viernes, 24 de mayo de 2013

La cárcel de papel taurina (II) Condenado Emilio Muñoz

Por Jose Morente

01_thumb[4]

Emilio Muñoz y Manolo Molés en su puesto de comentaristas de Canal+ en la previa de la Corrida del día de autos. 

Nota de LRI:

Una curiosa contradicción taurina: Mientras los toreros, que se juegan la vida, encaran con resignación filosófica los duros avatares de la profesión; los aficionados, que sólo arriesgan el precio de su entrada, se conducen –a veces- con una ira y un enojo, que desbordan cualquier medida razonable.

Por eso, porque muchos aficionados de hoy viven el toreo como una especie de Guerra Santa contra el Infiel (el torero), creando un ambiente enrarecido en algunas plazas, se impone una llamada a la cordura. Llamada en la que el humor, como contrapunto a la crítica sarcástica, puede jugar un papel terapéutico.

Ese, y no otro, es el sentido de la recuperación en este blog de la “Cárcel de Papel” del semanario de humor “La Codorniz”. Ese, y no otro, es el sentido de esta entrada.

Bien saben todos los que nos conocen, el respeto y la estima que nos merece Emilio Muñoz, en su toreo y en su labor, ecuánime y ponderada como comentarista. Pero ello no quita para este simbólico tirón de orejas que hoy nos hemos permitido –cariñosamente- darle.

El tópico que hace descansar sobre “el Pasmo de Triana” la exclusiva de la creación del toreo moderno, no se corresponde a la realidad y está ya superado gracias a ese maestro de maestro de periodistas e investigadores taurinos que se llamó Pepe Alameda, cuya memoria deben guardar, por muchos años, los aficionados a los toros.

La secuencia, tan repetida, que hace pivotar la creación del toreo moderno en el trío Belmonte-Chicuelo-Manolete, no se corresponde a la realidad, pues el trianero, sólo por raro acaso ligó las naturales en serie: Fue el menor de los Gallos, como en su día nos demostró Alameda, a quien cabe y debe atribuirse el hallazgo de la ligazón, base del actual toreo en redondo. Ello no quita un ápice de mérito a Belmonte ni a su aportación técnica al toreo que vendría después de él. Pero una cosa es reconocer la importancia  de su papel histórico y otra muy distinta atribuirle méritos que no son suyos.

La postura  de Emilio Muñoz es lógica y entendible, pues Emilio, trianero hasta las cachas, no hace sino repetir lo que, sobre el mito enorme de Juan Belmonte, se ha dicho en su barrio y en todo el universo taurino desde los años 20 y 30.

Sin embargo, es hora ya de “deshacer entuertos” y poner las cosas en su sitio (por ello y para ello, esta entrada). Y, sobre todo, es hora de proclamar cual es la secuencia correcta que desde la Edad de Oro nos lleva directamente al toreo de posguerra y, de rebote, al toreo de nuestros días:

¡JOSELITO-CHICUELO-MANOLETE!

 

La carcel de papel 001 (2)_thumb[1]

En Madrid, a 23 de mayo de 2013, reunidos los miembros del Tribunal Superior del Toreo, para juzgar al matador de toros y comentarista taurino don Emilio Muñoz Vázquez, de la calle Pureza del barrio de Triana (Sevilla), por los comentarios vertidos en la retransmisión televisiva de la corrida celebrada el día 22 de mayo de 2013, en las plazas de toros de las Ventas de Madrid.

descarga_thumb[2]

Don Emilio Muñoz Vázquez, principal encausado en el proceso. Si valoración de Juan Belmonte como inventor del toreo moderno, aunque justificable por su paisanaje y por responder a la tradición oral del toreo, no es admisible en un profesional de los medios de comunicación pues dicha valoración ha sido ya objeto de revisión por el genial tratadista Pepe Alameda.

RESULTANDO Que el citado torero colabora habitualmente en la cadena de televisión de pago CANAL+ en funciones de comentarista y a las ordenes del responsable taurino de la citada cadena, don Manuel Molés Usó, quien aparece como encausado en este juicio en su calidad de colaborador necesario.

images (1)_thumb[3]

Don Manuel Molés Usó,segundo encausado de este proceso. Molés debió matizar y corregir lo dicho por Emilio Muñoz y no apostillarlas.

