lunes, 18 de enero de 2016

Las figuras y las corridas "duras"

Por Jose Morente
Portadilla de Banderillas negras. El magnifico blog de Milinko y Alcobendas

En una seria de interesantes entrevistas que están publicando Milinko Alcobendas en ese magnífico blog que comparten y que se llama "Banderillas negras"podemos leer las siguientes reflexiones sobre la negativa de las figuras actuales a torear toros de las denominadas ganaderías duras. Son declaraciones de dos toreros ya retirados que no fueron grandes figuras pero que hablan con esa mesura, ponderación y sentido común que, tantas veces, nos falta a los aficionados.

Curro Durán, torero y -hoy día- empresarioTiene un hijo novillero

Lo que dice Curro Durán

El ayer buen torero de Utrera, hoy empresario, contesta así a las preguntas de Alcobendas sobre este tema.

Alcobendas. Maestro, en la actualidad existe el debate sobre las llamadas corridas duras. Usted me ha comentado que cuando cambia de apoderado las corridas ya no son las mismas, ¿qué opina de las duras?

Curro Durán. Es muy difícil triunfar con ellas, no quiere decir que sean las más bravas ni las mejores. En otra época la mataban las figuras al embestir y ser regulares. Pablo Romero cuando la mataban las figuras era porque embestían pero si se vienen abajo las figuras no las matan, Santa Coloma (Buendía) encaste que me encanta (he toreado Santa Coloma que si embiste te deja más satisfecho que ninguno). El problema de estropearse es sacarles del tipo zootécnico. La han sacado de tipo, embisten menos. El torero para triunfar necesita un toro que le permita realizar lo que él lleva dentro.

Las corridas que ahora se llaman duras son las que ahora embisten menos. El torero quiere triunfar porque de eso vive.

Alcobendas: Por lo tanto, ¿los toreros no tienen nada que ver con la desaparición de estos encastes?

Curro Durán.. No desaparecen por comodidad de los toreros, y sí, al no evolucionar para que triunfen. Marques de Domecq si embistiera, la mataban las figuras. Eso es de lógica. Las de mejor momento te hacen pasar momentos malos pero el tanto por cien de los que embisten es más elevado. Si el torero triunfa está en las ferias, igual en las ganaderías.

Encastes minoritarios, ganaderías duras. La selección de las ganaderías marca. Ejemplo Victorino que quiere otro espectáculo.

El Tato en el callejón. El torero maño sigue hoy día vinculado al mundo taurino.

Lo que dice el Tato

En la entrevista con el Tato, este buen torero apostilla y corrobora las opiniones de su compañero y sentencia:

Alcobendas. Ese camino por las corridas duras es mucha veces considerado como el menos malo, sin embargo el maestro Esplá nos contó que él las elegía hasta cuando podía no hacerlo. ¿Las duras han quedado ya solo para las gestas o los gestos?. Se debería abrir el abanico y aunque sea para dos o tres gestas que los toreros mataran otro tipo de ganadería?

El Tato Lo que ha cambiado realmente es que cuando en mi época una figura se apuntaba a una corrida dura la gente se lo agradecía al 200 por 100 y hoy en día, en muchas ocasiones, las figuras o menos figuras que quieren hacer un gesto o una gesta con una corrida de las denominadas duras la gente parece que está aprovechando la coyuntura para atacar y para molestar. Yo entiendo que han cambiado las cosas y entiendo a los toreros cuando a lo mejor no las hagan, pero entiendo que ir al espectáculo con el guión prescrito (sota, caballo y rey), que todo el mundo sepamos que es lo que va a pasar tampoco es bueno para la fiesta. Ahora mismo deberíamos estar en un término medio en el que de vez en cuando los toreros hicieran una gesta pero que la gente lo reconozca en su justa medida. Hay una cosa muy peligrosa que está pasando en muchos sitios, la gente se está poniendo a lo mejor en ese tipo de corridas de parte del toro, el torero no es reconocido y además los toreros a veces se sienten maltratados cuando hacen ese tipo de gestos.

