miércoles, 5 de septiembre de 2012

El ojo de la cerradura (I) Apocalípticos e integrados

 

Portada Apocalipticos e integrados Umberto Eco Lumen 1965

Apocalípticos e integrados” de Umberto Eco (1ª ed., Bompiani, 1965). En la imagen portada de la séptima edición en castellano (Barcelona, Lumen, 1968)

El sueño que proponíamos en este mismo blog, el pasado 15 de julio, nuestra propuesta de mirar por el ojo de la cerradura de la suerte de varas, se hizo realidad en la pasada feria de Málaga. Concretamente, el martes 15, el día de la corrida de los Guardiolas.

Vamos a contar cómo fue posible y lo que ocurrió en la plaza. Pero, lo mejor, ante todo, es que vayamos por partes.

 

Apocalípticos e integrados en la cultura de masas

umbertoeco[1]

Parafraseando a Umberto Eco “La imagen del
Apocalipsis surge de la lectura de textos sobre el toreo; la imagen de la integración emerge de
la asistencia a las plazas de toros”

En 1965, Umberto Eco reunía en un interesante libro, publicado en España por Editorial Lumen sólo tres años después, una serie de artículos donde analizaba y destripaba la cultura de masas. Sus pros y sus contras.

Para Eco las posturas, ante la industrial y televisiva cultura de masas, se resumirían en dos tendencias contrapuestas.

Por un lado, estarían los apocalípticos, que serían aquellos que de forma inmovilista negarían toda validez a los nuevos modos culturales y que, con un planteamiento dogmático e intransigente, se posicionarían radicalmente en contra de estos y a favor del pasado. En el otro extremo, se encontrarían los integrados, partidarios a ultranza de todo lo nuevo e incapaces de plantear la más mínima crítica al presente.

 

La fiesta en la encrucijada. La tercera vía

PELEA_0

Aunque muy frecuentes en el fútbol, los enfrentamientos físicos entre aficionados a los toros son prácticamente inexistentes. Sin embargo, abundan las peleas dialécticas entre ellos.

Es muy curioso como en el planeta de los toros, los aficionados de hoy día reproducen los dos estereotipos descritos por Eco de forma casi literal.

Y es que el debate taurino se polariza (a veces, agria y radicalmente) también entre apocalíptico (aficionados integristas defensores a ultranza de un pasado imposible de recuperar, por definición) e integrados (aficionados esteticistas satisfechos, sin sombra de duda, con la situación actual de la fiesta).

Foto 1 (El rincon de Ordoñez)

Foto 2 (El rincon de Ordoñez)

Que algunos tienen planteado esto del toreo como una guerra (¿Santa?) no lo decimos nosotros sino los propios participantes en la contienda. Arriba, las dos imágenes que ilustran el comentario  del blog “El rincón de Ordoñez” y que con el título “No hay tregua” (merece la pena leerlo por lo ilustrativo) analiza el resultado de la primera novillada del ciclo de “encastes minoritarios” que se está celebrando en la plaza de las Ventas de Madrid. El fiasco de los toros de Prieto de la Cal es interpretado por el autor citado como la pérdida de una batalla pero no de la guerra final. Las espadas siguen en alto, pese a la bandera blanca.

Sin embargo, pese a la radicalización de estas posturas creo que, aunque pocos, cada vez somos más los empeñados en buscar una tercera vía entre posiciones tan alejadas y, no sólo por eso de que en el término medio suele estar la razón, sino porque, lo confieso, algunos no conseguimos identificarnos al 100 por 100 con ninguna de las dos posturas enfrentadas.

En esta guerra, de apocalípticos contra integrados, de integristas contra esteticistas o de toristas contra toreristas, de partidarios del toro contra partidarios del torero en fin, (¡como si solo hubiera dos posibles bandos) creo preferible no alinearse con unos ni con otros sino simplemente, y como proponía Umberto Eco, mantener la independencia y el sentido crítico y hacerlo lisa y llanamente con el toreo (toros + toreros) pues, en mi opinión, si bien ambos grupos tienen parte de razón ninguno la tiene en exclusiva.

Es más, cualquiera de estas dos posiciones presentan importantes errores de perspectiva que les hacen distorsionar la realidad de los hechos a la hora de analizarlos.

mino1

Hablando del ciclo de novilladas de “encastes minoritarios” resulta curioso que, aunque el mismo se ha programado para fomento de estas ganaderías en peligro de extinción, la paranoia de los apocalípticos taurinos es tal que hasta la utilización del propio término empleado (“encastes minoritarios”) ha sido muy criticada en los blogs toristas. (Fotografía del blog “Salmonetes ya no nos quedan”).