RESULTANDO Que los encausados participaron en la retrasmisión de la corrida 15º del abono de la Feria de San Isidro madrileña y en la que se lidiaron toros de Vegahermosa, Carmen Segovia y Jandilla por los diestros Finito de Códoba, Morante de la Puebla y Miguel Angel Perera y que durante la faena de muleta del primer toro de la tarde, de nombre Estudiante, perteneciente a la ganadería de Vegahermosa, cuya lidia correspondía al espada Finito de Córdoba, el principal encausado, don Emilio Muñoz Vazquez, inició (con motivo de una tanda de pases del citado diestro), un reflexión en voz alta (que nadie le había solicitado) sobre los orígenes del toreo moderno y su evolución y, en especial, sobre, el papel que, en dicha creación, correspondería (a criterio del encausado) al diestro, también trianero, Juan Belmonte García.  

05_thumb[3]

“Aunque [Finito] mantiene ese concepto de dar el pecho hacia adelante, cargando la suerte”

RESULTANDO.  Que los comentarios aludidos  fueron apostillados, corroborados y reafirmados por el responsable taurino de la  cadena televisiva nombrada, el ya citado don Manuel Molés Usó quien, al contrario de lo que manda la prudencia, no contradijo ni corrigió, en ningún momento (antes al contrario), lo que decía y opinaba el principal encausado, don Emilio Muñoz Vázquez

RESULTANDO. Que los comentarios y opiniones emitidos por ambos encausados han causado: Primero, perplejidad; luego asombro y, finalmente, la ira entre la cofradía de los aficionados conocedores de la historia del toreo y especialmente, entre las filas de los aficionados llamados gallistas, principales perjudicados por la actuación de los encausados. Habiendo interpuesto dichos aficionados, la correspondiente denuncia, en tiempo y forma, ante este Tribunal Superior del Toreo.

RESULTANDO. Que este Tribunal ha tenido acceso a la grabación de la retransmisión televisiva durante la cual se produjeron los hechos encausados, habiendo solicitado de los peritos la transcripción de dichas conversaciones; documentos ambos (cintas y transcripciones de las mismas) que se adjuntan como Pruebas documentales nº 1 y 2 a esta causa.

 

PRUEBA DOCUMENTAL nº 1. [Cinta de video]

 

Escribe aquí la descripción del vídeo

PRUEBA DOCUMENTAL nº 2. [Transcripción parcial de la conversación mantenida entre los encausados]

Nota: Se han suprimido los párrafos que no tienen relación con el tema objeto de esta causa

Emilio Muñoz (EM) – Aunque [Finito]  mantiene ese concepto de dar el pecho hacia adelante, cargando la suerte

(…)

– Se ve perfectamente, en la repetición, como veíamos ese concepto belmontiano de que los pitones miraban a las puntas de las zapatillas o las zapatillas miran a las puntas de los pitones, mejor

-Eso quiere decir que están perfectamente frente a frente

Manuel Molés (MM) -Y si no hay muchas…Pero hay una foto espectacular de Juan Belmonte con la muleta en la mano izquierda y totalmente atrasada, totalmente de frente al toro… Bueno, él trajo un concepto nuevo y fue el que marcó el camino del siglo XX

EM –Si, de lo que es ahora el toreo. Evidentemente, después, ha ido evolucionando porque los toreros de época han hecho que ese concepto haya ido, bueno, modificándose..

MM - La base es suya…

EM -La base la aportó él, porque, bueno, antes de llegar Belmonte al toreo …

MM -(…)

EM - Y eso es lo que te comentaba, Manuel, que el toreo que impulsó Belmonte, antes de Belmonte los toreros lo que hacían era preparar… (Bueno, tú ya lo sabes, los aficionados también, pero aquellos que se apunten hace poco, pues a lo mejor, no)…los toreros toreaban y preparaban al toro para la lidia y muerte. Para matar al toro y llego Belmonte y dijo no, esto se hace así, se hace sobre… aplicó el temple, aminoró la velocidad del torero (sic) en sus pases y, sobre todo, la ligazón.

1913-03-23 (PyP p. 31) San Sebastian Machaquito en su primero_thumb[5]

Antes de Belmonte, según Muñoz, los toreros se limitaban a preparar el toro para la muerte (Machaquito en 1913. Fotografía de Sol y Sombra). 

MM -Y fundamentalmente, el cambio de la línea recta a las líneas curvas

EM -Las líneas curvas. Aunque bueno, ese concepto hoy todavía tú lo ves. Hoy a los mismo toreros puros hay veces que tú les escuchas: ¡En línea! Porque hay toros que al principio tú lo tienes que hacer, que educar. Pero, si es verdad que…

MM - Bueno, sí. Es que la gente lo que ha ido buscando es eso, engancharlo adelante para llevarlo atrás, engancharlo arriba para llevarlo abajo. Eso nace con Juan Belmonte,. Además, Juan abre el siglo XX y José cierra el siglo XIX.