Antonio Ferrera mató 6 Miura en Málaga y no se le reconoció. Dio una tarde de toros estupenda, pinchó algún toro, no corto orejas.. la corrida no ayudó... Cuando antes los toreros hacían un gesto se reconocía en su justa medida, hoy en día no pasa.

Conclusiones

Intentando resumir la opinión de estos dos toreros Curro Durán y Raúl Gracia el Tato, saco las siguientes conclusiones:

Primero. Las figuras de antes mataban esas corridas porque embestían y tenían regularidad. Hoy es muy difícil triunfar con ellas. Entre otras cosas, porque al sacar algunas ganaderías de tipo, embisten menos. Y también porque antes cuando una figura se apuntaba a una corrida dura, la gente lo agradecía, mientras que hoy parece que aprovechan la coyuntura para atacar y molestar.

Segundo. Los encastes no desaparecen por comodidad de los toreros si no por no evolucionar. Si embistieran esas corridas, las torearían las figuras. Las ganadería que están en mejor momento tienen también toros malos pero el porcentaje de los que embisten es más alto.

Tercero. Lo bueno sería ir al término medio: Que de vez en cuando, los toreros hicieran un gesto y que la gente lo reconozca en su justa medida.


Talavante en Madrid el día de los 6 Victorinos. Un gesto que tuvo escaso reconocimiento por lo menos entre los aficionados más alborotadores y significativos del cotarro mediático. Todavía hoy se utiliza el gris resultado de esa tarde (una tarde de muchísimo viento, recordemos) para atacar y menospreciar a este torero y, por ende, al resto de las figuras.
Addenda

Aunque no lo digan los dos toreros citados, en mi opinión, el problema señalado, creo que, hoy día, se ve agravado por las modernas redes sociales. No por las redes en sí, sino por la enorme capacidad de transmitir y difundir información que permiten las redes. 

Antes, un petardo de un torero (salvo en Madrid) no trascendía de la plaza donde hubiese tenido esa mala actuación. Hoy, un fracaso (sobre todo de las figuras), suceda donde suceda, se magnifica y multiplica (se convierte en viral) en las redes sociales. Los fracasos de las figuras (a veces,  reales; a veces, supuestos o inventados) se difunden a bombo y platillo mientras que, a sus éxitos, se les pone sordina. En esas condiciones, es muy complicado que un torero puntero que esté en sus cabales se arriesgue a torear ganaderías que, sin perjuicio de dar aisladamente toros muy buenos, son demasiado irregulares. Una verdadera tómbola y un riesgo inadmisible en los tiempos que corren. 

La situación se convierte en la pescadilla que se muerde la cola. A mí, como aficionado, lo confieso, me encantaría ver a todos los toreros con (casi) todas las ganaderías. Pero entiendo perfectamente que los toreros punteros no se arriesguen.a correr ese albur. Y es que la mayoría de los aficionados de hoy exigen lo que no se ha exigido nunca en toda la historia del toreo. Que las figuras triunfen siempre ante cualquier clase de toros y, preferentemente, ante los más complicados.

Sin embargo, cualquiera que conozca un poco la historia del toreo y tenga un mínimo de objetividad, sabe perfectamente que las cosas han sido muy diferentes  a como hoy algunos sostienen que fueron y que, en todas las épocas, las malas tardes o, simplemente, las tardes aburridas han superado siempre en cuantía (y con mucho) a las buenas 

Lo toreros antiguos -mitificados por el recuerdo- podían tener, no malas tardes, sino muy malísimas tardes sin que las cosas fueran a mayores. Broncas han existido siempre (y muy gordas) pero no rebajaban un ápice la categoría de los diestros con categoría y es que, por suerte para ellos, entonces no existían esos aficionados que tanto gustan y disfrutan amplificando, en las redes sociales, los fracasos de los toreros punteros. Además, gracias a los escasos medios de comunicación existentes en aquellos tiempos, los toreros de antes podían aliviarse en las plazas de menor importancia. Hoy ese "alivio" no existe para ningún torero, y menos para las "figuras", en ninguna plaza por recóndita que ésta se encuentre (En la fotografía, el genial y grandioso Rafael el Gallo en tarde desafortunada, matando por detrás, con alevosía y a traición, a un toro ya moribundo. Peste de figuras, dirían hoy algunos)

9 comentarios:

Anónimo dijo...