Pero más importante que el debate, en todo caso necesario, sobre la situación de la fiesta actual, debate que abordaremos en su momento, prefiero, eso sí que lo tengo muy claro, identificarme con aquellos que, en vez de hablar y criticarlo todo o asentir con todo, proponen soluciones concretas, aún a riesgo de equivocarse.

 

Proponiendo que es gerundio

talavante (De sol y sombra)

Los que proponen cosas nuevas. Alejandro Talavante (Fotografía del blog “De sol y sombra”)

Por eso, me identifico, plenamente y en primer lugar, con los toreros, tanto con los diestros punteros, que son los que más hacen por proponer cosas nuevas dentro del sistema de toreo actual, (como serían los casos de José Tomás, Morante de la Puebla, el Juli, Talavante…), como con aquellos otros matadores que están haciendo planteamientos alternativos y distintos fuera del marco habitual (Javier Castaño, Fernando Robleño, Iván Fandiño,… son buenos ejemplos)

2504_javier_castano__en_el_inicio_de_su_faena_al_tercero_de_la_tarde

Los que proponen cosas nuevas: Javier Castaño (Fotografía de “Taurología”)

 

En segundo lugar y por lo que respecta a los ganaderos, tanto respeto me merecen Nuñez del Cuvillo, Justo Hernández o Juan Pedro Domecq, alquimistas de la bravura, como Fernando Cuadri, Joaquín Moreno Silva o Tomás Prieto de la Cal, guardianes de la casta empeñados románticamente en nadar contra la corriente. Y eso, aunque las declaraciones de unos y otros puedan pecar, a veces, de demagógicas. No me importa porque, como he dicho, prefiero atenerme a los hechos antes que a las palabras.

INDULTO alvaro_cuvillo_2cc2

Los que proponen cosas nuevas: Álvaro Núñez del Cuvillo (Fotografía de “tauronoticias.com”)

fernando cuadri

Los que proponen cosas nuevas: Fernando Cuadri (Fotografía de “Ámbitotoros”)

Y es que, en la fiesta que a mí me gusta, tienen cabida tanto la faena exquisita y elegante a un toro bravo y noble como también la dura pelea (a pie o a caballo) del torero valiente con el toro fiero y de poder. Y por supuesto, tiene cabida y mucha, la lidia toda “atada y previsora” a un toro de cualquier condición.

Y entre las propuestas (o, mejor, apuestas) necesarias no podemos olvidar las que viene haciendo el audaz francés Alaín Bonijol en busca de una suerte de varas renovada quizás porque ese tercio, y como ya se ha dicho reiteradamente en este blog, sea el que más urgentemente esté necesitado de reformas.

DSC_8828

Los que proponen cosas nuevas: Alain Bonijol (De “Photaurines”)

Y quiero que quede muy claro, respecto a ese tema, que no comparto la postura de los aficionados (o de los ganaderos que también los hay) que propugnan la desaparición del tercio de varas (o su innecesaridad o trivialización, que viene a ser todo lo mismo) ni tampoco comparto la de aquellos aficionados que, ingenuamente como le pasaba a todo un Gregorio Corrochano, sostienen que no hay nada que cambiar ya que lo único que se necesita es “hacer bien” la suerte.

Y es que, al contrario, en la suerte de varas, si que hay mucho que cambiar. Primero, para que, en pos del equilibrio de los tres tercios, recupere parte de su importancia perdida y segundo porque, hoy por hoy, es quizás el punto más débil de nuestra fiesta, su parte menos comprendida por propios y extraños. El más necesitado de cambios.

DSC_0001

El tercio de varas, es el más necesitado de cambios (Logotipo de la cuadra de Bonijol)

En esa línea experimental se encuadra también nuestra propuesta de que en una corrida cualquiera de la Feria de Málaga (y que mejor que la corrida de los Guardiolas), se picara al estilo de las Corridas Concurso de Ganaderías pero sin que hubiera concurso alguno, lo que creo que tenía pleno sentido ya que, simplemente, se trataba de poner la atención en este denostado tercio. De centrar en él la mirada.