EM -¡Así es!

MM -Pero José hubiera valido para la tauromaquia de Belmonte

EM -Perfectamente, ya se estaban complementando ambos.

CONSIDERANDO. Que las tesis mantenidas por el encausado sobre los orígenes del toreo y el relevante papel que atribuye a Juan Belmonte, no pueden ser aceptadas por este Tribunal, tal y como se plantean por el encausado, pues están hechas de lugares comunes que, aunque se ajustan al criterio tradicional en la materia, están hoy día sujetas a revisión histórica, especialmente a partir de los estudios y publicaciones efectuados por don Carlos Fernández Valdemoro (alias Pepe Alameda)

1382 Jose alameda en el tendido_thumb[8]

Pepe Alameda en funciones periodísticas. El rigor no está reñido con la pasión por el toreo.

CONSIDERANDO. Que el encausado ha emitido sus opiniones, con harta frivolidad, como si se tratara de hechos irrefutables y dogmas de fe que hubiera que aceptar sin discusión ninguna, lo que, si bien es entendible y podría admitirse en un torero no puede aceptarse, bajo ningún concepto, en un comentarista taurino.

CONSIDERANDO. Que los errores más importantes de la citada conversación son los siguientes:

a) Considerar que el toreo actual es una creación ex-novo y puede atribuirse exclusivamente a una único torero (en este caso, a su paisano, Juan Belmonte García) con olvido de que el toreo es creación colectiva y que Belmonte tuvo sus antecedentes en varios diestros anteriores, como El Espartero, Antonio Reverte y Antonio Montes, entre otros, según la autorizada opinión del indiscutible tratadista don José María de Cossío.

img_0465 Matajaca y Antonio Montes (2)_thumb[8] 

Belmonte es heredero de algunos diestros anteriores a él como, por ejemplo, Antonio Montes, de Triana, cuyo concepto del toreo le llegó a través de Calderón, banderillero de Montes y luego mentor y banderillero de Juan Belmonte (Fotografía de Montes con “Matajaca” el toro que le mató)

b) Considerar que la ligazón en el toreo (el toreo ligado o en redondo) es también aportación exclusiva del citado diestro cuando está más que documentado y fehacientemente probado en este blog que tal honor corresponde a Joselito el Gallo

Joselito natural Madrid_thumb[8]

Joselito fue el precursor del toreo en redondo pues, según dice José María de Cossío y corroboran todas sus crónicas, “gustaba de torear al natural en redondo” (En la fotografía, Joselito torea al natural en la PLaza de Madrid)

 

CONSIDERANDO Que el responsable taurino de la cadena citada, el también encausado don Manuel Molés Usó debió corregir o matizar, en su caso, las erróneas afirmaciones vertidas y no dar pábulo ni alentar las mismas, cosa que no hizo

Por todo ello, a la vista de lo anterior y consideradas las pruebas documentales aportadas 

FALLAMOS Y CONDENAMOS A don Emilio Muñoz Vázquez, a la pena de una prisión condicional de un año y un día en la “Cárcel de Papel Taurina” de esta Villa, donde el hasta ahora encausado y, desde este momento, ya condenado, será obligado a leer y releer diariamente las obras completas de Pepe Alameda.

Igualmente FALLAMOS Y CONDENAMOS A don Manuel Molés Usó, a la pena de una prisión condicional de un mes y un día en la “Cárcel de Papel Taurina” de esta Villa por su participación en los hechos denunciados como colaborador necesario

Este Tribunal quiere hacer constar expresamente que si bien, la pena inicialmente solicitada para el principal encausado, ha sido la cadena perpetúa dada la gravedad de los delitos cometidos (y, en especial, el de considerar que la aportación del diestro Joselito el Gallo a la evolución del toreo moderno ha sido la de mero comparsa de Juan Belmonte, lo que no podemos en ningún caso aceptar por no ajustarse a la realidad), hemos decidido finalmente rebajar dicha pena en atención a la calidad de las retransmisiones televisivas efectuadas por el encausado.

Por ese mismo motivo, este Tribunal autoriza la libertad condicional y salida de la “Cárcel de papel Taurina”, de ambos condenados, durante el periodo de tiempo necesario para realizar dichas retransmisiones, debiendo volver a prisión inmediatamente después de cada una de ellas y hasta el cumplimiento íntegro de la condena.

