__en_un_pase_de_pecho - copia

Paco Ojeda consiguió en los ruedos algo que parecía un sueño imposible: la perfecta síntesis del toreo natural y el toreo cambiado, del toreo en redondo y del toreo en ochos.

Pero no alternando ambos modos de forma sucesiva sino fundiéndolos en uno sólo, cumpliendo así el sueño o profecía de Pepe Alameda.

(Continuará)

2 comentarios:

Juncal dijo...

Magnifico texto. La obra del maestro de maestros de la literatura taurina José Alameda es la más excelsa de cuántas han desgranado el toreo.
El cuñado de Domingo Ortega supo como nadie desmontar doctrinas sobre "la verdad del toreo" y presentarlo cómo es en todas sus vertientes y con respeto a todos los toreros.
Enhorabuena por incorporarlo tantas veces en su blog. Demuestra que es usted un aficionado que ha sabido ver el toreo. Lástima que sean tantos los que solo miran.

Zuzanna dijo...

Thank you. I think this is the answer one of my questions. I'm grateful.