¿ Que es eso de que las ganaderias duras no embisten?. Todos los toros embisten, absolutamente todos, unos mejor y otros peor, lo que hace falta son toreros que se pongan y se la jueguen, dominando al toro y haciendole ir por donde este no quiere. Lo que no hay son profesionales de verdad, por eso este espectaculo sin emocion y sin riesgo no gusta. El toro actual ya sale picado y toreado de los chiqueros, se a convertido en un animal domestico y domesticado para el espectaculo actual y en este espectaculo si el publico no percibe que la fiera puede ganar, aburre hasta a las ovejas.

Anónimo dijo...

Respetando todas las opiniones, considero, la opinión, del más grande Marcial, lo peor para el espectáculo, es el aburrimiento, el toro malo, ahora, es menos malo, o al menos da esa sensación, aunque te puede dar un cornalón, pero el público, en el tendido, no puede estar comiendo pipas, con un toro delante, eso es quitar afición,bajo mi punto de vista. Las figuras como bien dicen, estos dos toreros,antes las mataban todas, triunfando con ellas, y lidiando y matando,aunque el público soberano, les pitara. Molés le pregunto a Marcial , ¿Qué hecha de menos de su época de torero?, las broncas.Para mi es una parte esencial como aficionado, seguidor de Curro,Paula,Pepe Luis,hermano,pero yo me acuerdo de pocas,pero si de quites y faenas imborrables, abrazo manuel Vázquez

Sebastián.A dijo...

Buenos días.

Cuanto tiempo llevan los toreros sin salirse de su guión de ganaderías preferidas?
¿15 años? ¿10 años? no menos
¿Cuanto llevan las redes funcionando?
Su blog ha hecho 5 años
No creo que el resto tenga muchos mas.
Aunque llevaran 20 años, ¿que repercusión tienen?
¿cuantos lectores? ¿3.000, 4.000? no creo que muchos mas y ojo en total, es decir el que lee blogs que se meten con las figuras se da una vuelta por todos, es decir que los 3.000 seguidores de un blog son los mismos 3.000 de otro de la misma cuerda.

Las redes sociales no explican el comportamiento de los toreros.

Lo que yo creo que hace que los toreros maten sota caballo y rey, es que les da lo mismo hacerlo que no.
Van a ganar lo mismo y a torear lo mismo, conservan su cartel.

Si a uno le van a pagar casi lo mismo por esforzarse mucho que por esforzarse algo menos, lógicamente eliges el trabajo de menos esfuerzo, es humano.

La diferencia con toreros anteriores sería entonces que los de antes querían pero no podían aliviarse mucho y ahora pueden aliviarse sin problema.

La prensa tenía mas repercusión, había mas competencia entre los toreros y las ferias se iban confeccionando según pasaba la temporada.

Un Cordial Saludo.







Anónimo dijo...

Buenas tardes, y feliz año ya de paso. Mire usted que discrepo de vellon con esas afirmaciones, y mire por que se lo digo. Recuerdo a Morante en Don Ostias Illumbe con una de San Martin en la que estubo fenomemal, y no corto ninguna oreja, y los que estuvimos nos acordamos de aqulla tarde, vaya que si. Luego creo que otra de esa ganaderia en Almeria y hasta hoy, y hablamos del 2005. Debio de fallecer el ganadero que debia de ser alguien con poder. Dolores Aguirre años atras echaba en todas las corridas un par o tres de toros para torear con mayusculas, y no vi a ninguno de los que nos dicen que son figuras. el Juli mato alguno de Ana Romero en Bayona, y en Daimiel, y llovio la tira desde entonces. Y mire Fuente Ymbro, y........ seria un no parar. Yo pienso, que en los festejos donde se anuncian esa ganaderias "atractivas" , por su encaste, su fama, o por que la ganadera es muy guapa, suele haber mas aficionados que publico, y estos exigen mas, pienso yo, que lo mismo me equivoco.
Muy interesantes los videos de Antonio Ordoñez matando toros.
Un saludo.
Kaparra