Considera igualmente este Tribunal que no procede reproche jurídico alguno por el hecho de haber traído a colación el nombre de los diestros Joselito y Belmonte con motivo de una faena del diestro Finito de Córdoba pues, pese a la indiscutible osadía que ello supone por la enorme diferencia de repercusión histórica que existe entre este diestro y los primeros citados, esta cuestión no compete a esta Sala sino al TRIBUNAL PARA LA DOCTRINA DE LA FE TAURINA (Antes Santa Inquisición del toreo) al que remitimos el expediente completo de la causa por si considerara que los hechos examinados pudieran incurrir en delito de blasfemia contra los padres del toreo moderno. 

Y todo ello, con independencia de los indudables méritos y capacidades del citado diestro, Finito de Córdoba, aun cuando resulta evidente que, sus actuaciones en la plaza, han estado en general por debajo de aquellos y, sobre todo, por debajo de las grandes expectativas que, en su día levantó entre los aficionados, lo que este Tribunal lamenta profunda y sinceramente.

Lo que declaramos en Madrid para su ejecución inmediata.

 

El hilo del toreo 001_thumb[3]

Después de la publicación de los últimos libros de Pepe Alameda (“Historia verdadera de la evolución del toreo” y “El hilo del toreo”) nadie puede justificar el desconocimiento de cual ha sido el “verdadero” proceso de creación, transmisión y ajuste del toreo moderno y cual el papel jugado por cada torero en ese proceso.

 

1920-04-00 Foto dedicada a Cossio (Jmcoursier)

1939-07-02 Sevilla Alternativa Manolete Chicuelo

La secuencia correcta del toreo en redondo: Joselito-Chicuelo y Manolete

Arriba: fotografía de Joselito dedicada a José María de Cossío y facilitada por Jack Coursier. Abajo: Fotografía de la alternativa del Manolete a manos de Chicuelo (captura digital de imágenes cinematográficas)

Entrada modificada el 25-05-2013 a las 9:07

30 comentarios:

Alberto Marcos Morante dijo...

Pues está bien esto de los "tirones de orejas". Perdonen mi ignorancia, pues yo siempre he pensado igual, me he dejado llevar de esa "tradición oral" y no me he parado a investigar otras posibilidades y la verdad es que hay muchos "Emiliomuñoces" y "Moleses" en la prensa taurino, el problema es que ellos están al frente del medio de comunicación más influyente, hoy día (La T.V) y deberían de tener un poquito de cuidado a la hora de "dictar sentencias" (y nunca mejor dicho)
Un abrazo

Jose Morente dijo...

Alberto:

En toreo y en flamenco, la tradición oral pesa y ha pesado mucho. De toros se ha escrito no demasiado. Las crónicas de las corridas tenían una efímera vida en las páginas de los periódicos. Libros de toros se han publicados pocos y, siempre, con escasa tirada.

Hoy, sin embargo, las cosas han cambiado. Y la información fluye. Algunas de las bibliotecas taurinas más importantes están en Internet. Los libros de Alameda, algunos difícilmente localizables fueron re-editados por Espasa.

Las ideas de Alameda, poniendo el dedo en la llaga sobre el toreo en redondo, han sido recogidas por otros autores (José Carlos Arévalo, Domingo Delgado, Paco Aguado, etc.)

Las retransmisiones de Canal+ son impecables desde el punto de vista técnico (de técnica televisiva). Además, Molés se apoya en toreros para que sus comentarios tengan esa perspectiva que no puede tener el aficionado de tendido.

Por lo tanto, el cariñoso reparo que le hemos puesto (no entro en el desigual trato que, en esa cadena, se da a uno u otro torero) es menor. Pero no estaría de más algo de atención a las revisiones de la historia del toreo que últimamente se vienen haciendo. El aficionado no tiene que estar al tanto de estas cosas. El profesional, si debería estarlo.

Un abrazo

Juncal dijo...

Lleva usted toda la razón, Es más, habría que citar a Rafael Guerra Bejarano y su Tauromaquia, la escrita bajo su dirección, abrazada por Gallito y puesta en valor para toda la torería que habría de llegar con las épocas. El otro día Emilio Múñoz dio un mitín sobre conocimientos históricos del toreo, y como el que tiene al lado no lo puede corregir porque sabe menos, pues nada, a seguir otorgando la paternidad del niño a quien no fue su padre.

domi dijo...