IMG_6095 como objeto inteligente-1

Una de las entradas al caballo de un toro de Guardiola en la pasada feria de Málaga (Fotografía de Pablo Cobos)

Hablando de miradas, vamos a hablar, por tanto, de esa singular corrida en las que los aficionados malagueños se atrevieron a “mirar” por el ojo de la cerradura.

Pero antes, en la siguiente entrega (segunda de esta serie) vamos a repasar, siquiera someramente, la suerte de varas. Como se hace y como se debería hacer y sobre todo, que es lo que ya se está haciendo, en Francia especialmente, para su mejora y actualización.

tumblr_la9b03C6Pe1qdcad1o1_400

Mirando por el “ojo de la cerradura”

(Continuará…)

14 comentarios:

Gil de O. dijo...

Sí hubiesen dejado evolucionar la Fiesta en su propio orden, según aparecían los diversos conceptos, en lugar de anatemizarlos, en lugar de admitir imposiciones de conveniencia, hoy no estaríamos en el callejón sin salida en el que nos encontramos.
El uso de los términos torista-torerista es una aberración.

El término modio puede ser una aplicación salomónica, más nunca la solución.Le leo y le seguiré leyendo. Yo también hubiera sido "Gallista".

///¡Ay! si hubiera "estao" la Macarena/// aquel día en Talavera.///

De lo que ha sucedido negativamente en El Toreo desde su ausencia, no se habría producido absolutamente ¡nada!

Saludos de Gil de O.

Jose Morente dijo...

Gil de O.

Difícil saber lo que hubiera pasado de haber sobrevivido Joselito a lo de Talavera

Gracias por su comentario

Saludos

Anónimo dijo...

Si por alquimista de la bravura se entiende a alguien que quiere acabar con ella, entonces ¡de acuerdo!
En caso contrario espero se trate de una fina ironía. Tampoco creo que podamos meter en el mismo costal a un ganadero de bravo, como Cuadri, y a un mercader de toros de lidia, como Núñez del Cuvillo, ni que a ellos les fascine la idea de jugar en el mismo equipo.
Un abrazo de parte de Gastón.

Jose Morente dijo...

Estimado amigo Gastón:

En absoluto. No hay (por esta vez) ni una pizca de ironía en mis palabras.

Creo que hay que ser muy buen ganadero para ser capaz de “crear” un toro con bravura adecuada para el tan exigente toreo moderno en redondo.

Por tanto proclamo mi admiración por esos "alquimistas de la bravura" aunque también me emocione -en su caso- la bravura salvaje y arcaica de las ganaderías predilectas de los toristas.

Y es que cada vez estoy más firmemente convencido (es mi modesta opinión, por supuesto) que "el mejor aficionado es aquel al que más toreros, más toros y más tipos de toreo le caben en la cabeza"

Renunciar a disfrutar con lo que pasa en el toreo de hoy en aras de un toro y un toreo de épocas pasadas (que quizás nunca existieran como se imaginan los aficionados apocalípticos) me resulta muy difícil de comprender y asumir.

Un cordial abrazo

Anónimo dijo...

La mediocridad reina en la fiesta actual. "Toros" artistas para remedo de toreros, con el beneplácito de público indocumentado, al cual la crítica y ciertos blogs "independientes" desinforman y equivocan, para repartirse la torta entre empresarios, ganaduros y toreros de oropel, en perjuicio del AFICIONADO.
En un tiempo no lejano, ocurrirá en el resto del planeta taurino, lo mismo que en Illumbre (San Sebastían). Por una simple razón: LA FALTA DE EMOCIÓN y PREDOMINIO DEL ABURRIMIENTO.

Pepe Luis V.G.

Jose Morente dijo...

Pepe Luis V.G.

Muchas gracias por su comentario

Saludos

Anónimo dijo...

Querido Josè,
subscrivo totalmente estas lineas:

"es que cada vez estoy más firmemente convencido (es mi modesta opinión, por supuesto) que "el mejor aficionado es aquel al que más toreros, más toros y más tipos de toreo le caben en la cabeza".
Renunciar a disfrutar con lo que pasa en el toreo de hoy en aras de un toro y un toreo de épocas pasadas (que quizás nunca existieran como se imaginan los aficionados apocalípticos) me resulta muy difícil de comprender y asumir"



Cambiando de tema: porque en ningun foro/blog se habla de que en una plaza de tercera un torero de primera (para mi primerisima) se anunciò con un serio encierro de Samuel Flores hace unos pocos dias? Los samueles ya son comerciales? O es que cuando torea Enrique Ponce todo el mundo mira para otro lado?
Si no se valoran estos gestos, mal va la cosa.

