miércoles, 3 de septiembre de 2014

Sueños de niño

Por Paco Carmona 

 

José Tomás en Málaga el 23 de agosto de 2014. Soñando el toreo 

 

Llegaba a Málaga con la ilusión de un niño con juguetes nuevos, tiempo hacía que no veía a José Tomás y mi amigo José Morente iba a hacer posible este reencuentro.

Quedamos en La Malagueta y pronto noté ese run-run que hay en las grandes ferias, especialmente cuando torean estos toreros tan especiales para todo.

Alegría en el saludo con aquellos que compartimos afición y un bonito paseo por esa Málaga bella que cada día está más joven y presumida.

Se habló poco de otras cosas que no fuera de toros, catorce horas platicando de aquello que nos une.

El Toreo. Ese título tan usado muchas veces de cualquier forma, se dio cita esa calurosa tarde en el ruedo malagueño para que José Tomás lo usara de arriba abajo.

Tres toros distintos, dos oportunidades y un solo adjetivo ¡Impresionante!

Al terminar la corrida me hacía una reflexión, un deseo más bien.

Me encantaría que José Tomás matara al año al menos 10 o 12 corridas de toros, alguna de ellas en plazas como Sevilla, Bilbao o Madrid y otras tantas donde le de la gana a él. Además de, por el privilegio de ver torear a uno de los toreros más importantes de la historia y uno de los que mejor han toreado nunca, creo que podría llegar a dar una dimensión fuera de lo normal. Con esto no digo que lo que haga no sea extraordinario sino que, por concepto y oficio, si toreara más en la plaza, creo que llegaría a mostrar un nivel aún mayor que en sus mejores años.

Toreros como Morante, Juli, Perera o Talavante han llegado a cotas inimaginables cada uno dentro de su tiempo y estilo.

Juli indiscutible, Perera inalcanzable, Morante inigualable y Talavante... reconvertido. José Tomás es sin duda el referente en cuanto a ese modelo soñado de pureza y verdad que todos tenemos en mente pero que realmente hemos visto pocas veces.

A la mañana siguiente me fui de Málaga con la sensación de haber visto Torear para la Historia, de ser un privilegiado al vivir en esta época, sentir que, lo que ocurre en el ruedo a cargo de media docena de toreros, goza de una salud de hierro. Comprobar que torear bien se ha puesto de moda y que hay grandes toros que permiten todo esto.

Me fui de Málaga con la misma ilusión que llegué, al comprobar que mis juguetes, mis sueños de niño... aún siguen nuevos.

3 comentarios:

DIEGO-RAMOS dijo...

QUE BUEN ARTICULO,,,EN UN EXTRAORDINARIO BLOG.

PACO ME RATIFICA SUS BUENOS CONCEPTOS DEL TOREO, QUE COMPARTO ABSOLUTAMENTE,,,NO HE TENIDO LA SUERTE DE ESTAR EN MALAGA ESTE AÑO.

PERO COMO AFICIONADO,,EXISTE PARA MI UN ANTES Y UN DESPUES DE LA MAÑANA DE NIMES EN SEPTIEMBRE DAL 2012....COMO LA GOYESCA EN SOLITARIO DE JOSELITO EN EL 96 O LA DE CAMINO EN MADRID EN LOS 70S.

HACI SERIAN LAS TARDES DE GALLITO Y BELMONTE,,,,PERO CLARO,,,LOS TIEMPOS SON OTROS,, LOS PUBLICOS Y LOS TOROS HAN CAMBIADO...

AHI ESTA LA PUREZA Y LA GRANDEZA DEL TORERO..
UN SALUDO.
DIEGO RAMOS R.

Anónimo dijo...

Bonito artículo, pero hago una pregunta, ¿aguantaría la liga de fútbol, que no se enfrentaran,Madrid-Barcelona,Atlético de Madrid, o Sevilla-Betis o Málaga en duelo regional ?, si en los toros no se enfrentan los mejores, con las ganaderías más difíciles,¿ en que queda la fiesta? ¿ y el deporte rey,en la base, tantos requisitos,como exigen para dar un festejo menor taurino? , saludos, Manuel Vázquez

Luis Miguel López R. dijo...

Esta magnífica entrada me hace revivir el gran día que vivimos en la Malagueta. Los que estuvimos allí sabemos que presenciamos el milagro del toreo.
Gracias a Paco Carmona, por compartir con nosotros sus sueños de niño. Que son también los nuestros. Nuestros sueños. EL TOREO.
Un abrazo, amigos.