No le vendra mal un tiempecito a la "sombra"para documentarse y estudiar al gran Pepe Alameda.Tambien en otras ocasiones pueden ser discutidas sus apreciaciones sobre los orígenes de ganaderias y encastes.SALUDOS...

Jose Morente dijo...

Juncal:

Coincido con usted, en mi opinión, Guerrita es el gran olvidado de todas estas historias y, sin embargo, su aportación es fundamental.

Su Tauromaquia, es la única que introdujo alguna innovación relevante después de las de Hillo y Paquiro. Y lo más importante son los cambios que hizo en la plaza, como ponerse de perfil en el toreo de capa, para "ligar" los lances o retrasar la pierna de salida en el natural, también para mejorar la ligazón.

De esa fuente cristalina (vía su hermano mayor quien había bebido del padre) bebió Gallito.

Los árboles de la estética y la épica (Belmonte)] no dejan ver, a los públicos, el bosque de la técnica que es -si duda- lo más importante del toreo.

Épica y estética son la apariencia, lo que se aprecia en la plaza, lo que el público valora, pero la técnica es la línea medular del toreo, su sustento. Por eso, el toreo ha evolucionado gracias a los grandes ortodoxos (como Guerrita, o como Joselito) y no de los heterodoxos (como Espartero o Belmonte). Si bien las aportaciones de estos últimos han sido cruciales.

Hay que reescribir la historia del toreo bajo estos prismas y, también el papel de Juan Belmonte que siendo de lo más importante (muchísimo, ¡no nos equivoquemos!) no es el que, errónea o interesadamente se le ha asignado.

Un cordial saludo.

Jose Morente dijo...

domi:

En efecto, no viene nunca mal una pequeña (o gran) temporada a la sombra. Y me incluyo (ver comentarios a la anterior entrada).

Por lo que respecta a repasar las teorías de Alameda sobre encastes y ganaderías (o, como el decía, el paso del toro "determinante" al toro "determinado") me parece una magnífica e interesante idea si bien, quizás, habría que completar su trabajo con la evolución que se ha producido desde sus últimos escritos pues hoy vivimos, en parte, un proceso inverso al pretender algunos grupos de aficionados todavía minoritarios (En Madrid y Francia, especialmente) recuperar otra vez el toro "determinante".

Un abrazo

Garabito dijo...

Estamos en lo de siempre: el fondo y la forma. El toreo moderno no naca ni con Gallito, ni con Belmonte. Nace con el binomio Gallito-Belmonte. Gallito inicia la reestructuración del toreo de muleta, toreo en redondo, el FONDO. Belmonte da FORMA al toreo que requieren las nuevas estructuras e invade el terreno del toro. Gallito y Belmonte son inseparables.

Javier García Nieto dijo...

Para los que entendemos la tauromaquia de una determinada manera, el libro de Pepe Alameda es totalmente prescindible. Una obra que, salvo varias anécdotas curiosas, no ofrece más que esa visión trufada del concepto de torero contemporáneo. La idea de la línea natural del toreo, es decir, el aspecto esencial de la tauromaquia posmoderna que se aferrada a su sentido único de falta de compromiso: no obligar nunca al toro, entendida la obligación como la demostración ineludible del compromiso con lo casi ¡casi! imposible. Por eso, la tauromaquia contemporánea es tan fácil y monótona: apartarse una y otra vez de la dirección del toro con el único objeto de hacerle girar en largos lances carentes de hondura.

Jose Morente dijo...

Garabito:

Es probable que el toreo moderno nazca del tandem Gallito-Belmonte, sin embargo siempre que se habla del tema sale a la palestra el nombre de Belmonte mientras el de Joselito aparece como mero comparsa.

Sin embargo y aparte de las cuestiones técnicas, a Joselito se debe la evolución del tipo de toro, la estructuración de las temporadas en función de los recorridos en ferrocarril, las plazas Monumentales, los veedores. Intervino en los despachos, la plaza y el campo. Cámara, discípulo suyo fue el que estableció un nuevo tipo de apoderado a raíz de los criterios de Joselito.

Si entramos en el tema técnico, Belmonte aporta el irse al pitón contrario y el temple. Joselito entre otras cosas el toreo en redondo ligando naturales en serie....

Técnicamente puede que el tema esté equilibrado. Pero si miramos los demás aspectos de la Fiesta, creo que la herencia es más de José que de Juan.

Un abrazo

Jose Morente dijo...