Jorge dijo...

Bueno, en verdad que todos perdemos los estribos de vez en cuando y a veces arrastramos a otros en dicha incidencia. Pero aquí el genial Gallo, el singular Rafael... muestra un craso momento, verdadera locura y demencia taurina, aunque cómica y confusa. // Atte., Torotino.

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo con este articulo.
Lo que me preocupa no son las redeces sociales (que hacen ruido pero no llevan gente a la plaza).
Sino que muchos aficionados no reconocen el merito que tiene triunfar con ciertas ganaderias duras (que por algo la llaman de este modo).
¿Cuantos reconocen el triunfo de Perera con los Adolfos?
¿Cuantos se acuerdan de los triunfos con victorinos del Cid (a los que hizo las mejores faenas de la historia de este hierro)?
¿Y qué hubieran dicho los aficionados si El Juli hubiera matado la miurada de Sevilla con la que luego triunfó Escribano? Seguro que hubieran dicho que El Juli escogió sus miuras ya que eran muy noblotes y toreables (mientras Escribano desde entonces ha sido lanzado disparado).
O sea al fin y al cabo la mayoria de los que piden encastes duros para las figura, desean verles fracasar y no otra cosa.
También hay aficionados que desean ver como las figuras solucionan los problemas que plantan estos toros, pero son muy pocos.
La prueba es que muy pocos reconocen los triunfos que he mencionado arriba. O, para poner otro ejemplo, todos los de Ponce desde que triunfó en Madrid con los Cuadri.
Saludos

Pablo

Jose Morente dijo...

Anónimo 1:

No. Curro Durán, no dice que no embistan sino que las corridas duras , embisten menos. Algo que según Curro Durán tiene que ver con no haber respetado el tipo zootécnico de cada encaste.

Que todos los toros embisten -mejor o peor- es cierto pero no lo es menos que no todos embisten igual.

Lo anterior no sería ningún problema si los públicos y los aficionados admitieran que, cada toro tiene su lidia y que esa lidia, no siempre puede ser preciosista.

Por desgracia, eso no es lo que ocurre. Más bien todo lo contrario, incluso en Plazas de tanto abolengo como Madrid.




Jose Morente dijo...

Manuel Vázquez:

Creo que todos estamos de acuerdo en que sería magnífico que "todos" los toreros -no sólo los obligados por las circunstancias, toreasen, de vez en cuando, corridas de ganaderías consideradas duras, como ocurría antaño.

Sin embargo, como apuntan Curro Durán y el Tato, las exigencias de los públicos de hoy y el trato a esos toreros no es el de antes. En esas condiciones, pescadilla que se muerde la cola, es muy complicado que los toreros se animen a torear esas complicadas corridas.

Dicho de otra forma, la apuesta es grande y las probabilidades de rentabilizar el éxito, prácticamente nulas en el caso de las figuras (Perera, Talavante, etc.)

Pero, lo dicho, lo ideal sería que no ocurriese así.

Un cordial saludo

Anónimo dijo...

Yo como aficionado nuevo, estoy cansado de ver torear Miuras a los de siempre o Castellano con Alcurrucen.

El problema, creo yo, viene por varios factores. Incultura de la mayoría del público, comercialización encaste Domeq como el que hace salchichones, sacar de tipo a ganaderías y por último la comodidad de las figuras.
Sin toros y su variedad no hay fiesta.