Saludos,

Paolo

Jose Morente dijo...

Paolo:

Me alegro que coincidamos respecto a aquello a lo que, creo, debería aspirar (otra cosa es que lo consigamos) todo aficionado que se precie de serlo.

En relación a Ponce, pienso que la imagen que transmite de torero en estas "sus últimas" temporadas, fuera de la pelea en primera línea, unido a que ese tipo de corridas han sido muy frecuentes en él (lo que no se puede decir de otros compañeros suyos)por lo que ya nos tiene (mal) acostumbrados; más el interés mediático de estos días, centrado entre Bilbao y Valladolid, han tenido como consecuencia la poca repercusión conseguida por su (indudablemente meritorio) gesto.

Un abrazo

Vazqueño dijo...

Mi más sincera enhorabuena a todos esos aficionados de Málaga que tuvistéis la iniciativa de hacer una corrida con especial atención al tercio de varas. Hubo que bregar con la empresa y con profesionales y lo conseguisteis; lástima que la corrida fuese deslucida y no pudieseis obtener el premio que os merecíais, logrando una tarde vibrante para gozo de público y aficionados.

En vez de andar blasfemando por la red, barras de los bares, etc... os tomasteis la molestia de moveros y aportastar vuestro granito de arena para mejorar la Feria de vuesta ciudad.

De verdad, me quito el sombrero.

Un abrazo

Anónimo dijo...

Paolo y Jose, un torero de primera no debe anunciarse nunca en plazas de tercera. Lo siento, eso es quitarle puestos a los que más los necesitan, independientemente de los euros a ganar (el toreo es grandeza, no codicia ni avaricia). Algo dijo ya JT al respecto ¿verdad?
Lo cual no quita que Ponce haya estado bien o hasta excelso, y que los toros hayan sido unas fieras corrupias y/o bravos hasta la exageración: ¡todo es posible en la paz y en el mundillo postmoderno! Un abrazo, Gastón.

Anónimo dijo...

Pepe Luis V.G. ha puesto el dedo en la llaga. ¿Será el maestro Pepe Luis Vázquez Garcés? ¡Ojalá!
Gastón.

Jose Morente dijo...

Gastón:

Creo que no ha entendido usted el comentario de Paolo, y mucho menos el mío.

Según Paolo, las actuaciones de Ponce este año no están teniendo la repercusión que el piensa que merecen, al contrario que la de otros diestros.

Yo apuntaba algunas posibles causas.

Usted añade una última que me parece convincente y es la categoría de tercera del coso.

Dejando aparte el tema de quitar puestos de trabajo a los toreros "modestos", no creo que la grandeza de la Fiesta esté exclusivamente en plazas de 1ª pues en ese caso (el argumento se vuelve contra usted y contra mí) el ejemplo de JT sería más que discutible, lo que no me parece de recibo.

Un abrazo

Anónimo dijo...

No creo haya ningun "reglamento" que impida (o aconseje) a una figura estar en plazas de tercera. Yo creo que, al revez estar allì tambien (y en las plazas de primeras) es mucho màs meritorio: porque se cobra menos, hay menos garantias de enfermerias adecuadas, los carteles son mas modestos y muchas veces los toros mas serios que en plazas de segundas o hasta primera.
Joselito muriò precisamente en una plaza que ahora se define "de tercera"...
...pero cuando està Ponce hay que "rizar el rizo".

Saludos,


Paolo

Jose Morente dijo...

Paolo:

Efectivamente. No lo hay aunque con independencia de ello y de los razonables argumentos que usted expone la opinión general de los aficionados es la de que los toreros punteros no deben torear en esas plazas para no quitar puestos a los más modestos. Máxime con la cantidad ingente de matadores de alternativa que hay hoy día.

Conflicto este que no se daba en épocas pasadas cuando el escalafón era muy reducido y, donde por tanto al torear en plazas pequeñas no se desplazaba a nadie.

Desde este punto de vista y si se considera que interesa que es positivo que existan muchos diestros en activo, las figuras no deberían torear en esas plazas.

Por el contrario, si se considera que es preferible un escalafón menor, no debería haber objeción a que lo hicieran.

Al final, nos guste o no, serán las leyes del mercado las que decidan.

Un abrazo