Javier García Nieto:

El problema creo precisamente que es ese: Que la tauromaquia (como explicaba Pepe Alameda) NO es de "UNA" determinada forma sino -al menos- de dos.

De esos dos modos de toreo (no de uno sólo como usted dice) habló Pepe Alameda (elogiando a ambos): El que llamó toreo de reunión (en redondo o de línea natural) y el que llamó toreo de expulsión (en ochos o cambiado).

Puede usted elegir el que más le guste. Puede opinar como quiera del toreo que no sienta como suyo. está usted en su perfecto derecho como espectador y/o como aficionado.

Lo que creo que no puede pretender es imponer su visión (parcial como usted mismo reconoce) a quienes pensamos que el toreo es mucho más amplio y mucho más grande que como usted lo plantea.

Yo desde luego, soy incapaz (ni a nivel de discusión teórica) de reducir el toreo a la mitad y expulsar del "templo" a toreros de la talla de Guerrita, Joselito el Gallo, Chicuelo, Pepín Martín Vázquez, Manolete, Luis Miguel Dominguín o Paco Camino (todos toreros de lo que usted llama línea natural).

Como por supuesto, tampoco me veo capaz de recriminar su concepto del toreo al Espartero, Belmonte, Domingo Ortega, Antonio Ordoñez (a veces) o Paco Ojeda que son toreros de línea cambiada.

Prefiero quedarme y disfrutar con "TODOS" ellos.

Un cordial saludo.

POCHO PACCINI BUSTOS dijo...

Interesante entrada José.
Aunque al Señor Molés no precisamente deberíamos meterlo a la cárcel de papel, sino a una de barrotes, por tanta opinión tendenciosa y ayuna de objetividad , que considerando la labor social que le toca cumplir a un medio de comunicación social, no es de recibo.
Un medio de comunicación social no debería ser un feudo arbitrario, sino un estamento en el que debería educarse al espectador con objetividad y tratar a todos por igual, ya que de hacer justicia se trata

Saludos

Pocho

Jose Morente dijo...

Pocho:

La labor de Canal+ en cuanto a difusión del toreo, aunque sea una cadena de pago con lo que ello supone, y la calidad de las retransmisiones creo que es indudable.

Los criterios de su responsable a la hora de juzgar los toreros son evidentemente un punto "irregulares" y, personalmente, no entiendo algunos elogios poco justificados como tampoco algunas críticas excesivas para lo que se ve en la plaza.

Filias y fobias que, en una retransmisión televisada con tanta audiencia (espero) deberían eliminarse.

Esperemos que la de papel sea suficiente para reconsiderar algunas actitudes claramente injustas con algunos toreros.

Un abrazo

Anónimo dijo...

Socio, yo creo que la aportación de Joselito al toreo moderno hay que buscarla esencialmente en Chicuelo, no sólo porque éste de chaval fuera por la Huerta del Lavadero cuando vivió en la Macarena, aunque esto ya dice mucho. En mi opinión el "eslabón perdido", entre el toreo de José y el toreo de Chicuelo hay que buscarlo en los años salmantinos del de la calle Betis, y más concretamente en "Matilla", la finca de Graciliano.
Como sabes el torero de la casa era José, hasta el punto de que cuando toreaba en Salamanca se alojaba allí. Dicen que por la mañana pedía que le echasen vacas, luego almorzaba ligeramente, reposaba un poco, y de allí salía vestido para la plaza. Y si estaba varios días anunciado, repetía la operación día tras día.
En cierta manera, también Chicuelo era de la casa, hasta el punto de que hizo en "Matilla" su primera comunión. En esa plaza de tientas es más que probable que, sin pretenderlo, se sembrase la semilla del toreo en redondo en la tauromaquia de Chicuelo que años después, ayer hizo 85, daría sus frutos.
Antonio Pineda.

Jose Morente dijo...

Antonio:

Magnífica aclaración pues, el diestro de la Alameda está claro que no sólo coincidió alguna vez en los carteles con Joselito sino que además le conocía de Sevilla y coincidió en el campo con el torero de Gelves, del que era como nos contaba a usted y a mí (y a todo el grupo Gallista), su hijo Rafael Chicuelo en la Alameda, un partidario acérrimo de Gallito.

Salamanca: ¡metting point!

Un abrazo, socio.

Anónimo dijo...

El fenicio debería estar picando piedra en Carabanchel por lo "irregular"de sus comentarios "interesados".Una de las muchas del Plus:Torero que no "colabora"; muestran el sitio donde quedó la espada.Al fenicio no le interesa lo de ochos y expulsión,él va por los "cuartos y captación".
Rosendo Chahua.

Jose Morente dijo...

Rosendo.

El tema que usted plantea (la venalidad de la crítica) no creo que tenga cabida en este blog pues precisa pruebas fehacientes y corresponde a otras instancias (y no a este Tribunal meramente Taurino y de humor).

Lo que si me parece evidente es que el interés de los responsables de la cadena por la historia del toreo y por el toreo en si mismo no pasa de lo meramente comercial, algo quizás lógico en una cadena de pago.

También me parece evidente que, mientras las televisiones privadas no vean negocio en el toreo y a las públicas se les de por un ardite la cultura popular, esta es la única opción que tenemos los aficionados para ver toros fuera de la plaza.

Gracias por leernos y un saludo.

Anónimo dijo...

Señor Paccini Bustos,hoy al buen aficionado que,somos una minoría,la prensa áulica representada por Molés,lo tiene en su mira con una campaña constante;que hoy se torea mejor que nunca.Por ello es que, se están perdiendo las normas clásicas del buen toreo y la bravura y casta del toro como debe ser.Apoya el conformismo,la mediocridad,la rutina y la falta del toro íntegro y bravo,que es el que debe medir a las figuras.
Es por ello que,la monotonía y la vulgaridad es lo que campea hoy en la fiesta. P.D.En internet se encuentra lo que en verdad fue lo sucedido en las corridas.
Corajay.

Anónimo dijo...

Muchas gracias por su respuesta.
Ponerlo en la imaginaria cárcel al fenicio,ya es de justicia.
R.Maqui.

Jose Morente dijo...

Corajay:

Aunque dirige usted su comentario al Sr. Pocho Paccino, me permito intervenir.

Si bien ya he dicho que no comparto la falta de equidad que existe a la hora de juzgar a los toreros (siempre según mi opinión) en la cadena de pago, debo decir ahora que tampoco creo que, en los blogs de Internet, se encuentre siempre la verdad de lo que pasa en los ruedos.

En un caso y en otro, unas veces por interés, otra por desconocimiento y otras por prejuicios, filias y fobias, las valoraciones que se hacen están bastantes sesgadas.

Ni hoy se torea mejor que nunca, ni mucho menos se torea peor que nunca, en mi opinión.

Creo que la única verdad está en el ruedo y la clave la tienen toro y torero. Los aficionados y los críticos bastante hacemos con intentar entender lo que pasa allí.

Un saludo.

Jose Morente dijo...

Rosendo:

Eso pienso yo.

Saludos.

Anónimo dijo...

Los blogs de Internet comentan lo que la prensa especializada calla a lo que sucede en el ruedo.
Las cosas como son y él toro como debería salir para todos.

Jose Morente dijo...

Anónimo;

Estoy de acuerdo en que la prensa especializada funciona por compromisos empresariales y de todo tipo por lo que no es casi nunca objetiva al relatar lo que ocurre en el ruedo.

Sin embargo, las generalizaciones no son buenas. Es evidente que los blogs (al no ser profesionales) tienen (tenemos) una independencia de la que carecen los profesionales pero esa independencia no es, en ningún caso, garantía de conocimiento. Lo que ocurre en el ruedo tiene una enorme complejidad que no, siempre, es fácil de apreciar con justicia.

Saludos

LMG dijo...

De acuerdo en que la independencia de los blogs no es garantía de conocimiento, en muchos casos los blogs son el cauce que utilizan esos resentidos aficionados amigos de los cánones y de los bisontes para desprestigiar los toros y los toreros que no son de su agrado. Una verdadera verguenza.

Jose Morente dijo...

LMG:

Puede ser cierto, en algunos casos lo que usted dice pero me gustaría ir un poco más lejos.

Y es que cuando un aficionado se queja (ya sea en un blog o en la plaza) de forma vehemente y desabrida y con independencia de que nunca vamos a alentar desde aquí comportamientos maleducados o de mal gusto (antes al contrario), creo que hay que preguntarse y analizar cuales son las causas de esas quejas y que parte de razón (aunque la pierdan con las formas) tienen esas protestas.

Debajo de tópicos, dogmas, protestas e ironías subyacen trasfondos que, estos sí, son respetables o que, al menos, merecen nuestra consideración como aficionados ecuánimes (si es que alguien quiere ser un aficionado ecuánime cosa que, a veces, dudo leyendo textos escritos por aficionados que son, por otra parte, inteligentes y conocedores del toreo).

Y es que, la pasión en esto de los toros es muy bonita pero ciega, muchas veces, el entendimiento.

Un cordial saludo.

LMG dijo...

Los comentarios que censuro nacen de situaciones que todo el mundo conoce y pueden hacerse con corrección y educación sin recurrir a los tópicos y a las mentiras y sin engañar a los lectores como vienen haciendo habitualmente algunos blogueros. Mi comentario nació despues de leer en el portal Sol y Sombra dos indignantes críticas de la corrida de Victoriano del Río que no creo compartan los aficionados juiciosos ni los toreros y Valentín Luján menos aún.

Jose Morente dijo...

LMG:

Los tópicos sobre el toro de las figuras y su peligrosidad son tremebundos y a mí, personalmente, me dejan totalmente trascordado.

Todavía recuerdo algunas opiniones en algún blog (por llamarlo de alguna forma) quitando importancia a la cornada de José Tomás en Aguascalientes. Algo así como si el torero hubiera recibido un arañazo por la surrealista opinión de que esos toros no cogen.

Y es que eso sería como decir que ni la faena ni la cornada de Fandiño tienen la menor importancia porque el toro era de Juan Pedro Domecq Morenés ¡Tiene bemoles!

No he leído los comentarios que cita pero me imagino que serán del mismo tenor, en cuyo caso, su indignación estaría más que justificada.

Saludos

Gil de O. dijo...

Voy a pedirle al Fiscal General del Estado, solicite la revisión del juicio, para que el tandén Molés(dinero-Muñoz(mercader) sea encausado de nuevo, con una petición de aumento de pena a cadena perpetua. Demasiado "porculo" llevan dando.

Para Antonio Pineda decirle que no busque más el eslabón perdido. Estaba en Gelves aquél día y os lo enseñé. Ese nexo de confluencia de las grandes propuestas de la Edad de Oro del Toreo, dejando el mote de Edad de Plata para cuando corresponda, ya se lo leyó a la Tauromaquia, a modo de “tesis doctoral”, el grandísimo y poco reconocido por los escribas de su tiempo, Félix Rodríguez Ruiz.

Saludos de Gil de O.

Jose Morente dijo...

Gil de O.:

Como ya hemos dicho antes, la revisión de penas en esta cárcel de papel lleva los mismos "tempos" que en la justicia española ordinaria. De hecho, el mes que viene queda vista para Sentencia la condena solicitada al diestro Guerrita, interpuesta por un grupo de abonados de la plaza vieja de Madrid por meter en el abono a un desconocido San Isidro.

Sin negar, la importancia de Félix Rodríguez quien hubiera, de seguro, haber llegado a ser gente en esto del toro, su papel como transmisor es bastante discutible pues los toreros de generaciones posteriores no le vieron como si vieron a Chicuelo o Belmonte. Eso sí, los que le vieron se hacen lenguas de su capacidad y torería.

Un abrazo

Gil de O. dijo...

Pues sí que le vieron; y el que no, eso que se perdió, lamentablemente.
Los testimonios de Nicanor Villalta, primero "si me preguntas por el torero de mi gusto, Félix Rodriguez"; después, el Niño de la Palma en boca de Don Antonio Ordoñez, su hijo "es Torero de toreros, el mejor sin duda; me quedaba para verle al día siguiente, me decía mi padre"; y ya, más modernamente "el mejor torero que yo haya visto es Félix Rodríguez" dijo Armillíta. Rotundos al respecto de Félix Rodríguez. Y estos no han sido cualquiera en el Toreo.

Conviene repasarse lo poco escrito, cierto, al respecto aunque muy fiable. Ya de novillero llegó, diciendo y haciendo el Toreo que apuntó y preconizó Gallito; incluso puede que con mayor intensidad de lo que Jose se hubiese podido imaginar.

Además, maestro Morente, pero sí con solo mirar una verónica o el trazado de un natural, incluso en el pase de pecho, dentro de la escasísima documentación gráfica de qué se dispone, ya lo explica todo. Estamos en el 27; ese de la Gran Generación.

Saludos de Gil de O.

Jose Morente dijo...

Gil de O.:

Por supuesto y los que le vieron hablaban maravillas de su toreo. Otro tema es que, por su lamentablemente corta trayectoria no le vieran todos los que tendrían o podrían haberle visto.

¡Otro gallo cantaría!

Un abrazo